Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

Derribado el mito de que se trata de un producto caro, claramente la ecuación se explica en el poder adquisitivo.

   El consumo de carne vacuna en la Argentina tiene paradojas que, sin dudas, van más allá de los tiempos, de las modas, de los cambios de hábito de consumo y, particularmente, de diferentes modelos económicos en más de 100 años.

   El cuadro de situación se puede analizar a poco de revisar los extremos históricos. En 1923 se consumieron 96 kilos por habitante por año, cuando la población de nuestro país estaba cerca de llegar a los 10 millones de habitantes.

   Luego hubo una etapa de estabilidad en torno a los 80 k/h, pero en realidad retrocedió para tomar impulso: en la década del cincuenta (14,5 m/h) llegó a los 92 k/h para, finalmente, arribar al pico histórico de 101 kilos en el año 1956 (15 m/h).

   De acuerdo con los datos compilados por la Cámara de la Industria de Comercio de Carnes de la República Argentina (CICCRA), con anuencia del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina y compilados por la Fundación Agropecuario para el Desarrollo de la Argentina (FADA) con informes del Indec y del MAGyP, el consumo de carne vacuna en la Argentina promedió 49 k/h en el año 2022 (46 millones de habitantes, según el censo del mismo año).

   Desde aquel momento (y aún antes), el consumo total de proteínas, si se considera lo que surge de la producción bovina, porcina, aviar, ovina y pesquera, se situaba entre los 110 y 120 kilos por habitante por año. Por lejos, se trata de la más alta del mundo; desde aquel registro de 1923 y hasta estos días.

   El prólogo viene a cuento porque la pregunta es inevitable: ¿Qué pasó?

   En forma lineal se concluye que hubo una redistribución de los tres principales productos que se consumen en nuestros hogares: la denominada carne (a secas), el pollo y el cerdo.

   Si observamos las últimas dos décadas apreciamos que, en 2002 (la de menor valor total del período asignado), se consumían 58 kilos de carne; 18 kilos de pollo y 5 kilos de cerdo. Son 81 kilos que, podrían llegar a 82 sumando carne ovina y al pescado.

   Un salto muy importante se produjo en el año 2012, cuando la carne seguía en 58 kilos, pero el pollo subió a 40 kilos y el cerdo a 9 k/h, para un total de alrededor de 110 k/h. Hoy, la referencia es 49 kilos de carne; 46 de pollo y 17 de cerdo.

   Una situación de estas características, donde intervienen factores de intereses diversos y procesos productivos con inversión a cielo abierto (a excepción del caso de las aves), no puede explicarse desde una sola causa. Pero veamos algunas de las razones que han intervenido (e intervienen) en la cuestión:
—La caída de consumo de la carne vacuna está directamente relacionada con la pérdida de poder adquisitivo. No se pretende hacer aquí un ensayo sobre economía, pero estamos al tanto de lo que viene sucediendo en los últimos años en este sentido en el país.

   Que el salario real de los argentinos siga perdiendo terreno afecta directamente a la mesa de los argentinos.

Fuente: Fundación Agropecuario para el Desarrollo de la Argentina.

   Como sea, hay que decirlo: hoy, el precio de la carne de vaca está en uno de los niveles relativos más bajos de los últimos años.

—Los cambios de hábito de consumo también tienen cierta relación con el punto anterior, habida cuenta de la elección de una alternativa (no muy diferente), a un precio inferior y disponible en carnicerías y en góndolas (por el caso puntual del cerdo).
—Pero no todo pasa por el precio. La aparición de grupos colectivos que no consumen carne (de ningún tipo, pero con una manifiesta animadversión hacia la vacuna) no es dato menor en este contexto que, además, se suma a los planteos y reclamos (la mayoría sin rigor científico) con observancia respecto de una producción que, sostienen, no respeta parámetros medioambientales básicos.

   En este sentido, de aquellos casi 117 kilos de proteína por habitante por año que se consumían hace tan sólo 8 años, hoy estamos en alrededor de 112. En otras palabras, es probable que esta cifra total continúe levemente a la baja en los años venideros. Ahora, si la razón es por este punto (llamémosla vegana), no termina de ser una decisión del consumidor. Pero si sucede por el (menor) poder adquisitivo es porque aún deberemos solucionar parámetros elementales de nuestra economía.

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?