Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

El dato no es menor en un contexto de requerimiento de dólares. Lo bueno: la demanda se mantiene en alza.

Una de cal y una de arena. Los precios de la carne vacuna argentina de exportación siguen sin acompañar una demanda (que sí se sostiene), así como comienzan a advertirse los frutos de la promoción —tras la exploración— de nuevos mercados.

En el actual (dramático) contexto de falta de dólares, en que una sequía histórica está privando de poco más de 20.000 millones de ingreso al Estado nacional (las consecuencias son apreciables en nuestra vida cotidiana), no parece que la situación tienda a mejorar en los meses venideros.

Veamos los datos crudos.

El precio promedio de carne bovina refrigerada y congelada exportada este marzo fue de 4.409 dólares por tonelada.

Lo bueno: el valor resulta superior, en el 7,6 %, al obtenido en febrero último. Lo malo: se trata de 23,5 % más bajo que el precio promedio del mismo mes de 2022, con una referencia de U$S 5.766 por tonelada.

Esa suba del 7,6 %, en realidad, es una ilusión ya que continúa una tendencia a la baja de los precios que no es nueva: empezó en mayo de 2022.

De acuerdo con el Consorcio de Exportadores de Carne Argentina ABC, los citados U$S 4.409 están US$ 1.900 (promedio por tonelada) por debajo de los máximos registrados en el mes de abril del último año.

La referencia para este marzo es de una exportación de 52.100 toneladas, en una equivalencia a 229,9 millones de dólares. Aquí queda expuesto el diferencial respecto del año 2022: se trata de un volumen exportado superior (1,5 %), pero en moneda constante es una caída del 22,4 %.

El acumulado del período enero-marzo del corriente año precisa que las ventas al exterior de carne bovina refrigerada y congelada resultaron cercanas a las 156.000 toneladas (peso producto); esto es, por 654,2 millones de dólares.

En el desglose para el mismo segmento, los volúmenes exportados son un 13,2 % superior respecto de 2022, aunque el valor obtenido es un 16,4 % inferior.

A esta altura vale la pena no soslayar el contexto.

Por un lado, y a los efectos de los ingresos finales para los ganaderos que exportan, hay que tener en cuenta que el tipo de cambio continúa atrasado, más allá de la brecha del 120 % que se evidenció este martes 25 con un dólar no oficial de 500 pesos (Banco Nación, $ 227,50).

Pero, también, hay que tener en cuenta que al valor de la carne vacuna se le debe descontar el 9 % en concepto de derechos de exportación (DEX).

La demanda sigue instalada desde que se consideró (casi) por terminada la pandemia por el COVID-19, que había modificado los circuitos y los mercados de todo el mundo, donde los alimentos jugaron (juegan) un rol clave.

Además, hubo otra circunstancia que se inició casi con la citada conclusión del coronavirus: la guerra entre la Federación Rusa y Ucrania. ¿Qué pasó? Se sumaron los costos de movilidad para el traslado de los productos y se redujo el poder de compra.

Desde el último cuatrimestre de 2022 se comenzó a observar una mejor situación económica en casi todo el mundo, en este caso demandante de alimentos de nuestro país, y se volvió al circuito virtuoso de compra de una carne vacuna única, no sólo para satisfacer a los mercados internos, sino por el regreso de una de las actividades más afectadas por la pandemia: el turismo (léase, más en detalle, también gastronomía).

Entre los demandantes, China está en un lugar cada vez más preponderante. Si en el año 2022 se quedó con 486.000 toneladas de las 890.000 totales exportadas (U$S 3.420 M) por la Argentina, hoy está muy por encima. Ejemplo: en los tres primeros meses del corriente año se llevó el 76,3 % de los cortes vacunos (y hasta los huesos). El país asiático terminó pagando casi U$S 4.000 por tonelada y así volvemos al desfasaje anterior: el promedio de 2022 fue de U$S 5.900 cada mil kilos.

Hay dos datos que mantienen la esperanza para seguir creciendo en cuanto a volumen.

No se detienen los embarques con certificación Kosher a Israel. En este marzo salieron 1.936 toneladas de carne enfriada y 2.000 toneladas de congelada. Con despachos totales de casi 4.000 Tns., el país se ha convertido —en el mes mencionado— en el segundo destino más importante detrás de China. 

Por otro lado, se realizó el primer embarque con destino a México. Fueron 2,64 toneladas de carne bovina refrigerada por un valor de 32.000 dólares (U$S 12,1 mil PPT). Es algo más que un símbolo de lo que puede llegar a venir.

Es decir, la demanda está. Y va más allá de tratarse de un producto de excepción en todo el mundo. En tal caso, esa parte importa, pero para volver a mejores precios habrá que sentarse a esperar.

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?