Bahía Blanca | Sabado, 18 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 18 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 18 de mayo

Lechería: otro sector que pide reglas claras para volver a crecer

La producción en el país se encuentra en una meseta. ¿Cuáles son las alternativas para regresar a un círculo virtuoso?

En la Argentina se consumen 185 litros por año por habitante. En 1999 eran 232 Ls. / Fotos: Archivo La Nueva.

El sector que produce en los (cada vez menos) establecimientos tamberos de la Argentina no lograr salir de una compleja encrucijada. El parámetro de un eventual éxito se aprecia sólo cuando algunos logran sobrevivir para seguir produciendo y, en la campaña siguiente, repetir el proceso.

Una conclusión sobre este fenómeno puede distinguirse en que, si bien la producción está estancada desde hace más de 20 años, lo bueno es que su potencial permanece intacto.

De acuerdo con los datos de la Organización de la Cadena Láctea Argentina, el amesetamiento se expresa en una producción anual de entre 10,5 y 11,5 mil millones de litros para las últimas dos décadas.

Asimismo, en 2023 continuaban cayendo las unidades productivas, así como a un stock de vacas cercano a 1,6 millones de cabezas y una baja producción individual promedio de 23 litros por vaca por día (o 7.100 litros por vaca por año).

La estadística histórica permite ver que en el mismo período el país sólo creció al 0,5 % anual, cuando el resto del mundo lo hizo al 2 % (en el mismo período). ¿Hubo alguna etapa fructífera? En 2000 la actividad se incrementó al 7,2 %, pero fue algo efímero.

También según la OCLA, las exportaciones han crecido en los últimos 5 años para ingresos de hasta 1.500 millones de dólares, un dato que se asemeja al de 2011, 2012 y 2013.

Sólo como referencia: de acuerdo a otras fuentes oficiales, el consumo de leche en la Argentina sigue con una tendencia descendente. Tras llegar a un pico de 232 litros por habitante por año en 1999, la caída se inició en 2002 (197 litros) y, luego de una remontada, en 2015 se ha lanzado en tobogán hasta los 185 litros de 2023.

La razón para esta realidad de la lechería es la misma que le sucede a otras actividades del sector que, perfectamente, se puede englobar en la sequía (otra más) de políticas transparentes que permitan un desarrollo adecuado y que, de paso, habilite el ingreso de inversiones.

Ing. Agr. Gustavo Oliverio.

Para el Ing. Agr. Gustavo Oliverio, asesor y coordinador de proyectos de la Fundación Producir Conservando, más allá de la coyuntura no caben dudas respecto del potencial que tiene la actividad lechera en el país que permitiría, por un lado, mejorar el consumo interno a 200/210 litros equivalentes anuales por habitante y, a la vez, aumentar las exportaciones y generar un mayor ingreso de divisas, con todo lo que eso significa en el actual contexto económico

“No es sólo pensar en retenciones sí o retenciones no, como se plantea por estos días en todo lo relacionado a la producción agropecuaria, sino que es necesario ver un nuevo rumbo para el país, con una macroeconomía que tienda al equilibrio fiscal y a generar incentivos para las actividades productivas, con reglas de juego claras que se mantengan en el tiempo y generen confianza a quienes invierten en estas actividades a mediano y largo plazo”, sostiene.

Aclara —de todos modos— que generar incentivos no es lograr ventajas sectoriales, sino tener una presión fiscal lógica y no en base a impuestos distorsivos (ingresos brutos, créditos y débitos bancarios, DEX y demás), controlar la informalidad, desarrollar una política exterior que promueva las exportaciones y, además, establecer reglas que no se modifiquen en forma constante.

Según su percepción, partiendo del actual nivel de producción es factible pensar en una lechería de 14.000 a 14.500 millones de litros anuales de producción hacia el año 2030.

Oliverio lo explica de esta manera: “Implicaría crecer al 4 % anual promedio; alcanzar un aumento en las exportaciones de un 70 a 80 % para llegar a un ingreso de 2.300/2.400 millones de dólares anuales e incrementar el consumo interno. Una Argentina, que a ese año debería producir 115-125 millones de toneladas de maíz y de soja, necesita de las actividades que agregan valor a estos granos. Ya no es relevante la discusión que tenemos desde hace años sobre qué sistema de producción es mejor, si pastoril, semintensivo o estabulado; qué instalaciones son las más adecuadas; qué razas deberían ser mayoritarias y demás, sino que debemos generar confianza e inversiones con los incentivos adecuados para producir. De concretarse, la lechería podrá arrancar”.

OTROS TEMAS DE ESTA MISMA COLUMNA:

—Carne vacuna: importa cómo se produce, pero más cómo se comunica

—Suelo: cuando el deterioro se empieza a apreciar en el horizonte (A)

—Bioeconomía: ¿por qué todos los actores deben estar en la misma página?

—Los contrastes de la ganadería (desde las zonas Núcleo hasta el sudoeste bonaerense)

—Con la variabilidad económica no alcanza: ahora se suma el clima

—Carne vacuna de exportación: ¿por qué es necesario diversificar los mercados?

—Trufas en el sudoeste bonaerense: una inversión (rentable) con visión de faros largos

—La ganadería que viene (o la madre de todas las batallas)

—Sube el consumo de carne vacuna: cuando la calidad es una razón de peso

—Trigo: ¿cuál es el perfil soñado por la cadena?

—Argentina inédita: produce alimentos para 400 millones (en medio de una pobreza del 57 %)

—Casi un huevo por día: el hábito argentino que llegó al podio mundial

—Biocombustibles: ¿cuáles son los proyectos alternativos de seis provincias?

—La UE apuesta al consumo de productos de origen vegetal. ¿Nos importa?

—¿Cómo está posicionado el productor agropecuario respecto de los bienes que produce?

—¿Un mayor impuesto a las importaciones en lugar de subir retenciones (al campo)?

—Carne porcina en alza: cada vez más cerca de los 20 kilos por habitante por año

—Más libre no se consigue: ahora, la carne argentina se abre al mundo

—Tarea para el campo (y la sociedad): ¿qué opina cada uno del otro?

—Carne vacuna: una suba de retenciones que, al final, pocos objetaron

—CampoLimpio: algo más que una economía circular que funciona

—Ganadería: cuando las proteínas y la nutrición marcan la agenda

—Seneford: ¿una raza ideal para el sudoeste bonaerense?

—Siete de cada 10 dólares: la ecuación que el campo le muestra al nuevo gobierno

—Carne aviar: ¿cuál es la incidencia en las huellas de carbono y de agua?

—No es pura espuma: la agroindustria cervecera se potencia en la Argentina

—Cambio climático: una distinción que alienta el desarrollo de cultivos en secano

—¿Cuál es el plan del Consejo Agroindustrial Argentino para una bioeconomía sostenible?

—La carne vacuna, la argentina más votada

—La lupa en la agricultura: ¿químicos o biológicos? ¿O químicos y biológicos?

—Bordeu 2023: una mirada hacia la ganadería del futuro

—Carbono neutro: un programa con presencia bahiense en el campo nacional

—Economías regionales: con retenciones cero la ecuación empieza a cerrar

—Campaña 2023/2024: ¿la recuperación de los granos llegará al 70 %?

—Cambio climático: ¿la agricultura es la buena de la película?

—Argentina: una gran familia que no llega a fin de mes

—Los productores argentinos insisten: pondrán U$S 40.500 millones bajo tierra

—Odisea argentina: cómo comunicar qué hace el campo y no fracasar en el intento

—Lo que faltaba: la inteligencia artificial se mete entre las malezas

—Retenciones a las economías regionales: el (consabido) pato de la boda

—Carne vacuna: ¿no alcanza con ser campeones mundiales?

—Cambia, todo cambia: la soja vuelve a darle lugar al trigo y al maíz

—Carne vacuna exclusiva: más barata no se consigue

—La agricultura que no miramos: tratado sobre inundaciones y sequías

—El derrame bonaerense que no fue (porque la seca no quiso)

—Exportación: los pequeños volúmenes que pueden hacer grande al país

—Agroactiva 2023: otro mundo que no deja de proyectarse al mundo

—Brecha de rendimiento: ¿el concepto que obliga a reinventar la agronomía?

—Seguro multirriesgo agropecuario: un proyecto para repensar el campo

—Leche hervida: ¿por los cambios de hábito o por el (menor) poder adquisitivo?

—Realismo mágico: el consumidor paga casi $ 4 por cada $ 1 que recibe el productor

—Los números del trigo: ¿habrá pan bajo el brazo?

—Carne vacuna: ¿por qué cae el consumo en nuestro país?

—Lo que faltaba: ratifican la tendencia a la baja del precio de la carne de exportación

—No habrá derrame: las otras consecuencias de una sequía histórica

—Cae la SD: si la sustentabilidad importa, alguien tendrá que resetear

El lado B del cambio climático: incide más en la temperatura que en la lluvia

Carne vacuna: el agregado de valor que hace la diferencia

Trigo: ¿la solución es eliminar las retenciones?

Que el árbol no tape el bosque: es necesario reinventar la sostenibilidad

Trigo HB4: el bálsamo que puede cambiar la historia productiva del SOB

Sequía: ¿Es utópico pensar que se trata de otra oportunidad?

Carne vacuna (indómita): ¿cuándo terminará la recomposición de precio?

Todos los huevos en la misma canasta: Argentina ya es el cuarto consumidor del mundo

Enero seco: la agroindustria (y el país) empiezan a sentir el impacto en las exportaciones

Sequía 2022: cuando el SOB tuvo su propia versión de zona núcleo

De carne somos: ¿No consumir más de dos hamburguesas por semana puede salvar al planeta?

Toda la carne en el asador (para seguir perdiendo frente a la inflación)

La suerte está echada: las pérdidas de la campaña 2022/2023 serán multimillonarias

Contámela de nuevo: la exportación cerealera superó los U$S 40.000 M en 2022

Lechería: la sequía y el dólar soja II licúan a un sector ya deteriorado

Carne: la cadena suma deterioro (y un asado cada vez más barato)

Maquinaria agrícola: ¿por qué la sequía afectará la actualización de la tecnología?

Sequía: la doble Nelson que condiciona a la ganadería

La camioneta pasa cada vez más lejos del productor agropecuario

El pan nuestro de cada día (llega cargado de impuestos)

Crónica de una sequía anunciada: ¿hasta cuándo impactará en el ingreso de divisas?

La tormenta perfecta: sólo hay que mirar al cielo, rezar y esperar

Cómo seguir promocionando la carne vacuna y no morir en el intento

La carne vacuna que viene: ¿con o sin cuarteo?

Brecha de rendimiento: que el árbol no tape el bosque

La Niña alimenta el refrán: No hay dos sin tres

Una tribuna para todos y todas

“Cuanto más vacas tengamos, menos incendios vamos a sufrir”

Troceo de la carne: ¿llegó la hora de ponerle el hombro a la modernización?

Gases de efecto invernadero: ¿El campo es el malo de la película?

Dólar soja: cuando creatividad mata galán

Exportaciones: más allá de las restricciones, la carne sigue aportando dólares

Trigo 2022/23: ¿Vendrá con el pan bajo el brazo?

Retenciones: ni se miran ni se tocan (hacia abajo)

Campaña 22/23: ¿Por qué las expectativas del campo están por el suelo?

¿Qué tienen en común la carne vacuna y el fútbol argentino?

Soja: hay que leer la letra chica para entender de qué se trata

Carne vacuna: cuando el debate no debe pasar sólo por el precio

Biocombustibles: ¿y si vamos pensando en extender el corte?

Agroexportación: ¿cómo romper récords y sobrevivir en el intento?

Trigo HB4: ¿No todos los caminos conducen a Roma?