Descubriendo al DT

“Hay muchos entrenadores en Bahía que necesitan salir de esa burbuja en busca de otras opciones”

19/6/2021 | 06:30 |

Mario Minervino rompió el molde, dejó todo acá, asumió el riesgo y aceptó el desafío de dirigir en Chile. Sumó experiencia durante cinco años y medio. De ahí emigró a España, donde lleva 15 meses.

El Club Ciudad de Móstoles, donde se desempaña actualmente Mario. Fotos: gentileza Mario Minervino

 

Por Fernando Rodríguez

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

(Ampliación de la nota publicada en la edición impresa)

 

   Los mates compartidos, charlando de proyectos, ilusiones y vivencias con su amigo Fabián Sahdi, durante estas tres últimas semanas rompieron con la rutina que lleva Mario Minervino en Madrid, su segundo destino luego de dejar Bahía, allá por 2015, y donde está hace 15 meses, tras su experiencia en Chile.

   “Acá ya estamos con mucho calor”, cuenta el entrenador de básquetbol y profe de educación física.

Mario trabajó y disfrutó varios días con la visita de su amigo Fabián Sahdi.

 

   Su aventura comenzó cuando decidió dejar las divisiones menores, el femenino de Sportivo y su estabilidad laboral en un gimnasio, persiguiendo lo que venía buscando: meterse en el mundo profesional.

   “Antes no se iban entrenadores con poca experiencia, pero creo va a empezar a pasar, porque muchos de afuera miran para Bahía, y ahí hay muchos entrenadores que quizá no dirigen divisiones superiores, pero que están capacitados”, opina.

   “En Bahía –agrega- hay un círculo de entrenadores que es difícil de romper, entonces, hay muchos que necesitan salir de esa burbuja en busca de otras opciones”.

   Él tomó esa alternativa, de la mano de Gastón Fernández, quien estaba al frente de Puerto Varas, y hoy, a los 35 años, Mario ve al básquetbol como profesión.

   “Yo había tenido a Gastón como técnico en Tres Arroyos (Independiente de San Cayetano), pero no nos unía una relación más allá de eso. Necesitaba un asistente y cuando me llamó, Antonella (Vecchiotti), mi mujer, me dijo: ‘Mario, no le des muchas vueltas, si es lo que vos querés’. Yo no conocía el profesionalismo. Y me largué, entendiendo que es verdad que el tren pasa una vez”, recuerda.

En una de las clínicas, junto a Lisandro De Tomasi, Nicolás Vera, Martín Luis, Mauro Richotti y Jose Pisani.

 

   Así fueron haciéndose realidad los sueños y largas charlas con su amigo Martín Luis (actual DT en Bahía Basket).

   “Tenía en la cabeza ser entrenador, de hecho empecé con Martín haciendo los cursos y demás. Un poco soñando o bromeando –recuerda- siempre decíamos que íbamos a tener que irnos por no pertenecer al círculo de entrenadores que tienen vigencia y su nombre en Bahía. Porque nosotros siempre veníamos de atrás”.

   El proceso no fue sencillo. En Chile estuvo cinco años y medio.

   “Llegué a una buena plaza en cuanto a lo deportivo y a una ciudad hermosa. Puerto Varas es muy parecida a Villa La Angostura. Muy tranquila. Pero fue un poco difícil al principio, porque los cursos y las clínicas que había hecho en Argentina no servían. En ese momento en Chile estaban Pantera (Schamberger) y Jorge Alvarez como entrenadores. Donde empezaron a ver que llegaban más entrenadores argentinos, fueron poniendo trabas, por lo que tuve que hacer cursos allá para validar”, aclaró.

   Ahí se quedó trabajando con el primer equipo de Puerto Varas y más adelante le propusieron coordinar y ayudar con las menores.

   “Como la Liga en ese momento era corta, cuando terminaba empezaba con los menores. Me gustó el formato y le daban mucha importancia a las menores. A Puerto Varas siempre le fue muy bien a nivel nacional, de hecho dirigí varias selecciones y fuimos campeones con Sub 14 y Sub 16”, amplió.

   Una linda experiencia y un fuerte desafío vivió cuando Puerto Varas se quedó sin la franquicia de la Liga.

   “Me ofrecieron dirigir, aunque ya con la presión de ascender a la Liga Nacional. La tomé, armamos un buen equipo y salimos campeones. Los primeros años sentía que me faltaba algo, si bien estuve con otros entrenadores como Carlos Iglesias que me ayudó muchísimo. Fue el año que sentí más completo”, destacó.

El equipo con el que ascendió en Chile.

 

   Cumplido su contrato tuvo la opción de ir a Talca.

   “Un club con mucha historia, en el que Pantera salió campeón, pero venía de unos años complicados en lo económico, deportivo y organizativo, por lo que no terminé de convencerme”, argumentó Mario.

   Y entonces se activó otro plan que venían analizando con Antonella.

   “Con mi mujer queríamos venir a Europa y los dos tenemos papeles, así que lo decidimos de un día para otro”, detalló.

Antonella, su compañera de aventuras.

 

   La puerta que se le había abierto para trabajar en Madrid la cerró el COVID. Hasta que apareció la posibilidad en Ciudad de Móstoles.

   “Es un club de torneo local, lejos del nivel de Madrid o Estudiantes –comparó-, pero que trabajan muy bien, sobre todo en el femenino, de hecho estuvieron para ascender a la Liga femenina 2. Me gustó el proyecto y volver a dirigir menores, porque estuve un año y medio sin hacer nada, después de pasar dos meses en Bahía. Ahora estamos terminando la temporada, con el Sub 13, Sub 14 y Sub 18. Le volví a sentir el gustito y estoy abriendo puertas para ver si surge alguna opción diferente”.

   El básquetbol, de todos modos, Mario todavía no puede tomarlo como único medio de vida y junto con la actividad de su mujer, en una empresa, la van llevando adelante.

   “Tuve que sacar otras armas, porque únicamente con el básquet no iba a poder vivir. Volví un poco a la vida de profe con alumnos personalizados durante la mañana y a la tarde voy al club; pero me siento entrenador profesional y ya necesito dirigir. De todas maneras, sé que estoy en el primer mundo, acá no dirige cualquiera”, admite.

Una tarde de paddle entre amigos. Mario, junto a Lucas Victoriano.

 

   Lo cierto es que ahora en España está intentando ganarse un lugar como lo hizo en Chile.

   “En Chile te miran con un ojo abierto y otro cerrado, hasta que ven que trabajás y empiezan a confiar en lo que hacés; particularmente me trataron excelente, no tengo nada que decir. Inclusive, dejé muchísimos amigos. Sí me hubiera gustado ir con algo más de experiencia, sobre todo para tomar algunas decisiones, pero aun acelerando los procesos, como en mi caso, no me fue mal”, reconoció.

   En España, según su visión, tienen bien conceptuados a los entrenadores argentinos. Y eso lo favorece.

   “Antes de venir pensaba que nos miraban de lejos, pero nos tienen muy bien catalogados a los entrenadores argentinos, saben que trabajamos”, resaltó.

   A propósito, el paso de Sergio Hernández dejó su marca.

   “Acá fue una revolución grande cuando Oveja vino a Zaragoza y, a la vez, su salida significó un golpe duro, porque todos los argentinos y los entrenadores en particular, vimos que nos abrió una puerta y, después, su salida apagó un poco la luz”, dijo.

Los U18 de Ciudad de Móstoles.

 

   La metodología de enseñanza no varía demasiado respecto de la Argentina, aunque sí en España, de acuerdo con lo que indica Mario, están más limitados en cuanto a disponibilidad de los jugadores.

   “En las menores es un poco más difícil, porque los chicos tienen una carga horaria alta en escolaridad. Hasta los 18 años salen todos los días, menos uno, a las cinco de la tarde. Acomodar las tiras de los entrenamientos se complica y, además, los chicos terminan reventados”, puntualizó. 

   Respecto del nivel, la diferencia se manifiesta en el físico.

   “Acá hay jugadores para hacer dulce (sic); aparecen muchos hijos de africanos que nacen acá en España, con una biomecánica y un físico que no ves en otros lados. Entonces, terminan levantando el nivel de los torneos locales. Comparado con Bahía, donde hay muy buenos jugadores, técnicamente se puede nivelar, pero físicamente no hay comparación, porque en juveniles llegás a tener cuatro chicos de dos metros. Y eso está muy bueno, porque te hace cambiar la forma de entrenar”, señaló.

   Mario ya transitó parte del camino por Chile y sigue rumbeado con el básquetbol por España.

   Es evidente que para este caminante no hay un único camino, sino que se hace camino al andar...

También puede interesarte

   * Iván Ludueña: "Será una experiencia que no voy a olvidarme en mi vida"

   * Cristian Lambrecht se despidió de Bahía y en su equipaje lleva mucho más que un sueño olímpico

   * El bahiense que vive en Phoenix y estuvo en el estadio alentando a Campazzo

   * "No la estoy pasando bien", reconoció el entrenador Andrés Iannamico

   * Lucas Faggiano, 13 horas de vuelo y muchas preguntas a las que le encontró respuestas

   * La noche que Bahía aplaudió, de pie, al visitante que se consagró campeón en el Casanova

   * Víctor Lacerenza, el bahiense elegido para conducir el básquetbol marplatense

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   * Emanuel Sánchez: "Largamente el árbitro superó al jugador"

   * Martín Fernández, el mendocino que se enamoró de Bahía... Basket

   * Juan Andrés García: "Me he amigado demasiado con la soledad"

   * Guillermo Faure, el hombre que siempre estuvo al lado de Yuyo y Manu Ginóbili

   * Schernenco, un apellido que se multiplica en las canchas bahienses

   * "Soñaremos eternamente con la revancha de Lito, Beto y Polo..."

   * Federico Harina y Fabricio Piccinini, unidos por el amor de una misma mujer

   * La despedida de Javier Sánchez: "Ya no siento lo que sentía dirigiendo básquet"

   * "El Mili es como el lado B de Ginóbili", dijo el cineasta que filmó un corto con el exbasquetbolista de Estrella

   * "Preocuparse por las decisiones que no son de uno es perder el tiempo", opinó Sepó Ginóbili

   * Sebastián Giannino sorprendió con su retiro: "Fui feliz dirigiendo"

   * Lucas Marín: "La inconsciencia me ayudó en toda mi carrera"

   * De Lizaso: "No hay día que no piense en Lito o Beto; la verdad, los extraño"

   * "Vuelvo con el plus de haber vivido una situación diferente", reconoció Rodrigo Gerhardt

   Viviana Albizu: "A veces me pregunto por qué..."

   * Germán Beder, aquel pibito de Pacífico que cumplió el sueño al lado de Manu, Scola y Chapu, entre otros

   * Claro y sin vueltas: "Siempre aporté mi tiro y mi caradurez", admitió Federico Elías

   * El mejor torneo de la historia del básquetbol bahiense: Alem campeón y 20 extranjeros

   * "Averigüé si pueden secuestrar al Pollo Morán, pero es imposible", dijo Fernando Lliteras

   * Iriburo y los entrenadores: "No existimos como entidad"

   Tiene 72 años y la llave del club para ir a tirar al aro

   Fefo Ruiz, una noche mágica en el Tomás y los secretos del goleador

   * Leandro Bolmaro, en exclusivo con "La Nueva": "Todavía no caigo, no lo puedo creer"

   * El llanto desconsolado de Marcelo Allende y su desahogo después de pasarla mal

   * Aquel equipazo de Bahía que tuvo un sorpresivo final en Punta Alta

   * Alejandro Ramallo, recuerdos e historias detrás de los 918 partidos

   * Pepe Sánchez eligió un camino que no estaba señalizado

   * El día que el básquetbol bahiense se juntó para apludir a Tatita Laguzzi

   * Néstor García en Bahía: "Los argentinos tenemos que estar muy orgullosos de Pepe Sánchez"

   * Alejandro Navallo: "En la cancha, a veces me convierto en un personaje"

   * Sepo Ginóbili, la paternidad a los 48 años, lo que le exigen en Instituto y la forma de dirigir que se viene

   * Doncho Aleksoski, el yugoslavo que aprendió a jugar en Bahía Blanca

   * Ese inesperado viaje que al Búho Arenas lo metió en un mundo increíble, pero real

   * "Éramos muy malos perdedores", reconoció Jorge Cortondo

   * Carlitos Spaccesi dejó la puerta abierta

   * El costado solidario de Nicolás Paletta viene acompañado de una buena base

   * Javier Sánchez: "Me gusta más el fútbol que el básquet"

   * Joaquín Sánchez: "Sentí miedo; me preguntaba '¿qué me está pasando?'"

   * Alberto Pedro Cabrera, mucho más que el nombre de una Avenida

   * El misterioso amor de Monachesi con el básquetbol

   * Nació en Italia, creció en Bahía y el básquetbol le abrió las puertas de España

   * El partido más corto de la Selección bahiense y la dura sanción a Fruet

   * Se perdió un Juego Olímpico por 50 dólares y después tuvo revancha

   * El cliente que sorprendió a Segal en el kiosco y le puso música a su vida

   * Burkert-Robinson, la gran elección de Pacífico y un embarazo que cambió el destino

   * Ugolini, el mensajero de Villa Mitre, hoy siente alivio por la decisión que tomó

   * Ramallo: "A los 15 años quedé solo y no salí de caño"

   * El triunfo de la selección bahiense que dio la vuelta al mundo

   * La noche que McSweeney, el extranjero de Olimpo, quemó las redes de Pacífico

   * Herman Banegas y sus vivencias detrás del muro de la cárcel

   * El sorpresivo regreso de Pepe Sánchez al básquetbol local

   * Secuelas de la historia de Eddie Roberson Jr. y su padre

   * Dos Ginóbili en cancha, otro en el banco y el menor en la tribuna

   * La furia del clima derrumbó a Estrella y su gente volvió a ponerlo de pie

   * La visita de Chaney a la ciudad y la curiosa historia del video que le llegó de Pepe

   * Revolución cubana en el Casanova, con un uruguayo y un estadounidense defendiendo a Bahía

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias