Una mirada desde otro lugar

La profe de El Nacional: "Siempre existió respeto, por mi puesto y por ser mujer"

28/8/2021 | 06:30 |

Constanza Martínez tiene 27 años y lleva tres preparando físicamente a los equipos masculinos y femeninos del club.

Constanza, en su lugar de trabajo. Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

 

Por Fernando Rodríguez

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

(Nota publicada en la edición impresa)

 

   Constanza cambió la tranquilidad de Coronel Dorrego por una vida más activa en Bahía. Era el precio de haber elegido para su futuro la carrera de Profesorado de Educación Física.

   El básquetbol, por entonces, se trataba para Constanza de uno más del abanico de deportes que había estudiado, hasta que surgió una posibilidad para trabajar en la escuelita del club La Falda.

   “Ahí me metí en el básquet. Después empecé a capacitarme más específicamente”, contó.

   Su vínculo con la actividad se fortaleció cuando se hizo cargo de la parte física en 9 de Julio, hasta que el grueso del femenino se mudó a Olimpo.

   Paralelamente, en El Nacional se produjo una vacante, para reemplazar al histórico Vicente Bognanni.

   “Tuve una entrevista con Juan (García) y resultó que era para trabajar con todas las categorías masculinas. Y, al tiempo, me ofreció Vivi (Albizu) sumarme con el femenino”, repasó.

   Ese combo la afianzó en la institución y hoy Constanza Martínez está cumpliendo su tercer año como preparadora física de todo el básquetbol -masculino y femenino-, en un hecho sin precedentes a nivel local, más allá de Bernardita Marcocci, quien fue asistente técnico de Andrés Iannamico en 9 de Julio.

   —¿Qué diferencia genera trabajar con planteles femeninos o masculinos?

   —Ese era mi temor, pero pasaba más por mis prejuicios que lo que en verdad fue después. Los jugadores me respetan, son muy atentos y están a disposición para ayudar con las pesas, el orden y demás.

   —¿Cómo es liderar a un grupo de hombres? Me dijeron que si tenés que ponerte firme lo hacés sin problemas.

   —Je. Soy una persona simpática, de sonreír, pero tengo mi carácter y eso me ayuda. Siempre existió respeto, por mi puesto y, también, por ser mujer. Tuve la suerte de empezar en El Nacional cuando estaban Lucas Chaves y David Pineda, que se comportaban como señores y me hicieron todo mucho más fácil. Sí es cierto que a veces aparece la chicana de “saltás como mujer” o cosas así, pero no pasa de la broma. Hablamos de todos los temas, siempre con educación.

   —¿Qué fuiste descubriendo del básquet?

   —Me encanta la unión y comunicación entre los jugadores. El básquet es un deporte limpio, honesto, de mucha adrenalina, hermoso...

   Constanza tiene 27 años y le faltan rendir algunos finales para recibirse.

   —¿Dónde radica la preparación según el deporte?

   —En la cantidad de jugadores que participan del juego, el tamaño de la cancha, la distancia que corren, el contacto que tienen, la saltabilidad, los tiempos de pausa... Para el básquet uno tiene que preparar jugadores que se destaquen en alta intensidad y se recuperen en corto tiempo.

   —¿A partir de qué edad al jugador se le empieza a sumar carga?

   —Primero tiene que manejar bien la técnica y después sí puede agregar peso. En Preinfantiles e Infantiles se apunta más a la postura, técnica y después sí se agrega el peso.

   —El profe, históricamente intentó llegarle al jugador desde el acercamiento, descomprimiendo la rigidez del técnico. ¿Sigue siendo así o de a poco el aspecto físico lo van incorporando naturalmente y es un hábito dentro de la preparación?

   —El jugador hoy está más mentalizado y sabe qué cosas lo van a favorecer y a ayudar a futuro. Hoy en día, el jugador no reniega tanto del trabajo físico, sabe que lo ayuda. De todas maneras, soy de preguntar y estar cerca en el día a día. Así permite que el jugador se abra y toque temas que no los habla con el entrenador. 

   —¿Qué devolución encontrás por parte del jugador?

   —Siempre está el que más le mete, viene media hora antes y también el que llega 15 minutos tarde a físico. Pero los grupos de varones son más de alentarse y preocuparse. Una diferencia es que el hombre no deja de entrenar por ver a la novia, en cambio, la mujer en ese sentido y en plena adolescencia es todo lo contrario.

   —¿Qué importancia tiene el vínculo del profe con el entrenador al momento de la planificación?

   —La comunicación es fundamental. Con Juan estamos atentos a cómo responde el jugador y lo vamos evaluando. Él es un entrenador muy presente. Y con el resto, se mide más por lo cotidiano, el contexto personal, el familiar...

   —¿Cuánto influye lo anímico para el trabajo físico?

   —Muchísimo. Cuando ves entrar al jugador, por su postura o la cabeza gacha te das cuenta que algo está pasando. Y ahí es donde me acerco y consulto, algo, porque con el entrenador y en cancha, ya no puede expresar.

   —¿Se nota la evolución o involución de un jugador según el trabajo que haya realizado?

   —Sí, se nota. Hoy en día hay muchos jugadores que no saben correr, no tienen técnica de carrera, se tropiezan...

   —Generalmente se vincula la parte física con la sobrecarga, el peso y el gimnasio, cuando, en realidad, hay mucho de motricidad y otros aspectos sumamente importantes, ¿no?

   —Los estímulos de la parte física siempre se reflejan a largo plazo. Y la hora de físico en el club no alcanza, hay que buscar el complemento en horario extra.

   —Por lo que ves y podés hablar con colegas, ¿cómo está conceptuada la parte física en los clubes de Bahía?

   —Cada vez más se va tomando conciencia, pero hay clubes que ni siquiera hay preparación física. No siempre se valora, pero tenemos un grupo de preparadores físicos acá en Bahía y siempre intentamos compartir nuestras realidades.

   —¿Se están viendo secuelas de la pandemia en los jugadores?

   —Se notó la vuelta a la cancha.

   —¿Se podrá recuperar o es tiempo perdido?

   —Para los que le dedicamos tiempo al zoom no fue tiempo perdido. De todas maneras, más bien se trató de mantener los niveles. De a poco están los jugadores están volviendo.

   Constanza Martínez llegó a Bahía para estudiar y hoy, ya establecida en El Nacional, tiene la posibilidad de dar clase de cómo preparar y acompañar el desarrollo físico de un basquetbolista. 

   Una verdadera afortunada.

Puede interesarte

   * "Promete" y cumple el profe bahiense Cristian Lambrecht

   * Josefina Torruella: "Me quedaría a vivir acá, porque para un deportista esto es Disney"

   * Los hinchas de Villa Mitre que aprendieron a combinar la pasión con la razón

   * En el cuarto entrenamiento, Lichi De Tomasi sintió algo inexplicable

   * Federico Harina, quebrado, pero de pie

   * Raúl Chaves: "Al deportista en un Juego Olímpico le aflora el amateurismo, creo que se humaniza"

   * Villa Mitre, el festejo inaugural ante Olimpo, y el deseo de volver al José Martínez

   * Beto Cabrera, Richotti, Néstor García, Espil y Montenegro juntos, ¿alguien más?

   * Algo que parecía imposible: Argentina le ganó a Estados Unidos, 74 a 70

   * Roberto Ojunián, creció al lado de las figuras y hasta le ganó al campeón del Mundo

   * El récord de Fefo Facetti parece imposible que alguien pueda superarlo

   * Visita inesperada y cargada de emotividad en Alem: "¿Sos Cirilo García?"

   * "Hay muchos entrenadores en Bahía que necesitan salir de esa burbuja en busca de otras opciones"

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   * Iván Ludueña: "Será una experiencia que no voy a olvidarme en mi vida"

   * Cristian Lambrecht se despidió de Bahía y en su equipaje lleva mucho más que un sueño olímpico

   * El bahiense que vive en Phoenix y estuvo en el estadio alentando a Campazzo

   * "No la estoy pasando bien", reconoció el entrenador Andrés Iannamico

   * Lucas Faggiano, 13 horas de vuelo y muchas preguntas a las que le encontró respuestas

   * La noche que Bahía aplaudió, de pie, al visitante que se consagró campeón en el Casanova

   * Víctor Lacerenza, el bahiense elegido para conducir el básquetbol marplatense

   * Emanuel Sánchez: "Largamente el árbitro superó al jugador"

   * Martín Fernández, el mendocino que se enamoró de Bahía... Basket

   * Juan Andrés García: "Me he amigado demasiado con la soledad"

   * Guillermo Faure, el hombre que siempre estuvo al lado de Yuyo y Manu Ginóbili

   * Schernenco, un apellido que se multiplica en las canchas bahienses

   * "Soñaremos eternamente con la revancha de Lito, Beto y Polo..."

   * Federico Harina y Fabricio Piccinini, unidos por el amor de una misma mujer

   * La despedida de Javier Sánchez: "Ya no siento lo que sentía dirigiendo básquet"

   * "El Mili es como el lado B de Ginóbili", dijo el cineasta que filmó un corto con el exbasquetbolista de Estrella

   * "Preocuparse por las decisiones que no son de uno es perder el tiempo", opinó Sepó Ginóbili

   * Sebastián Giannino sorprendió con su retiro: "Fui feliz dirigiendo"

   * Lucas Marín: "La inconsciencia me ayudó en toda mi carrera"

   * De Lizaso: "No hay día que no piense en Lito o Beto; la verdad, los extraño"

   * "Vuelvo con el plus de haber vivido una situación diferente", reconoció Rodrigo Gerhardt

   Viviana Albizu: "A veces me pregunto por qué..."

   * Germán Beder, aquel pibito de Pacífico que cumplió el sueño al lado de Manu, Scola y Chapu, entre otros

   * Claro y sin vueltas: "Siempre aporté mi tiro y mi caradurez", admitió Federico Elías

   * El mejor torneo de la historia del básquetbol bahiense: Alem campeón y 20 extranjeros

   * "Averigüé si pueden secuestrar al Pollo Morán, pero es imposible", dijo Fernando Lliteras

   * Iriburo y los entrenadores: "No existimos como entidad"

   Tiene 72 años y la llave del club para ir a tirar al aro

   Fefo Ruiz, una noche mágica en el Tomás y los secretos del goleador

   * Leandro Bolmaro, en exclusivo con "La Nueva": "Todavía no caigo, no lo puedo creer"

   * El llanto desconsolado de Marcelo Allende y su desahogo después de pasarla mal

   * Aquel equipazo de Bahía que tuvo un sorpresivo final en Punta Alta

   * Alejandro Ramallo, recuerdos e historias detrás de los 918 partidos

   * Pepe Sánchez eligió un camino que no estaba señalizado

   * El día que el básquetbol bahiense se juntó para aplaudir a Tatita Laguzzi

   * Néstor García en Bahía: "Los argentinos tenemos que estar muy orgullosos de Pepe Sánchez"

   * Alejandro Navallo: "En la cancha, a veces me convierto en un personaje"

   * Sepo Ginóbili, la paternidad a los 48 años, lo que le exigen en Instituto y la forma de dirigir que se viene

   * Doncho Aleksoski, el yugoslavo que aprendió a jugar en Bahía Blanca

   * Ese inesperado viaje que al Búho Arenas lo metió en un mundo increíble, pero real

   * "Éramos muy malos perdedores", reconoció Jorge Cortondo

   * Carlitos Spaccesi dejó la puerta abierta

   * El costado solidario de Nicolás Paletta viene acompañado de una buena base

   * Javier Sánchez: "Me gusta más el fútbol que el básquet"

   * Joaquín Sánchez: "Sentí miedo; me preguntaba '¿qué me está pasando?'"

   * Alberto Pedro Cabrera, mucho más que el nombre de una Avenida

   * El misterioso amor de Monachesi con el básquetbol

   * Nació en Italia, creció en Bahía y el básquetbol le abrió las puertas de España

   * El partido más corto de la Selección bahiense y la dura sanción a Fruet

   * Se perdió un Juego Olímpico por 50 dólares y después tuvo revancha

   * El cliente que sorprendió a Segal en el kiosco y le puso música a su vida

   * Burkert-Robinson, la gran elección de Pacífico y un embarazo que cambió el destino

   * Ugolini, el mensajero de Villa Mitre, hoy siente alivio por la decisión que tomó

   * Ramallo: "A los 15 años quedé solo y no salí de caño"

   * La noche que McSweeney, el extranjero de Olimpo, quemó las redes de Pacífico

   * Herman Banegas y sus vivencias detrás del muro de la cárcel

   * El sorpresivo regreso de Pepe Sánchez al básquetbol local

   * Secuelas de la historia de Eddie Roberson Jr. y su padre

   * Dos Ginóbili en cancha, otro en el banco y el menor en la tribuna

   * La furia del clima derrumbó a Estrella y su gente volvió a ponerlo de pie

   * La visita de Chaney a la ciudad y la curiosa historia del video que le llegó de Pepe

   * Revolución cubana en el Casanova, con un uruguayo y un estadounidense defendiendo a Bahía

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias