Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 22 de abril

Casi un huevo por día: el hábito argentino que llegó al podio mundial

Con 336 al año, nuestro país se ubica en el tercer lugar de consumo detrás de México y Japón.

Los números de 2023 dejaron, según la Capia, un incremento en casi todos los ítems productivos. / Fotos: Archivo La Nueva.

Con un récord de 314 huevos por habitante por año (un 5,16 % más respecto del año previo), 2022 fue un momento histórico para el consumo en la Argentina. Así entonces, las cifras para 2023 no se preveían alentadoras por varios factores (léase influenza aviar y otros). El error no podría haber sido más elocuente.

Durante el año que pasó, en nuestro país se consumió un promedio de 336 huevos per cápita, desplazando a Colombia del tercer puesto (325 h/p/h), aunque aún lejos de quienes están en los dos primeros lugares de un producto cada vez más valorizado: México, con 392 h/p/h y Japón, con 377 h/p/h (a valores oficiales de 2022).

El Dr. Javier Prida, presidente de la Cámara Argentina de Productores e Industrializadores Avícolas (Capia), explica el fenómeno de esta manera: “2023 fue un año sumamente complicado. En primer lugar por la epidemia de la influenza aviar, con un mercado interno bajo un proceso inflacionario y bolsillos menguados de los consumidores, a lo que se les sumaron restricciones al crédito e incertidumbre electoral que impactaron negativamente en las inversiones. Por otro lado, las exportaciones fueron afectadas —en su competitividad— por la existencia de diversos tipos de cambio y dificultades para acceder a las divisas para la adquisición de insumos”.

Con características generales de bajo en calorías y carbohidratos, y alto en proteínas, aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, el huevo se caracteriza —según el consenso de los expertos— por aportar grasas, tanto saturadas (las denominadas malas) como insaturadas, que equivalen a las llamadas buenas, y colesterol.

No dejan de marcarse, asimismo, la contribución al sistema inmunológico; el aporte a las dietas vegetarianas; el papel en la nutrición para los primeros 1.000 días e, incluso, para un mejor rendimiento deportivo.

Los números de 2023 dejaron, según el relevamiento de la Capia, un incremento en casi todos los ítems productivos.

Por ejemplo, en aves de postura se alcanzaron las 53,1 millones de animales, para una variación interanual de 2,89 %; en huevos producidos la variación fue del 2,88 %, con 15.807.600.000 y en huevos de mesa la cifra fue de 13.911.000.000, con 2,88 % de variación respecto de 2022. En tanto, en huevos procesados se produjeron 1.897.000.000 con un aumento de 2,89 % respecto del año anterior.

Dr. Javier Prida, titular de la Capia.

La producción per cápita fue de 343 huevos, lo que representó un incremento del 3 % respecto de 2022 y el consumo creció a un nivel interanual del 4,35 %. El mercado interno absorbió el 97,73 % (1,17 % más respecto de 2022), mientras que el externo representó 2,27 %, quedando aquí marcado el primer asterisco negativo: – 33,24 % en relación al año anterior.

Referencia: en la Argentina el crecimiento del consumo se ha producido en forma constante. En tal sentido, el dato es que en 2009 era de 129 huevos por habitante; que en 2019 llegó a 284 y que en 2021 fue de 301.

Más allá de la mesa de los argentinos, según la Capia el huevo es la economía regional que mayor valor agregado logra por tonelada exportada, así como la industria avícola consume anualmente 1,5 millones de toneladas de maíz y 500.000 Tns. de soja y genera empleo genuino para 18.000 personas en forma directa y 12.000 de manera indirecta.

Lo más relevante es que, aún en el actual contexto, hay futuro.

“Es necesario que el Gobierno continúe con el proceso de normalización de las variables económicas, así como de los tipos de cambios. Desde Capia valoramos el esfuerzo y destacamos, en su momento, el retiro del capítulo fiscal del proyecto de ley ómnibus que significaba un aumento del 15 % en los derechos de exportación de muchos sectores agroindustriales, incluida nuestra industria. Por otro lado, todavía nos preocupa el arancel cero para las importaciones de huevos y subproductos y, en tal sentido, ratificamos nuestra predisposición al diálogo para seguir produciendo e invirtiendo en nuestro país con un producto de calidad nutricional, accesible y de altos estándares ambientales”, admite el Dr. Prida.

Lejos del recurso de la queja, los indicadores positivos de la industria del huevo ratifican otra apuesta y compromiso por la producción.

Más allá del mercado interno y de su relevante presencia en el mapa alimentario, la Argentina posee una fuerte inserción en más de 50 mercados internacionales. Justamente, si de potenciar la exportación —que permita el ingreso de divisas— se trata, esta es una de las alternativas.

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—Biocombustibles: ¿cuáles son los proyectos alternativos de seis provincias?

—La UE apuesta al consumo de productos de origen vegetal. ¿Nos importa?

—¿Cómo está posicionado el productor agropecuario respecto de los bienes que produce?

—¿Un mayor impuesto a las importaciones en lugar de subir retenciones (al campo)?

—Carne porcina en alza: cada vez más cerca de los 20 kilos por habitante por año

—Más libre no se consigue: ahora, la carne argentina se abre al mundo

—Tarea para el campo (y la sociedad): ¿qué opina cada uno del otro?

—Carne vacuna: una suba de retenciones que, al final, pocos objetaron

—CampoLimpio: algo más que una economía circular que funciona

—Ganadería: cuando las proteínas y la nutrición marcan la agenda

—Seneford: ¿una raza ideal para el sudoeste bonaerense?

—Siete de cada 10 dólares: la ecuación que el campo le muestra al nuevo gobierno

—Carne aviar: ¿cuál es la incidencia en las huellas de carbono y de agua?

—No es pura espuma: la agroindustria cervecera se potencia en la Argentina

—Cambio climático: una distinción que alienta el desarrollo de cultivos en secano

—¿Cuál es el plan del Consejo Agroindustrial Argentino para una bioeconomía sostenible?

—La carne vacuna, la argentina más votada

—La lupa en la agricultura: ¿químicos o biológicos? ¿O químicos y biológicos?

—Bordeu 2023: una mirada hacia la ganadería del futuro

—Carbono neutro: un programa con presencia bahiense en el campo nacional

—Economías regionales: con retenciones cero la ecuación empieza a cerrar

—Campaña 2023/2024: ¿la recuperación de los granos llegará al 70 %?

—Cambio climático: ¿la agricultura es la buena de la película?

—Argentina: una gran familia que no llega a fin de mes

—Los productores argentinos insisten: pondrán U$S 40.500 millones bajo tierra

—Odisea argentina: cómo comunicar qué hace el campo y no fracasar en el intento

—Lo que faltaba: la inteligencia artificial se mete entre las malezas

—Retenciones a las economías regionales: el (consabido) pato de la boda

—Carne vacuna: ¿no alcanza con ser campeones mundiales?

—Cambia, todo cambia: la soja vuelve a darle lugar al trigo y al maíz

—Carne vacuna exclusiva: más barata no se consigue

—La agricultura que no miramos: tratado sobre inundaciones y sequías

—El derrame bonaerense que no fue (porque la seca no quiso)

—Exportación: los pequeños volúmenes que pueden hacer grande al país

—Agroactiva 2023: otro mundo que no deja de proyectarse al mundo

—Brecha de rendimiento: ¿el concepto que obliga a reinventar la agronomía?

—Seguro multirriesgo agropecuario: un proyecto para repensar el campo

—Leche hervida: ¿por los cambios de hábito o por el (menor) poder adquisitivo?

—Realismo mágico: el consumidor paga casi $ 4 por cada $ 1 que recibe el productor

—Los números del trigo: ¿habrá pan bajo el brazo?

—Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?