Removiendo sentimientos

Visita inesperada y cargada de emotividad en Alem: “¿Sos Cirilo García?”

23/6/2021 | 06:00 |

El base de la época de Hernán Montenegro volvió después de 36 años. Pasó y no lo reconocían. Terminaron todos emocionados, en medio de recuerdos y anécdotas.

Un día diferente. Llegaron para saludar a Cirilo: Alberto "Pancho" Commegna, Verónica Zamponi, Víctor Donnet, Leonardo Gómez Talamoni, Diego Zamponi, Carlos Labrocca y Raúl Reviglio. Fotos: archivo-La Nueva y Jornada.

 

Por Fernando Rodríguez

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

 

   La llovizna, en la fría mañana de sábado bahiense, hacía tiritar al visitante que se presentó en el club donde había sido local gran parte de su vida.

   Pasaron 36 años y, ya con 56, decidió volver. Al menos por un rato.

   “Entré por donde era el arroyo”, cuenta.

   En el quincho había un grupo de colaboradores armando empanadas. El gimnasio Lacunza estaba cerrado.

   El paso de los años, sumado a su gorrito de lana, barbijo y antejos cambiaron su fisonomía.

   Unos no lo reconocieron y otros, directamente, no sabían quién era.

Pasado y presente. Cirilo con el buzo y la camiseta de Alem.
 

   —¿Podré ver la cancha?

   —Está cerrada. Tal vez a la tarde abran o, más seguro, vuelva el lunes.

   —Claro, lo que pasa que yo me voy. No vivo en Bahía. Yo jugué acá...

   —¿Qué edad tenés?

   —Cincuenta y seis.

   —¿Cómo es tu nombre?

   —Cirilo.

   —¡¿Cirilo?!

   A los 10 minutos que Leonardo Andreotti se sorprendía gratamente con la inesperada visita, a Cirilo le sonó el teléfono pidiéndole que por favor volviera al mediodía.

   "Cuando llegué había un montón de gente que hacía muchos años no veía; inclusive, algunos tuvieron que recordarme su nombre. Fue una terrible emoción”, reconoce, ya pasados algunos días, aunque todavía cargado de felicidad.

   “No podía salir de mi asombro”, reafirma.

   "Alem es el club de barrio. ¡Nuestro club! Pasábamos un montón de horas ahí adentro, en la cortada, en el puente que ya no existe o en el arroyo, que para nosotros era Miami, je”, rememora.

En el salto, desafiando a un grande. Alem-Barracas, en el Lacunza.

 

   Su voz mezcla nostalgia. La visita removió sentimientos.

   “No es el mismo club en cuanto a infraestructura. ¡Yo sabía hasta dónde había goteras! Cuando me fui había solo dos aros, recién estaba colocado el parquet, un tablero electrónico chiquito en la entrada, en el fondo dos aritos y era todo cemento. Después construyeron el resto. Está bárbaro el club”, elogia.

   Jorge “Cirilo” García -apodado así por su parecido con el personaje de Jacinta Pichimahuida- fue uno de los muy buenos jugadores que surgieron de la cortada Azara.

   Rápido, habilidoso, pícaro, de esos jugadores que, sin llegar al metro setenta, trasladaba la calle a la cancha. Y así marcaba diferencias.

   —¿Tus características físicas y de juego puede ayudar a que hoy te recuerden más fácilmente?

   —Puede ser. También tiene que ver cómo era uno para los demás. El afecto que recibí de chico y hasta esta última visita, que no imaginaba, fue algo increíble.

   —Fue como volver a sentir lo mismo que de chico.

   —Exactamente. Me fui a los 17 años. El recuerdo que tienen era por cómo corría, la robaba o pasaba la pelota. No me interesaba nada enfrentar a uno de dos metros. Pero todo lo aprendí en el club, con Oscar Bruni, Paquito Alvarez, el Bomba Zamponi, Coco Ferrandi, Tite Boismené…

Atrás quedó el mismísimo Beto Cabrera (14) y Cirilo ya se desprendió de la pelota. El resto: Sergio Moreno, Darío Buzzo, Claudio Severini, Miguel Amodeo, Jorge Faggiano y Ariel Medina.

 

   —¿Cuánto favoreció a tu habilidad, pasar muchas horas con la pelota en las manos?

   —No hay secretos: hay que entrenarse y cuidarse. A los 15 o 16 años, por ahí salía alguna vez, pero hasta el domingo a la mañana si el club estaba cerrado me metía por los huecos que yo conocía para ir a tirar al aro. Y yo estaba obligado a buscar recursos, porque daba mucha ventaja por mi tamaño.

   —¿Tu ladero fue Hernán Montenegro o era una buena camada en general?

   —Teníamos un buen equipo con Hernán, Ariel Medina, Marcelo Clérici, Guillermo Torre, y si bien nunca fuimos campeones, siempre estábamos en la pelea. Era una ventaja tenerlo a Hernán, porque tenía mucho tamaño a corta edad y eso nos favorecía para tomar rebotes y correr la cancha. Con él jugué de los 13 a los 17 y, también, con selecciones de Bahía de Cadetes y Juveniles, y con Provincia, cuando fuimos campeones en Catamarca, junto con Flavio Serra, Pettorosso y yo, los cuatro de Bahía.

Juveniles de Bahía, 1983. Parados, Hernán Montenegro, Ariel Sarachaga, Mario Habib, Martín Ipucha, Fernando Lliteras y Sergio Pettorosso. Abajo: Rodolfo Tapia, Juan J. Poggi, Gabriel Barsky, Guillermo López, Cirilo y Flavio Serra.

 

   —¿Qué hubiese sido del Cirilo “atorrante” sin el club que lo contuviera?

   —Je, je, je… Yo vivía en la calle Darwin, a la vuelta del club. Y cuando tenía 13 años falleció mi mamá, por lo que anduve muy solo.

   —¿Tu papá estuvo ausente?

   —Sí, totalmente. Yo andaba en la calle jugando o en el club, por lo que podría haber disparado para cualquier lado. El club me cobijó y siempre tenía gente alrededor que me contenía. Iba a las 4 de la tarde y me quedaba hasta las 11 de la noche. Quería entrenar con todos, y había momentos que me echaban, porque me la pasaba todo el día picando la pelota. Cuando empecé en Primera tuve la suerte de estar al lado de jugadores como Ramón Priore, Velasque Ibalo, el Rata Llul y Ariel Medina, entre otros, quienes me apoyaban.

   Poco más de un año Cirilo jugó en Primera, hasta que llegó la oportunidad de Madryn y allá fue, en junio de 1985.

   —¿Fue sencillo alejarte de Alem?

   —Yo era muy del barrio, pero tenía necesidad de jugar otros torneos; fuimos participando en los certámenes locales, provinciales, regionales, Liga B, TNA… Lo mío era jugar.

Con la camiseta de Deportivo Madryn, frente a Peñarol. Atrás, Eddie Roberson (12), su compañero de mil batallas.

 

   En estos 36 años, además de consolidarse en Madryn y convertirse en referente de Deportivo, también jugó en Petrolero de Plaza Huincul, Guillermo Brown, Germinal, Independiente y Alumni, hasta que se retiró, a los 38 años, con la camiseta del Depo y cumpliendo el sueño de compartir cancha con su hijo mayor.

   Ya después se puso a dirigir.

   Hoy, con todo este recorrido, ya es más madrynense que bahiense.

   “Y… pasé más de la mitad de mi vida acá. Tengo mis hijos Gonzalo (33) y Rodrigo (30) y hasta soy abuelo, de Regina, que tiene poco más de un mes. Así es la vida, vamos creciendo, je”, asume.

   El menor de cinco hermanos de vez en cuando se hace un viajecito a Bahía, aunque lo vivido en esta última visita será motivo para regresos menos espaciados y así poder compartir más tiempo con la gente de Alem.

   “Me fui feliz y con una camiseta que me regaló Leo (Gómez Talamoni, el presidente). Me llevé el reconocimiento de la gente que fue a verme. Pronto volveremos a encontrarnos”, prometió.

   Volvió Cirilo y, entre recuerdos y anécdotas, este morochito que hacía magia con la pelota en sus manos, descubrió que no había desaparecido el cariño de la gente de su club: Leandro N. Alem.

También puede interesarte

   * "Hay muchos entrenadores en Bahía que necesitan salir de esa burbuja en busca de otras opciones"

   * Iván Ludueña: "Será una experiencia que no voy a olvidarme en mi vida"

   * Cristian Lambrecht se despidió de Bahía y en su equipaje lleva mucho más que un sueño olímpico

   * El bahiense que vive en Phoenix y estuvo en el estadio alentando a Campazzo

   * "No la estoy pasando bien", reconoció el entrenador Andrés Iannamico

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   * Lucas Faggiano, 13 horas de vuelo y muchas preguntas a las que le encontró respuestas

   * La noche que Bahía aplaudió, de pie, al visitante que se consagró campeón en el Casanova

   * Víctor Lacerenza, el bahiense elegido para conducir el básquetbol marplatense

   * Emanuel Sánchez: "Largamente el árbitro superó al jugador"

   * Martín Fernández, el mendocino que se enamoró de Bahía... Basket

   * Juan Andrés García: "Me he amigado demasiado con la soledad"

   * Guillermo Faure, el hombre que siempre estuvo al lado de Yuyo y Manu Ginóbili

   * Schernenco, un apellido que se multiplica en las canchas bahienses

   * "Soñaremos eternamente con la revancha de Lito, Beto y Polo..."

   * Federico Harina y Fabricio Piccinini, unidos por el amor de una misma mujer

   * La despedida de Javier Sánchez: "Ya no siento lo que sentía dirigiendo básquet"

   * "El Mili es como el lado B de Ginóbili", dijo el cineasta que filmó un corto con el exbasquetbolista de Estrella

   * "Preocuparse por las decisiones que no son de uno es perder el tiempo", opinó Sepó Ginóbili

   * Sebastián Giannino sorprendió con su retiro: "Fui feliz dirigiendo"

   * Lucas Marín: "La inconsciencia me ayudó en toda mi carrera"

   * De Lizaso: "No hay día que no piense en Lito o Beto; la verdad, los extraño"

   * "Vuelvo con el plus de haber vivido una situación diferente", reconoció Rodrigo Gerhardt

   Viviana Albizu: "A veces me pregunto por qué..."

   * Germán Beder, aquel pibito de Pacífico que cumplió el sueño al lado de Manu, Scola y Chapu, entre otros

   * Claro y sin vueltas: "Siempre aporté mi tiro y mi caradurez", admitió Federico Elías

   * El mejor torneo de la historia del básquetbol bahiense: Alem campeón y 20 extranjeros

   * "Averigüé si pueden secuestrar al Pollo Morán, pero es imposible", dijo Fernando Lliteras

   * Iriburo y los entrenadores: "No existimos como entidad"

   Tiene 72 años y la llave del club para ir a tirar al aro

   Fefo Ruiz, una noche mágica en el Tomás y los secretos del goleador

   * Leandro Bolmaro, en exclusivo con "La Nueva": "Todavía no caigo, no lo puedo creer"

   * El llanto desconsolado de Marcelo Allende y su desahogo después de pasarla mal

   * Aquel equipazo de Bahía que tuvo un sorpresivo final en Punta Alta

   * Alejandro Ramallo, recuerdos e historias detrás de los 918 partidos

   * Pepe Sánchez eligió un camino que no estaba señalizado

   * El día que el básquetbol bahiense se juntó para apludir a Tatita Laguzzi

   * Néstor García en Bahía: "Los argentinos tenemos que estar muy orgullosos de Pepe Sánchez"

   * Alejandro Navallo: "En la cancha, a veces me convierto en un personaje"

   * Sepo Ginóbili, la paternidad a los 48 años, lo que le exigen en Instituto y la forma de dirigir que se viene

   * Doncho Aleksoski, el yugoslavo que aprendió a jugar en Bahía Blanca

   * Ese inesperado viaje que al Búho Arenas lo metió en un mundo increíble, pero real

   * "Éramos muy malos perdedores", reconoció Jorge Cortondo

   * Carlitos Spaccesi dejó la puerta abierta

   * El costado solidario de Nicolás Paletta viene acompañado de una buena base

   * Javier Sánchez: "Me gusta más el fútbol que el básquet"

   * Joaquín Sánchez: "Sentí miedo; me preguntaba '¿qué me está pasando?'"

   * Alberto Pedro Cabrera, mucho más que el nombre de una Avenida

   * El misterioso amor de Monachesi con el básquetbol

   * Nació en Italia, creció en Bahía y el básquetbol le abrió las puertas de España

   * El partido más corto de la Selección bahiense y la dura sanción a Fruet

   * Se perdió un Juego Olímpico por 50 dólares y después tuvo revancha

   * El cliente que sorprendió a Segal en el kiosco y le puso música a su vida

   * Burkert-Robinson, la gran elección de Pacífico y un embarazo que cambió el destino

   * Ugolini, el mensajero de Villa Mitre, hoy siente alivio por la decisión que tomó

   * Ramallo: "A los 15 años quedé solo y no salí de caño"

   * El triunfo de la selección bahiense que dio la vuelta al mundo

   * La noche que McSweeney, el extranjero de Olimpo, quemó las redes de Pacífico

   * Herman Banegas y sus vivencias detrás del muro de la cárcel

   * El sorpresivo regreso de Pepe Sánchez al básquetbol local

   * Secuelas de la historia de Eddie Roberson Jr. y su padre

   * Dos Ginóbili en cancha, otro en el banco y el menor en la tribuna

   * La furia del clima derrumbó a Estrella y su gente volvió a ponerlo de pie

   * La visita de Chaney a la ciudad y la curiosa historia del video que le llegó de Pepe

   * Revolución cubana en el Casanova, con un uruguayo y un estadounidense defendiendo a Bahía

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias