Otras épocas

El partido más corto de la Selección bahiense y la dura sanción a Lito Fruet

28/7/2020 | 08:38 |

El 28 de julio de 1968, Bahía jugaba la final contra la Asociación Buenos Aires. Hubo más sancionados.

Momento de tensión, tras la suspensión. Dirigentes, periodistas y el árbitro Seibane aparecen mezclados. A la derecha, escuchando, Cortondo. Fotos: archivo-La Nueva.

Por Fernando Rodríguez

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

 

   Un cuadrangular extraordinario, organizado por la Asociación Cultural y Deportiva Scholen Aleijem, quien inauguró oficialmente su moderno gimnasio cerrado, con piso parquet y tableros de vidrio, terminó en un escándolo el 28 de julio de 1968.

   Participaban del mismo la Selección bahiense, La Plata -con la base de Gimnasia-, la Asociación Porteña y la Asociación Buenos Aires.

   Se jugó por eliminación directa y, en la primera fecha, la Asociación Buenos Aires superó a la Asociación Porteña, por 70 a 67.

   Mientras que en el segundo turno Bahía derrotó a La Plata, por contundente 76 a 42.

   La síntesis:

   Bahía Blanca (76): A. Cabrera (8), R. Ojunián (9), J.I. De Lizaso (20), A. Fruet (16), R. Requi, fi; O. Poloni (9), R. López (2), J. Cortondo (6), N. tomás (4) y L. Filipazzi (2). DT: Carlos Danussi.

   La Plata (42): C. Ratier (1), C. González (7), O. Buta (1), H. Barreneche (8), E. Gehrmann (14), fi; E. Bavá (2), H. Vera (1), S. Melluzo (8), L. Maistegui y H. Alende. DT: Miguel Angel Ripullone.

   Primer tiempo: Bahía 39, La Plata 20.

   Arbitros: Carlos Freire y Omar López.

 

Segundo y polémico día

 

   La primera jornada se desarrolló en un marco de total normalidad, acorde a las circunstancias.

   Antes de la final, la delegación bahiense –mediante sus dirigentes René Castro y Rubén Rábano- cuestionó la designación del árbitro porteño Francisco Seibane, quien era resistido desde el último Argentino disputado en Santiago del Estero.

   Bahía salió entendiendo que iba a ser perjudicada, con la predisposición que eso generaba.

   Mientras que los locales tenían la firme intención de hacerle frente al poderoso equipo bahiense, con el fin, de una buena vez, de cortar la supremacía -que no soportaban más- del equipo del interior.

   En este contexto comenzó el juego y, cuando transcurría 1m51, el árbitro Francisco Seibane le sancionó una falta a Atilio Fruet.

   Lito la aceptó, sin protestar, aunque omitió levantar la mano, reconociendo que era el jugador sancionado.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Seibane no le quitó la mirada al Flaco y, cuando se iba a lanzar el libre, se le acercó para exigirle que levantara su brazo.

   Fruet cumplió con el reglamento, alzó la mano derecha por encima de su cabeza. Así y todo, el árbitro le sancionó falta técnica.

   El equipo, casi sin protestar, aceptó lo que cobró el juez.

   Se ejecutó el primer libre y en el segundo, errado, tras el rebote Seibane expulsó a De Lizaso, que no estaba en la jugada, argumentando “insulto”.

Ojunián baja un rebote para Bahía.

 

   Inmediatamente lo rodearon Fruet, Ojunián y Cabrera, acompañando su recorrido hasta la mesa de control.

   Una vez que llegó a la mesa, Seibane ordenó la expulsión de Fruet (“por insulto, pero de menor calibre”).

    "¿Por qué no fuiste tan exigente en Santiago del Estero?", le habría dicho Fruet.

   Y, por si fuera poco, también cayó el preparador físico Raineri.

   En medio de discusiones, pedido de explicaciones y un clima por demás caldeado, Danussi le indicó a sus jugadores -de forma apresurada-, retirarse de la cancha.

   Al mismo tiempo, Seibane ordenó los lanzamientos libres de la falta técnica y, tras ambos tiros errados, un jugador tomó el rebote y convirtió.

   Inmediatamente, Seibane decretó la suspensión del juego, con el 4-1 (no contabilizó el doble).

   A partir de ahí todo se tornó confuso, hasta que se reunieron los dirigentes de los equipos y decidieron conjuntamente no continuar, a pesar de la decisión de Bahía de volver a la cancha, más allá de sentirse perjudicado.

La noticia de "La Nueva", que conmocionó al ambiente basquetbolístico.

 

   Se sabía que esto tendría un costo para la selección bahiense. Así fue que el 7 de agosto, ingresó en la Confederación Argentina el informe que decretó las siguientes –y duras- sanciones:

   1) Suspender la afiliación de la ABB por 14 días.

   2) Inhabilitar por 29 días al presidente de la delegación bahiense René Castro.

   3) Inhabilitar por 89 días al director técnico Carlos Danussi.

   4) Inhabilitar por 10 partidos interfederativos a José Ignacio De Lizaso.

   5) Inhabilitar por 89 días al preparador físico Emilio Rainieri.

   6) Inhabilitar por un año al jugador Atilio José Fruet.

   Poco después de esto, el propio Lito le cedió la camiseta número 10 a Jorge Cortondo, entendiendo que se había cumplido su ciclo con la camiseta de Bahía.

   No obstante, el 2 de octubre, la CABB le redujo la pena a 20 partidos interfederativos, por lo que, bolso en mano, a la selección bahiense no le quedó pueblo por recorrer, con el fin, claro, de alcanzar la cifra que libere a Lito lo antes posible.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias