Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Cambio climático: una distinción que alienta el desarrollo de cultivos en secano

La investigadora Raquel Chan se destaca en el campo de la biotecnología. El Konex de Platino 2023 es una consecuencia de su personal visión de la ciencia y el futuro.

Raquel Chan, junto a Ovsejevich, en el acto de este martes 31. / Fotos: Prensa Konex.

“Llegué a la ciencia como lo hacemos todos los que somos muy curiosos. Es mirar las cosas y querer entenderlas. Y soy de las que se preguntan: ¿Por qué pasa esto? Eso implica hacer ciencia y aplicar un método científico. Es cierto que muchas veces las hipótesis se refutan y la ciencia requiere resiliencia porque existen muchos fracasos”.

Para la Dra. Raquel Chan, la ciencia forma parte de la cotidianidad y esa es la forma en la que ella enmascara su visión y dedicación en la investigación hasta convertirse en una de las más influyentes en el ámbito de la biotecnología vegetal.

¿Por qué para el sudoeste de la provincia de Buenos Aires no es algo menor? Porque se trata de la científica especialista en biología molecular y celular de plantas y en ingeniería genética química que ha participado —hasta el momento— en la invención de nueve patentes internacionales y aplicado ciencia básica para alcanzar la tecnología HB4 de tolerancia a estrés por déficit hídrico. En primer término fue para el cultivo del girasol, pero luego se sumaron la soja, el maíz y el trigo.

La Dra. Chan ya había sido seleccionada entre las diez mujeres que lideran la ciencia en América Latina por la BBC, de Londres, en el año 2013; luego recibió la distinción de Presidencia de la Nación, en 2015, así como otros reconocimientos y premios como el de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria al mejor proyecto en estrés abiótico en plantas.

Como no podría ser de otra manera, acaba de ser distinguida —este martes 31, en Centro Cultural de la Ciencia, CABA— en la disciplina Biotecnología con el prestigioso Premio Konex de Platino 2023, en categoría Ciencia y Tecnología, por sus sobresalientes contribuciones al campo de la biotecnología y por la excepcional trayectoria durante la última década (2013-2022).

Con esas consideraciones la anunció la Fundación Konex, la misma que, el último martes 12 de septiembre, le entregó el diploma de honor al Dr. Marcelo Avena, docente de Química de la UNS e investigador del Conicet y del Instituto de Química del Sur (Inquisur), en la categoría Fisicoquímica y Química Inorgánica, el único de nuestro ámbito que logró ese galardón en 2023.

Como se comprenderá, el trabajo de la Dra. Chan como investigadora superior del Conicet y profesora titular en la Universidad Nacional del Litoral, junto a un equipo de científicos del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral, tiene repercusión en la producción agrícola y, especialmente, en una mayor —y mejor— seguridad alimentaria que hoy se revalora por el cambio climático.

Luis Ovsejevich, presidente de la Fundación Konex, lo puso en estas palabras: “Es un enorme orgullo contar entre nuestros premiados a la Dra. Raquel Chan, una científica de calibre internacional que es pionera a nivel mundial en lo referente a cultivos tolerantes a la sequía. El aumento de la productividad, en momentos en los que los efectos del cambio climático se hacen cada vez más evidentes, constituye un enorme avance”.

Para el caso puntual del sudoeste y sudeste bonaerenses, el trigo modificado genéticamente resistente a la sequía (el denominado HB4) es una herramienta única en la adaptación de los sistemas agrícolas a climas extremos y con rendimientos, se asegura, superiores en por lo menos el 40 % en condiciones de estrés hídrico.

Las resistencias a estos procesos de transformación no son eventuales y en algunos ámbitos aún están en discusión.

Convocada por Aapresid, la Dra. Chan pasó por Sierra de la Ventana en julio de 2022.

Para la investigadora el tema es más sencillo, tal como suele resolver sus controversias: “En determinados grupos, que están sobreestimados y son variados, existe la fantasía de que lo transgénico es lo contrario a lo natural. Y la realidad es que nada de lo que consumimos hoy es lo que había en la naturaleza. Los cultivos han sido modificados por cruza y selección durante siglos. Y ahora la transgénesis viene a acelerar el mejoramiento con técnicas más modernas de ingeniería genética”.

En la misma línea de pensamiento, y para dejar el laboratorio y abrir la tranquera del campo, el productor agrícola y ganadero de Coronel Dorrego, Guillermo Irastorza, que emplea esta tecnología y difunde sus bondades a los cuatro vientos, asegura: “Es el evento más relevante desde la revolución agrícola. Es un proceso sin retorno y una herramienta determinante, ya que se apunta a disminuir el hambre, bajar la presión hacia los agroquímicos y mejorar la sustentabilidad. Por eso entiendo, incluso, que la Dra. Chan debiera ser nominada para el premio Nobel”.

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—¿Cuál es el plan del Consejo Agroindustrial Argentino para una bioeconomía sostenible?

—La carne vacuna, la argentina más votada

—La lupa en la agricultura: ¿químicos o biológicos? ¿O químicos y biológicos?

—Bordeu 2023: una mirada hacia la ganadería del futuro

—Carbono neutro: un programa con presencia bahiense en el campo nacional

—Economías regionales: con retenciones cero la ecuación empieza a cerrar

—Campaña 2023/2024: ¿la recuperación de los granos llegará al 70 %?

—Cambio climático: ¿la agricultura es la buena de la película?

—Argentina: una gran familia que no llega a fin de mes

—Los productores argentinos insisten: pondrán U$S 40.500 millones bajo tierra

—Odisea argentina: cómo comunicar qué hace el campo y no fracasar en el intento

—Lo que faltaba: la inteligencia artificial se mete entre las malezas

—Retenciones a las economías regionales: el (consabido) pato de la boda

—Carne vacuna: ¿no alcanza con ser campeones mundiales?

—Cambia, todo cambia: la soja vuelve a darle lugar al trigo y al maíz

—Carne vacuna exclusiva: más barata no se consigue

—La agricultura que no miramos: tratado sobre inundaciones y sequías

—El derrame bonaerense que no fue (porque la seca no quiso)

—Exportación: los pequeños volúmenes que pueden hacer grande al país

—Agroactiva 2023: otro mundo que no deja de proyectarse al mundo

—Brecha de rendimiento: ¿el concepto que obliga a reinventar la agronomía?

—Seguro multirriesgo agropecuario: un proyecto para repensar el campo

—Leche hervida: ¿por los cambios de hábito o por el (menor) poder adquisitivo?

—Realismo mágico: el consumidor paga casi $ 4 por cada $ 1 que recibe el productor

—Los números del trigo: ¿habrá pan bajo el brazo?

—Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?