Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Siete de cada 10 dólares: la ecuación que el campo le muestra al nuevo gobierno

La elección de Javier Milei como presidente de la Nación es apreciada por el sector como una posibilidad para dar vuelta la página.

Mercados intervenidos, distorsión en el tipo de cambio, presión impositiva y cuotificación de exportaciones. Son algunos de los reclamos inmediatos (aunque históricos) que los representantes del sector agropecuario —con las entidades gremiales a la cabeza— compilan en una carpeta para dialogar sobre otras formas de instrumentación para, según dicen, salir de un sistema perverso que les impide crecer.

En una de esas hojas se refleja un dato objetivo que el campo, por decirlo de un modo genérico, tiene implícito como fortaleza: 7 de cada 10 dólares que ingresan al país en concepto de exportaciones pertenecen al complejo agroindustrial ((Ref: las totales en 2022 fueron U$S 88.446 millones; en 2021, U$S 77.934 M). No es un dato eludible: los tiempos que vienen para la Argentina necesitan de recursos económicos (urgentes) para comenzar a salir del corsé que le impide respirar.

La llegada del economista libertario Javier Milei a la presidencia de la Nación para el período 2023-2027 se observa con cierto grado de esperanza por los productores, acaso por el viento de cambio (real) que eventuales políticas a diseñarse terminen de acercarse a sus inquietudes.

Varios dirigentes dieron el primer saludo formal y, al instante, se pusieron a disposición para “trabajar y aportar al desarrollo del país para salir de una crisis que castiga a todos los argentinos”, según se expresó desde de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA, o Mesa de Enlace).

“El electorado entendió que esta alternativa era la que mejor interpretaba un cambio profundo. En base a eso, trataremos de marcar un camino conjunto con el diálogo necesario para salir de la compleja situación del país, en general, y del sector agropecuario, en particular”, dijo el Cr. Horacio Fermín Salaverri, presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa.

“De todos modos, lo primero que hay que tener en cuenta es la macroeconomía. Si no es sólida, será imposible avanzar. Y luego hacerlo, en lo que hace a nuestra cuestión sectorial, desde lo impositivo hasta lo reglamentario pasando por las intervenciones en los mercados. ¿La idea? No repetir las actuales restricciones de comercio exterior y las resoluciones de cupos, intervenciones, limitaciones y cuestiones afines”, agregó el titular de Carbap —en diálogo con La Nueva.

Vigneau (izq.), Vilella y Paats con Tarsetti, Bahillo y Fernández Arocena, este martes 21.

Antes del domingo 19, varios de los principales referentes del campo se reunieron con sus pares del entonces candidato de La Libertad Avanza, encabezados por Fernando Vilella, Germán Paats y Pedro Vigneau. Y este martes 21, con los resultados del balotaje en la mano, fueron convocados por el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Juan José Bahillo; el jefe de Gabinete, Juan Manuel Fernández Arocena y el subsecretario de Gestión Administrativa, Rosendo Tarsetti.

Vilella, Paats y Vigneau son conocidos (y reconocidos) actores del sector agropecuario, con formación académica y capacidades de liderazgo en entidades que apuestan a la producción sustentable para la generación de alimentos por medio de la ciencia, la innovación y la tecnología de sistemas. Es decir, saben de qué se trata porque han estado (y aún están) desde el otro lado del mostrador, a diferencia de anteriores funcionarios en formatos de secretarías de agricultura, ganadería, pesca y alimentación con relativas decisiones políticas de escaso peso.

En el mismo sentido de los gremialistas salió a expresarse Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC): “Es claro, porque lo hemos dicho en no pocas ocasiones, que la agroindustria está en condiciones de crecer rápidamente. En este caso, un paso adelante se dará si el gobierno entrante cumple con sus promesas de campaña y, por eso, esperamos el plan de liberalización económica del comercio exterior y del mercado interno”.

Desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) se aguarda (con ansiedad) la convocatoria para un trabajo en conjunto que logre el máximo de la potencialidad del campo argentino por sus cereales, carnes y lo producido en las economías regionales. Para esto, el flamante presidente Carlos Castagnani sumó otro elemento: “El campo debe tener, otra vez, un ministerio (MAGyP). Es lo suficientemente importante como para seguir siendo secretaría”.

El campo tiene expectativas en encontrar puntos de coincidencia, acaso como pocas veces lo pudo hacer en los últimos años. El devenir de estas semanas será frenético en ese sentido, aunque, realidad, eso es común a la Argentina y no respecto de un sector en particular (por más relevante que sea).

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—Carne aviar: ¿cuál es la incidencia en las huellas de carbono y de agua?

—No es pura espuma: la agroindustria cervecera se potencia en la Argentina

—Cambio climático: una distinción que alienta el desarrollo de cultivos en secano

—¿Cuál es el plan del Consejo Agroindustrial Argentino para una bioeconomía sostenible?

—La carne vacuna, la argentina más votada

—La lupa en la agricultura: ¿químicos o biológicos? ¿O químicos y biológicos?

—Bordeu 2023: una mirada hacia la ganadería del futuro

—Carbono neutro: un programa con presencia bahiense en el campo nacional

—Economías regionales: con retenciones cero la ecuación empieza a cerrar

—Campaña 2023/2024: ¿la recuperación de los granos llegará al 70 %?

—Cambio climático: ¿la agricultura es la buena de la película?

—Argentina: una gran familia que no llega a fin de mes

—Los productores argentinos insisten: pondrán U$S 40.500 millones bajo tierra

—Odisea argentina: cómo comunicar qué hace el campo y no fracasar en el intento

—Lo que faltaba: la inteligencia artificial se mete entre las malezas

—Retenciones a las economías regionales: el (consabido) pato de la boda

—Carne vacuna: ¿no alcanza con ser campeones mundiales?

—Cambia, todo cambia: la soja vuelve a darle lugar al trigo y al maíz

—Carne vacuna exclusiva: más barata no se consigue

—La agricultura que no miramos: tratado sobre inundaciones y sequías

—El derrame bonaerense que no fue (porque la seca no quiso)

—Exportación: los pequeños volúmenes que pueden hacer grande al país

—Agroactiva 2023: otro mundo que no deja de proyectarse al mundo

—Brecha de rendimiento: ¿el concepto que obliga a reinventar la agronomía?

—Seguro multirriesgo agropecuario: un proyecto para repensar el campo

—Leche hervida: ¿por los cambios de hábito o por el (menor) poder adquisitivo?

—Realismo mágico: el consumidor paga casi $ 4 por cada $ 1 que recibe el productor

—Los números del trigo: ¿habrá pan bajo el brazo?

—Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?