Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Exportación: los pequeños volúmenes que pueden hacer grande al país

Kiwi, de Miramar a España; dulce de leche, de Sauce Viejo a Vietnam y carne congelada desde Bahía Blanca a Israel son casos paradigmáticos.

Sellos de la primera exportación de kiwi de una cooperativa de Miramar. / eldiariodemiramar.com

La potencialidad productiva de la Argentina respecto de la provisión de alimentos para un mundo demandante volvió a ratificarse, por si hiciera falta, tras el levantamiento de las restricciones por la pandemia del COVID-19.

Ya no es necesario explicar cuáles son las premuras de nuestro país en cuanto al ingreso de dólares por exportaciones, extendiendo el brazo a la industria, a la tecnología y demás, pero sí viene a cuento remarcar acciones de cooperativas y empresas en apostar al trabajo y a la producción para ir más allá del mercado doméstico.

A la nave insignia relacionada con la provisión de cereales tradicionales como productos primarios, la carne vacuna se suma como otro disparador para concluir que 7 de cada 10 dólares que ingresan al Estado provienen de la agroindustria.

Así, aún hay productores, y empresarios, que van más allá de una acuñada frase (“el campo no para”) para exportar lo que generan que, en verdad, ya atravesó el exigente filtro que insume el mercado interno. Los volúmenes son pequeños, es cierto, pero de alguna manera hay que empezar.

El primer trabajo, silencioso en la mayoría de los casos, es el que se realiza desde la Cancillería argentina. Y, luego, desde el ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, principalmente, para poner en góndola las bondades de nuestros productos y acercar una ecuación de costos que permita cerrar la operación.

La primera cuestión casi siempre se resuelve —en forma favorable— a partir del (buen) concepto de la industria alimenticia nacional que se exporta al mundo. Y la segunda también lo es, más allá de un tipo de cambio que insume debate permanente y que excede el tema abordado, en tal caso, en esta columna.

El ministro bonaerense Javier Rodríguez (izq.) y el SAGyP, Juan J. Bahillo, estuvieron en Miramar.

Los ejemplos no son pocos, pero acaso no tienen la suficiente repercusión. Uno de ellos es la primera exportación de kiwi a España —con sello de Identificación Geográfica y Orgánico Argentina— de la Cooperativa CoopeKiwi, ubicada en Miramar, provincia de Buenos Aires.

CoopeKiwi se constituyó en 2021 como cooperativa a partir del programa del MDA Incubadora de Cooperativas Agropecuarias, que fomenta la práctica asociativa y la creación de nuevos grupos. La integran productores del partido de General Alvarado.

“Uno de los desafíos que nos planteamos desde el primer momento fue diversificar e impulsar las exportaciones bonaerenses, pero no sólo en términos de qué se exporta, ni de volumen, sino respecto de la cantidad de empresas y grupos asociativos que lo hacen”, explicó el ministro de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires, Dr. Javier Rodríguez.

Con anterioridad, se había registrado el arribo del primer contenedor de dulce de leche, de la firma San Ignacio, a Vietnam. El hecho no registra antecedentes, ya sea por el producto o por el destino. La compañía láctea santafesina exporta y comercializa por la Sociedad de Responsabilidad Limitada Argentina Food Export y su local de venta Del Plata.

“Desde el inicio tuvimos la cooperación de la embajada argentina en Vietnam. A nuestro requerimiento sobre información básica le siguieron suministro de datos y contactos específicos con importadores. Este envío es un claro caso no sólo de mucha paciencia de las partes involucradas, sino del éxito en el marco de la cooperación público privada”, sostuvo Alejandro Reca, de la firma con sede en Sauce Viejo.

En la misma línea conceptual se destaca el ejemplo local, y regional, presentado por este medio en su edición dominical del último 11.

Carga de carne congelada desde el frigorífico Villa Olga, en General Cerri, hacia el puerto de Ingeniero White.

Se trata de la primera exportación de carne vacuna congelada (kosher) por el puerto de Bahía Blanca desde 2010, como lectura inicial, que realizó el frigorífico Villa Olga, en General Daniel Cerri, hacia Israel. Pero suma el hecho de que la producción es íntegramente local, con más de 300 fuentes laborales en acción y una faena de animales que proveen ganaderos desde un radio de 200 kilómetros respecto de nuestra ciudad.

“Siempre tuvimos apoyo desde el Consorcio de Gestión. Nos conectaron con las navieras y la gente de Patagonia Norte nos acercó posiciones y ofertas. Así logramos emparejar el costo para el cliente, siempre en comparación respecto del puerto de Buenos Aires”, comentó Silvio Siracusa, titular de Villa Olga.

“Hay que seguir acompañando para generar nuevas oportunidades y no sólo en este rubro, ya que Bahía Blanca tiene que reafirmarse como un lugar amigable para quien produce. Es decir, se debe crear un buen clima para el desarrollo de negocios”, agregó Federico Susbielles, presidente del CGPBB.

Importan el hecho y el comienzo de estas tres exportaciones, con todo por delante para desarrollar a partir del incremento de los volúmenes. Como se aprecia, todos los actores aparecen en la misma página y con un objetivo común. Si insiste: no es poco para los tiempos que corren.

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—Agroactiva 2023: otro mundo que no deja de proyectarse al mundo

—Brecha de rendimiento: ¿el concepto que obliga a reinventar la agronomía?

Seguro multirriesgo agropecuario: un proyecto para repensar el campo

—Leche hervida: ¿por los cambios de hábito o por el (menor) poder adquisitivo?

—Realismo mágico: el consumidor paga casi $ 4 por cada $ 1 que recibe el productor

—Los números del trigo: ¿habrá pan bajo el brazo?

—Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?