Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Cambia, todo cambia: la soja vuelve a darle lugar al trigo y al maíz

Se consolida una tendencia que responde a la mayor demanda por procesos virtuosos sustentables.

Cosecha fina cerca de Bahía Blanca. / Emmanuel Briane-La Nueva.

El dato actual es por demás elocuente respecto del proceso de desojización (por expresarlo de alguna manera) que se aprecia en los campos de la Argentina. Veamos.

—En la campaña 2013/2014 se sembraron 4 hectáreas de soja por cada Ha. de trigo y maíz.

—Para el ciclo 2023/24 se prevé —finalmente— implantar 1,75 Has. de la oleaginosa por cada Ha. de las citadas gramíneas.

La sojización que se vivió hace más de una década en los campos nacionales a partir de un precio extremadamente competitivo en el boom de los commodities y de una demanda instalada (especialmente desde China), parece seguir un camino hacia la baja. O a una transición.

Un proceso de este tipo ya se venía produciendo y finalmente se concretó en la campaña 2020/21, cuando el maíz cosechó poco más de 50,5 millones de toneladas (se sembraron 6,6 millones de hectáreas) y superó a la soja (43,3 M/T), en un dato impensado años atrás.

Más allá del análisis, y como consecuencia de la sequía, la caída de la soja para 2022/2023 es inédita. Con una zafra de 21 millones de toneladas, es una producción del 53 % menos respecto de la campaña previa.

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la cadena sojera aportará U$S 7.345 millones en el corriente año en valor agregado; esto es, una disminución del 67 % respecto de 2021/2022 (— U$S 15.249 M).

¿La exportación? Será de U$S 12.542 millones, un 50 % por debajo de lo exportado en 2022 (U$S 24.989 M). Por ende, la caída en derechos de exportación es del 57 % (U$S 4.350 M).

Ahora, desde el punto de vista de la rotación de cultivos la noticia no podría ser mejor.

La Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) entiende sobre el tema: “Las rotaciones en diversidad e intensidad adecuadas favorecen la mayor fertilidad, reducen la pérdida de N (nitrógeno) por lixiviación y/o escape gaseoso y el mayor secuestro de C (carbono), tanto de forma directa (ejemplo: a través de la captura que ejercen las gramíneas), como indirecta, ya que aseguran un manejo eficiente de plagas y, por lo tanto, una menor dependencia de insumos sintéticos, cuya síntesis y aplicación también generan emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI)”.

También se sostiene que en la falta de rotación radican los problemáticas actuales de los sistemas de producción, como las pérdidas de fertilidad física, química y biológica de los suelos y de materia orgánica y carbono; y la aparición de biotipos de malezas resistentes, entre otras.

Claro como el agua es que, en la actual dinámica de búsqueda de prácticas de manejo con mayor sustentabilidad y políticas públicas en línea con los compromisos de mitigación del cambio climático, alejarse de aquella etapa de sojización suma para la corona.

Otra de las cuestiones relacionadas con este tema es el precio de los commodities. De acuerdo con el último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, con valores a la última semana, los márgenes siguen arrojando los mejores números para el maíz de primera —en campo propio— con 457 dólares por hectárea y, en soja de primera, con U$S 430 Ha.

En campo alquilado el análisis se hace más complejo —según la BCR—, ya que si bien los números dan mejor para la soja de segunda, hay que destacar que para su cálculo se considera casi la mitad del costo del alquiler porque forma parte del doble cultivo trigo/soja. De este modo, aparece arriba el maíz de primera en campo rentado, aunque con márgenes muy ajustados.

Por otro lado, y como el mundo ya es una gran aldea, este lunes los precios largaron en alza en el mercado internacional de cereales. ¿Qué pasó? La Federación Rusa ratificó la decisión de suspender el acuerdo realizado, en 2022 tras la mediación de Turquía y de las Naciones Unidas, para el embarque de productos agroindustriales en puertos ucranianos en el marco del denominado corredor granario. Mas. Desde este miércoles, el gobierno de Vladímir Putin empezó a bombardear los puertos, entre ellos la terminal de Odesa, una de las más importantes del mar Negro.

Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), en esta campaña Ucrania debía exportar 21,2 millones de toneladas de maíz; 9,8 M/T de trigo y 1,90 M/T de cebada, entre otros productos. Ya no podrá ser (al menos en estos volúmenes). Así entonces, la actualizada referencia geopolítica no es menor por la incidencia para nuestro país, justamente en los casos de los cultivos que colaboran para la explicada rotación.

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—Carne vacuna exclusiva: más barata no se consigue

—La agricultura que no miramos: tratado sobre inundaciones y sequías

—El derrame bonaerense que no fue (porque la seca no quiso)

—Exportación: los pequeños volúmenes que pueden hacer grande al país

—Agroactiva 2023: otro mundo que no deja de proyectarse al mundo

—Brecha de rendimiento: ¿el concepto que obliga a reinventar la agronomía?

Seguro multirriesgo agropecuario: un proyecto para repensar el campo

—Leche hervida: ¿por los cambios de hábito o por el (menor) poder adquisitivo?

—Realismo mágico: el consumidor paga casi $ 4 por cada $ 1 que recibe el productor

—Los números del trigo: ¿habrá pan bajo el brazo?

—Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?