Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

Trigo: ¿cuál es el perfil soñado por la cadena?

Consenso y propuestas para la agenda de hoy, mañana y pasado del cultivo icónico del SOB.

Cosecha de trigo en el SOB. / Emmanuel Briane-La Nueva.

Los actores de la cadena del trigo dicen saber por dónde hay que ir para que la producción llegue más lejos, más alto y más rápido. Del mismo modo, aseguran saber por dónde no hacerlo.

Una buena ocasión para acordar un balizamiento de esta ruta del presente y futuro del cultivo representativo del sudoeste (y sudeste) bonaerenses se presentó en el marco de la Mesa Nacional del Trigo desarrollada en la ciudad cordobesa de Leones, que reunió a representantes de distintos eslabones de una producción relevante en la mesa de los argentinos (casi tal como el pan nuestro de cada día).
Con un formato de acta, se acordaron puntos clave, listado de pedidos y propuestas de trabajo.

En el espíritu que sobrevoló el club Leones coincidieron todos: “Si queremos producir y exportar más trigo, hay que eliminar las retenciones”. Hoy están situadas en el 12 % y desde el Gobierno no han descartado subirlas al 15 %.

Entre los pedidos, existen dos puntos que están unidos a objetivos semejantes. Por un lado, trabajar y mejorar procesos de trazabilidad y transparencia, solicitando una urgente intervención del Estado para frenar la marginalidad, así como, por otro, impulsar un proyecto de ley para el uso de semilla certificada a través de una doble deducción de ganancias y la alícuota de IVA igual al producto.

Generar nomencladores para vender los distintos tipos y potenciar la comunicación del mapeo de calidad de trigo en Argentina no son ideas nuevas, pero sí que parecen priorizarse, tal como la adopción de un programa de buenas prácticas agropecuarias a nivel nacional; la trazabilidad de material genético modificado (GMO) y la promoción de tecnología para los productores en zonas marginales, ya sea con riego, conservación de suelos y demás, algo para tener en cuenta para una zona semiárida con la que rodea a Bahía Blanca.

Desde el punto de vista gremial, las entidades insisten con la previsibilidad, con la eliminación de los mecanismos de intervenciones distorsivas e informales, así como, bien en modo discusión de coyuntura, con el rechazo de fideicomisos o herramientas semejantes vinculados al trigo. Claramente, tampoco quieren que haya un desdoblamiento cambiario.

Los denominados puntos de acuerdo son, justamente, eso; los que menos rispideces conllevan y los que en menos tiempo se desarrollan. Ejemplo: “Incentivar la producción de trigo 2024/2025”.

Cuando surge la pregunta natural (el cómo) aparecen las respuestas: “Con normas claras (…) avanzando en propuestas legislativas que contribuyan a la cadena; con una ley de semillas y recursos fitogenéticos estratégicos (léase bancos de germoplasma); promoción de fertilizantes; plan agroindustrial; investigación, desarrollo e innovación y generar un espacio desde Instituto Nacional de Semillas (Inase) para analizar los lineamientos de la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV) en profundidad.

La reunión realizada en el club Leones.

Asimismo, se pretende una visión sistémica del trigo a los efectos de un mejor posicionamiento de la cadena dentro de la bioeconomía, así como la promoción de las exportaciones y el valor agregado del trigo, infraestructura e innovación institucional.

Otra coincidencia lograda es Leones es que hay que trabajar mucho. Y que la agenda del futuro requiere de la armonización de lo público y lo privado, para lo cual se formó una mesa que se reunirá dentro de 180 días para evaluar la marcha de los objetivos propuestos.

¿Cuáles son? Ley de semillas, UPOV (se alienta un sistema eficaz respecto de las nuevas variables que surgen en el mercado) o una propuesta superadora que surja de investigaciones locales.

Si bien se consideró como el último punto de la propuesta de trabajo, una sustancial atención debería presentarse —salvo mejor opinión— a la comunicación, más allá de proponerse una “estrategia para hacer masivos los beneficios del trigo y su transformación, así como las acciones respecto de la sostenibilidad”. Se torna relevante la forma en que la información llega a los decisores, así como a una sociedad ávida de saber qué, cómo y cuándo el campo hace lo que hace, especialmente si la repercusión será sobre la mesa de los argentinos.

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—Argentina inédita: produce alimentos para 400 millones (en medio de una pobreza del 57 %)

—Casi un huevo por día: el hábito argentino que llegó al podio mundial

—Biocombustibles: ¿cuáles son los proyectos alternativos de seis provincias?

—La UE apuesta al consumo de productos de origen vegetal. ¿Nos importa?

—¿Cómo está posicionado el productor agropecuario respecto de los bienes que produce?

—¿Un mayor impuesto a las importaciones en lugar de subir retenciones (al campo)?

—Carne porcina en alza: cada vez más cerca de los 20 kilos por habitante por año

—Más libre no se consigue: ahora, la carne argentina se abre al mundo

—Tarea para el campo (y la sociedad): ¿qué opina cada uno del otro?

—Carne vacuna: una suba de retenciones que, al final, pocos objetaron

—CampoLimpio: algo más que una economía circular que funciona

—Ganadería: cuando las proteínas y la nutrición marcan la agenda

—Seneford: ¿una raza ideal para el sudoeste bonaerense?

—Siete de cada 10 dólares: la ecuación que el campo le muestra al nuevo gobierno

—Carne aviar: ¿cuál es la incidencia en las huellas de carbono y de agua?

—No es pura espuma: la agroindustria cervecera se potencia en la Argentina

—Cambio climático: una distinción que alienta el desarrollo de cultivos en secano

—¿Cuál es el plan del Consejo Agroindustrial Argentino para una bioeconomía sostenible?

—La carne vacuna, la argentina más votada

—La lupa en la agricultura: ¿químicos o biológicos? ¿O químicos y biológicos?

—Bordeu 2023: una mirada hacia la ganadería del futuro

—Carbono neutro: un programa con presencia bahiense en el campo nacional

—Economías regionales: con retenciones cero la ecuación empieza a cerrar

—Campaña 2023/2024: ¿la recuperación de los granos llegará al 70 %?

—Cambio climático: ¿la agricultura es la buena de la película?

—Argentina: una gran familia que no llega a fin de mes

—Los productores argentinos insisten: pondrán U$S 40.500 millones bajo tierra

—Odisea argentina: cómo comunicar qué hace el campo y no fracasar en el intento

—Lo que faltaba: la inteligencia artificial se mete entre las malezas

—Retenciones a las economías regionales: el (consabido) pato de la boda

—Carne vacuna: ¿no alcanza con ser campeones mundiales?

—Cambia, todo cambia: la soja vuelve a darle lugar al trigo y al maíz

—Carne vacuna exclusiva: más barata no se consigue

—La agricultura que no miramos: tratado sobre inundaciones y sequías

—El derrame bonaerense que no fue (porque la seca no quiso)

—Exportación: los pequeños volúmenes que pueden hacer grande al país

—Agroactiva 2023: otro mundo que no deja de proyectarse al mundo

—Brecha de rendimiento: ¿el concepto que obliga a reinventar la agronomía?

—Seguro multirriesgo agropecuario: un proyecto para repensar el campo

—Leche hervida: ¿por los cambios de hábito o por el (menor) poder adquisitivo?

—Realismo mágico: el consumidor paga casi $ 4 por cada $ 1 que recibe el productor

—Los números del trigo: ¿habrá pan bajo el brazo?

—Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?