Bahía Blanca | Martes, 23 de abril

Bahía Blanca | Martes, 23 de abril

Bahía Blanca | Martes, 23 de abril

Odisea argentina: cómo comunicar qué hace el campo y no fracasar en el intento

Más allá de los (históricos) prejuicios, los nuevos formatos digitales exigen contacto con historias reales tranqueras adentro.

Las redes sociales y los alcances de hoy. / Fotos: agabahia.com.ar y Prensa Aapresid

El desafío del sector agropecuario para comunicar qué hace en los lotes y que ese mensaje llegue a la sociedad —en tiempo y forma— aún permanece como una materia pendiente en la Argentina.

Por tratarse de una actividad compleja, en la que intervienen actores de múltiples representatividades e intereses divergentes, no resulta sencillo ubicarlos a todos en la misma página.

Claro como el agua es que acá los esfuerzos individuales no terminan de formar opinión sobre qué es el campo y qué hace (y cómo y cuándo), más aún cuando se enfrenta a una encrucijada ideológica que, en ocasiones, cuesta dimensionar.

Extendiendo la mirada, sí se sabe, y no es relato sino dato, que 7 de cada 10 dólares que ingresan al fisco como exportaciones provienen del complejo agroindustrial. Y que los casi U$S 25.000 millones que no ingresaron por ese concepto en la última campaña como consecuencia de una seca histórica, puso negro sobre blanco respecto del (comprendido ahora trascendente) aporte del campo (por decirlo de un modo genérico).

Empezar a acercar las partes de una disputa que, a veces, va más allá de la imaginación entre el campo y la ciudad es un punto de partida para saber, desde la faz comunicativa, de qué se trata.

Magalí López Manetto, responsable de comunicación y prensa de la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe) e integrante de Red Mujeres Rurales y de AgroCultura, lo explicó de esta manera: “Debemos evidenciar cómo el campo está presente en nuestro día a día, en especial en el enfoque hacia los alimentos. Es decir, tenemos que mostrar que en las ciudades hay campo”.

También se refirió a los prejuicios que existen tanto dentro como fuera de la industria agropecuaria: “Es muy difícil comunicar cuando uno no lo hace desde cero; estás comunicando desde menos diez. De allí la importancia de empezar a desmitificar ese paradigma que existe sobre el campo”.

Otra visión aportó Yamile Niclis, consultora en comunicación para el agro, también de la Red Mujeres Rurales y de AgroCultura, en el panel sobre los desafíos del mundo agropecuario en la era digital, desarrollado la última semana en el congreso de Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) en el Centro de Convenciones de Rosario: “Es necesario conectar con la sociedad y con los consumidores en un contexto de alta exigencia de información. Para llegar a audiencias más amplias, tenemos que hacer el ejercicio de ir adaptando los mensajes y que, cada vez que tengamos presencia en algún lugar, pensar cuál es el que estamos dando hacia afuera”.

Yamile Niclis (izq.) y Magalí López Manetto, en Aapresid 2023.

Ambas especialistas identificaron los pilares actuales para una comunicación, la que denominaron efectiva y empática, del sector agropecuario:

—Escuchar activamente.

—Validar las emociones.

—Comprender (sin estar de acuerdo).

—Utilizar un lenguaje claro y respetuoso.

En la misma línea se admitieron los aspectos que hacen menos sencilla la tarea ya que, se comprendió, vivimos en la era de la inmediatez y que las comunicaciones ya no vuelan, sino que se teletransportan.

¿Cuál es el desafío de esta empresa? Muchos, pero hay coincidencia en que se debe comenzar por lo más simple en las nuevas herramientas digitales, como son los casos de streaming, podcast, TikTok o YouTube, que son los actuales canales de comunicación. Niclis lo argumentó: “Debemos alentar a que los productores nos muestren cómo producen, que nos cuentan sus historias de vida y que nos abran las tranqueras para ver hacia dentro de sus campos”.

La reciente viralización del cierre del tambo de la productora María Cristina Coggiola, de la zona de San Francisco, en la provincia de Córdoba, contado en primera persona por la propia tambera en Instagram, es un claro ejemplo de la llegada del mensaje (más dramático no se consigue) sobre qué se hace y cómo se produce y se vive en el campo.

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—Lo que faltaba: la inteligencia artificial se mete entre las malezas

—Retenciones a las economías regionales: el (consabido) pato de la boda

—Carne vacuna: ¿no alcanza con ser campeones mundiales?

—Cambia, todo cambia: la soja vuelve a darle lugar al trigo y al maíz

—Carne vacuna exclusiva: más barata no se consigue

—La agricultura que no miramos: tratado sobre inundaciones y sequías

—El derrame bonaerense que no fue (porque la seca no quiso)

—Exportación: los pequeños volúmenes que pueden hacer grande al país

—Agroactiva 2023: otro mundo que no deja de proyectarse al mundo

—Brecha de rendimiento: ¿el concepto que obliga a reinventar la agronomía?

Seguro multirriesgo agropecuario: un proyecto para repensar el campo

—Leche hervida: ¿por los cambios de hábito o por el (menor) poder adquisitivo?

—Realismo mágico: el consumidor paga casi $ 4 por cada $ 1 que recibe el productor

—Los números del trigo: ¿habrá pan bajo el brazo?

—Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?