Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

¿Cómo está posicionado el productor agropecuario respecto de los bienes que produce?

Tras una etapa de desfasaje iniciada en 2018, el período 2022-2023 permitió una recuperación (pero el péndulo es la constante).

Producción agropecuaria en el SOB. / Fotos: Rodrigo García-La Nueva.

Los vaivenes de la economía en la Argentina, afín a todos los sectores sin distinción de banderías, insumen una exigencia extra en el caso de los productores agropecuarios. Esto es así porque, además, colocan una inversión a cielo abierto que, para los tiempos que corren en modo variabilidad climática (el paso superior al cambio climático), les quita margen de maniobrabilidad.

Ahora bien. ¿Cómo les ha ido en este tiempo a los productores de nuestra región respecto de los bienes que producen? Una respuesta sobre el tema surge del trabajo de investigación realizado por María Soledad Carrasco, de la Estación Experimental Agropecuaria Bordenave y la Agencia de Extensión Bahía Blanca del INTA.

¿De qué se trata? En analizar (para comparar, en las últimas seis campañas) la capacidad de compra del grano (para el trigo en este caso) y de la carne (en novillo) respecto de mejoras e instalaciones en establecimientos rurales.

Carrasco, quien es licenciada en Administración, lo explica de esta manera: “La realidad es que hubo años en que la capacidad de compra del grano, como de la carne, acompañaron el incremento de precios de los bienes, pero luego llegó el desfasaje. En 2021, por ejemplo, no sólo el valor del novillo se estancó, sino que a su vez hubo suba de precios de algunos bienes que fueron muy significativos, como el rollo de alambre y los postes galvanizados. ¿Por qué? Sencillo: había, y hay, un faltante en el mercado; es decir, una cuestión de oferta y demanda”.

La situación es diferente respecto de otros bienes evaluados, que transitan un comportamiento más estable y acompañan, de alguna manera, el proceso inflacionario.

Lic. María Soledad Carrasco, de la Estación Experimental Agropecuaria Bordenave y la Agencia de Extensión Bahía Blanca del INTA.

“Vimos que, desde diciembre de 2018, el valor del novillo acompañó, en promedio, este incremento de precios. Pero en los años 2021 y 2022 se estancó, al punto de llegarse en sólo un año al doble de kilos de novillo para adquirir los mismos bienes. Para ese entonces el trigo se mantuvo un poco más estable”, añade la investigadora a La Nueva.

Pero, como nada es definitivo, la situación se revirtió en el último año porque el valor de los bienes evaluados en el informe fue del 280 %; el novillo superó el 400 % y el trigo, en tanto, quedó en el 210 %.

Tras varios años de atraso, en 2022 la hacienda en pie dio un salto representativo y redujo la brecha respecto de los costos de reparación e instalaciones en establecimientos rurales. (Nota: la realidad registra que, en estos mismos septiembre y octubre de 2023, los consumidores no convalidaron el notable incremento del precio en la góndola y, finalmente, se debió bajar en alrededor de un 25 %. Pero esta es otra historia).

Otro gráfico representativo en este sentido —para un período más prolongado— es el que calcula la variación de precios —en pesos— de instalaciones, maquinarias y productos desde diciembre de 2020 hasta el mismo mes del último año.

Así entonces, mientras el trigo creció el 900 % y el novillo el 976 %, mil metros de alambre de acero lo hicieron al 2.296 % (hoy cuestan 199.000 pesos) y una manga de madera reforzada ciega de metros de largo para ganadería vacuna al 1.910 % (hoy tiene un costo de más de 2,7 millones de pesos).

Unos 10 postes galvanizados crecieron al 1.620 %; un electrificador para alambrado, 1.614 %; un tanque australiano, 1.262 %; una tranquera, 1.221 %; un bebedero de chapa galvanizada, 1.196 % y un molino y torre de 8 pies, 954 %.

Se concluye que, en el sudoeste bonaerense, el incremento del precio promedio de mejoras e instalaciones rurales —desde el último mes de 2018 hasta este diciembre— aumentó 35 veces su valor, mientras que la carne subió 33 veces y el trigo se incrementó 24 ocasiones.

La pregunta es: ¿cómo será 2024 en este sentido? Impredecible para los productores agropecuarios (y para todos los argentinos, por qué no decirlo).

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—¿Un mayor impuesto a las importaciones en lugar de subir retenciones (al campo)?

—Carne porcina en alza: cada vez más cerca de los 20 kilos por habitante por año

—Más libre no se consigue: ahora, la carne argentina se abre al mundo

—Tarea para el campo (y la sociedad): ¿qué opina cada uno del otro?

—Carne vacuna: una suba de retenciones que, al final, pocos objetaron

—CampoLimpio: algo más que una economía circular que funciona

—Ganadería: cuando las proteínas y la nutrición marcan la agenda

—Seneford: ¿una raza ideal para el sudoeste bonaerense?

—Siete de cada 10 dólares: la ecuación que el campo le muestra al nuevo gobierno

—Carne aviar: ¿cuál es la incidencia en las huellas de carbono y de agua?

—No es pura espuma: la agroindustria cervecera se potencia en la Argentina

—Cambio climático: una distinción que alienta el desarrollo de cultivos en secano

—¿Cuál es el plan del Consejo Agroindustrial Argentino para una bioeconomía sostenible?

—La carne vacuna, la argentina más votada

—La lupa en la agricultura: ¿químicos o biológicos? ¿O químicos y biológicos?

—Bordeu 2023: una mirada hacia la ganadería del futuro

—Carbono neutro: un programa con presencia bahiense en el campo nacional

—Economías regionales: con retenciones cero la ecuación empieza a cerrar

—Campaña 2023/2024: ¿la recuperación de los granos llegará al 70 %?

—Cambio climático: ¿la agricultura es la buena de la película?

—Argentina: una gran familia que no llega a fin de mes

—Los productores argentinos insisten: pondrán U$S 40.500 millones bajo tierra

—Odisea argentina: cómo comunicar qué hace el campo y no fracasar en el intento

—Lo que faltaba: la inteligencia artificial se mete entre las malezas

—Retenciones a las economías regionales: el (consabido) pato de la boda

—Carne vacuna: ¿no alcanza con ser campeones mundiales?

—Cambia, todo cambia: la soja vuelve a darle lugar al trigo y al maíz

—Carne vacuna exclusiva: más barata no se consigue

—La agricultura que no miramos: tratado sobre inundaciones y sequías

—El derrame bonaerense que no fue (porque la seca no quiso)

—Exportación: los pequeños volúmenes que pueden hacer grande al país

—Agroactiva 2023: otro mundo que no deja de proyectarse al mundo

—Brecha de rendimiento: ¿el concepto que obliga a reinventar la agronomía?

—Seguro multirriesgo agropecuario: un proyecto para repensar el campo

—Leche hervida: ¿por los cambios de hábito o por el (menor) poder adquisitivo?

—Realismo mágico: el consumidor paga casi $ 4 por cada $ 1 que recibe el productor

—Los números del trigo: ¿habrá pan bajo el brazo?

—Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?