Bahía Blanca | Viernes, 23 de febrero

Bahía Blanca | Viernes, 23 de febrero

Bahía Blanca | Viernes, 23 de febrero

Seneford: ¿una raza ideal para el sudoeste bonaerense?

Las características resuenan ideales. Nació en la provincia de Santa Fe a partir del cruzamiento entre la británica Hereford y la caribeña Senepol.

Aiaxs 4 Dionisio Mehum X290, nacido el 20 de agosto de 2020, es el primer toro de la raza Seneford. / Fotos: Expoagro

Mansedumbre, precocidad, calidad carnicera, ideal para zonas rústicas y marginales y, especialmente, extrema tolerancia al calor. Las características son (casi) un traje a medida para el bovino que pretenda caminar los campos del sudoeste bonaerense, donde el inminente verano, acaso el de temperaturas más altas de las últimas décadas (o de la historia, dicen) y las secas configuran un paisaje recurrente (y obediente) a una histórica región semiárida.

¿De qué se trata? De la raza Seneford, que nació a partir del cruzamiento entre la británica Hereford y la caribeña Senepol, que es 100 % Bos taurus como Aberdeen Angus, Limousin, Holstein y Jersey, además de la propia Hereford.

La idea primigenia salió de la cabaña La Yunta, de la familia de Orlando Aiassa, en la localidad santafesina de San Eugenio, a escasos 10 kilómetros de Villa Gobernador Gálvez y a otros tantos de Arocena. No se trata de un lugar más: el establecimiento tiene una reconocida experiencia de más de 20 años con animales de pedigree de la raza Polled Hereford.

El corrimiento de la frontera agrícola se produce en nuestro país desde hace más de 20 años y, aún parece, hay algunas regiones con capacidad para absorber tierras para la agricultura en la medida de que los avances tecnológicos (léase producir con niveles aceptables en condiciones de estrés hídrico), por lo que puede interpretarse que la ganadería tendrá un acotado sector de campo en situación menos favorecida.

A la estrategia de la agricultura en procura de una mayor rentabilidad (en menos tiempo) deben sumarse las consecuencias del cambio climático que afecta a todos los suelos en el mundo.

“La ganadería se destina cada vez más a zonas marginales, pero eso no significa que el productor deba bajar la calidad cárnica. En ese sentido, buscamos contar con un animal rústico sin renunciar a la excelencia de carne británica en zonas donde la oferta forrajera no es la misma y en ambientes de muy altas temperaturas. Las características de este cruzamiento se revalorizan en este contexto”, sostiene Virginia Aiassa, una de las hijas de Orlando.

Para una región como el sudoeste bonaerense en general, pero especialmente para el sur de la misma región, la producción ganadera en condiciones de estrés calórico concluye en bajos índices de todos los parámetros.

“La eficiencia de un Seneford para transformar pasto en carne bajo alto estrés calórico son muy importantes. En este aspecto, se resalta que estas condiciones reducen el consumo de alimento, el crecimiento, la producción de leche y la reproducción”, admite María Julia, hermana de Virginia, y también a cargo de este ambicioso proyecto ganadero.

La Yunta cuenta hoy —según contextoganadero.com— con un rodeo general productivo de unos 300 vientres (la mayoría Hereford). Pero están sumando información respecto de las bondades de los Seneford. Por ejemplo, hacen un uso más eficiente del recurso forrajero y se advierte una mayor precocidad y fertilidad, algo que también deviene de la mansedumbre.

Vaquillona de raza Seneford de la cabaña La Yunta.

“La docilidad del animal no es sólo una ventaja para el manejo seguro del ganado. Los animales tranquilos comen más, responden mejor a las vacunaciones y su carne es más tierna. Además, al facilitar el manejo, la docilidad tiene una incidencia directa en porcentajes de preñez, partos y destetes, algo que también se traduce en resultados económicos”, agrega la ganadera.

También desde el establecimiento se destaca la mayor heterosis que aporta esta alternativa. Se entiende así porque a mayor distancia de las razas intervinientes, más importante es el aporte de vigor híbrido que se genera en el cruzamiento, un aspecto de alto impacto para el mejoramiento de los rodeos generales.

Los primeros animales fueron inscriptos en la Sociedad Rural Argentina en enero de 2021, con la misma reglamentación general de sus registros genealógicos. Esto es, son animales resultantes del cruzamiento entre reproductores de la raza Hereford, o su variedad Polled Hereford puros de pedigree, y Senepol puro de pedigree o Seneford de cualquier registro, los que son anunciados por la propia SRA como Seneford.

La Sociedad Rural Argentina, por delegación de la Asociación Argentina Criadores de Senepol y Razas Sintéticas Derivadas (AACS), llevará los registros, iniciando el contralor y la emisión de los certificados a partir de la aprobación del reglamento de la entidad.

Más allá de las formalidades, la posición del ganadero argentino se descuenta si de procurar las mejores líneas genéticas para la producción se trata. Justamente, la apuesta de los Aiassa va en esa dirección.

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—Siete de cada 10 dólares: la ecuación que el campo le muestra al nuevo gobierno

—Carne aviar: ¿cuál es la incidencia en las huellas de carbono y de agua?

—No es pura espuma: la agroindustria cervecera se potencia en la Argentina

—Cambio climático: una distinción que alienta el desarrollo de cultivos en secano

—¿Cuál es el plan del Consejo Agroindustrial Argentino para una bioeconomía sostenible?

—La carne vacuna, la argentina más votada

—La lupa en la agricultura: ¿químicos o biológicos? ¿O químicos y biológicos?

—Bordeu 2023: una mirada hacia la ganadería del futuro

—Carbono neutro: un programa con presencia bahiense en el campo nacional

—Economías regionales: con retenciones cero la ecuación empieza a cerrar

—Campaña 2023/2024: ¿la recuperación de los granos llegará al 70 %?

—Cambio climático: ¿la agricultura es la buena de la película?

—Argentina: una gran familia que no llega a fin de mes

—Los productores argentinos insisten: pondrán U$S 40.500 millones bajo tierra

—Odisea argentina: cómo comunicar qué hace el campo y no fracasar en el intento

—Lo que faltaba: la inteligencia artificial se mete entre las malezas

—Retenciones a las economías regionales: el (consabido) pato de la boda

—Carne vacuna: ¿no alcanza con ser campeones mundiales?

—Cambia, todo cambia: la soja vuelve a darle lugar al trigo y al maíz

—Carne vacuna exclusiva: más barata no se consigue

—La agricultura que no miramos: tratado sobre inundaciones y sequías

—El derrame bonaerense que no fue (porque la seca no quiso)

—Exportación: los pequeños volúmenes que pueden hacer grande al país

—Agroactiva 2023: otro mundo que no deja de proyectarse al mundo

—Brecha de rendimiento: ¿el concepto que obliga a reinventar la agronomía?

—Seguro multirriesgo agropecuario: un proyecto para repensar el campo

—Leche hervida: ¿por los cambios de hábito o por el (menor) poder adquisitivo?

—Realismo mágico: el consumidor paga casi $ 4 por cada $ 1 que recibe el productor

—Los números del trigo: ¿habrá pan bajo el brazo?

—Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?