El tricolor hoy cumple 97 años

Los hinchas de Villa Mitre que aprendieron a combinar la pasión con la razón

14/8/2021 | 06:30 |

Son cinco amigos y un invitado que integran la subcomisión de básquetbol. Se les escapó el ascenso a la Liga Nacional. Hubo varias preguntas y distintas respuestas. 

Juegan en equipo. Héctor Alejandro, Cristian González, Ariel Apilli, Christian González, Alejandro Martínez y Martín Fernández. Fotos: Pablo Presti, archivo-La Nueva, prensa VM y la Ligacontenidos.

 

Por Fernando Rodríguez

Twitter. @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_ 

(Ampliación de la nota publicada en la edición de papel)

 

   Hicieron un alto en sus actividades personales y, como cada día, le destinaron un rato al club.

   Villa Mitre siempre les generó pasión. Y, poco a poco, fueron aprendiendo la función de dirigentes y desarrollando la razón.

   Empezaron como jugadores, ahora son dirigentes y eternamente serán hinchas del tricolor, que hoy está cumpliendo 97 años.

   Son cinco del riñón tricolor (Héctor “Titi” Alejandro, Cristian “Corcho” González, Ariel Apilli, Cristian “Cabezón” González y Alejandro Martínez) más un “invitado” (Martín Fernández). 

   Cristian González, Titi Alejandro, Ariel Apilli, Corcho González, Martín Fernández y Alejandro Martínez, con el fondo del renovado José Martínez.

 

   Entre algunos hacen un culto de la amistad. A veces coinciden, otras no, aunque siempre persiguen el mismo fin: lo mejor para el club. Eso no se negocia, como la confianza plena.

   Una muestra de eso la dio Corcho: “Perdón, tengo que irme. Estoy de acuerdo en todo lo que digan”, aclaró. Y se fue a seguir con sus tareas en la heladería.

   Había diferentes temas para hablar en pasado, presente y futuro, durante una semana particular, en la que cada uno, a su manera, intentó procesar la final perdida frente a Unión.

El doble de Lema a espaldas de Bollo y Unión que resucitó.

 

   Villa Mitre nunca quedó tan cerca de la A. Estuvieron a ocho décimas de forzar un quinto y definitivo juego. Todo indica que el tiempo, que les jugó en contra, a futuro les ayudará a borrar esa imagen del doble de Leonardo Lema que algunos de ellos tienen grabada.

   “Nuestro sueño es jugar Liga Nacional y llegar a ser campeones. Dios quiera que algún día se cumpla…”, confiesa Ariel Apilli, casi redoblando la apuesta.

   El silencio es cómplice de lo que comparte este grupo. Está claro que, lejos de rendirse por un resultado, continuará persiguiendo sus sueños.

   —¿Cuánto los enojó perder la final y cuánto ganaron en tranquilidad por no haber ascendido? ¿Ya lo procesaron?

  Titi: -Y… No fue fácil. Cada uno lo fue procesando como pudo.

   Apilli: -Nosotros siempre lo dijimos: si nos toca ascender vamos a jugar. Y es más, queremos llegar. La sensación es de bronca, porque creo que los jugadores se merecían un quinto partido. Y si llegábamos, ganábamos. Pero bueno… Ahora, si viene la AdC y nos invita, se analizará.

José Gutiérrez y el trofeo de campeón de conferencia, que le entregó Fabián Borro.

 

  —¿Qué analizaban a medida que se acercaba la posibilidad real del ascenso?

   Apilli: -Pensábamos a quién íbamos a traer. Siempre fuimos conscientes de lo que podemos hacer y lo que podemos dar.

   Titi: -Más que nada evaluábamos si teníamos que jugar Liga de Desarrollo, además del torneo local… Cómo íbamos a hacer todo lo que fuera diferente a lo que venimos acostumbrados con la Liga Argentina.

   —¿Estaban en condiciones de afrontar el salto económico?

   Titi: -En su momento hablamos con dirigentes de equipos que estuvieron en Liga, el caso de Quilmes, y la medida para jugar la Liga Nacional es tres veces más de lo que se gasta en la Liga Argentina.

   —¿Y?

   Titi: -Si nos manejamos por nuestros números, no sería una locura. Sí está claro que si ascendíamos en la cancha íbamos a jugar.

   —Jugaron un Provincial, Federales y quedaron a las puertas del ascenso a la A. ¿Cuánto tiempo más pueden soportar sin dar el salto?

   Titi: -¡Qué preguntita! Je. Hubiese sido decepcionante perder en el primer playoffs. Terminar segundos es un orgullo. Fue terrible lo que hicieron estos chicos. Ahora, ¿hay calentura? ¡Sí, claro!

Varios frentes

    Ellos seis conforman la subcomisión de básquetbol, que tiene en el radar desde escuelita a Liga Argentina, con un total de aproximadamente 230 jugadores.

   —¿Demanda más el básquet menor o el plantel profesional?

   González: -Por cantidad sería más el básquet menor. Por atención, profesionalismo y lo que se juega, el básquet profesional demanda mucho.

   —¿El básquet profesional les hace desviar la atención de lo local?

   Martínez: -El viernes vimos el partido en Buenos Aires y el sábado a las ocho de la noche estábamos mirando acá los cadetes B…

   Titi: -Cuando recién arrancamos estábamos más cerca de todas las categorías, ahora hay un administrativo, un secretario de deportes del club, una persona que coordina… Hace 15 años nos preocupábamos hasta de quién iba de planillero o relojero. Lo mismo sucede en la Liga: está (Martín) Martinese en el día a día y lo que nos va comunicando lo resolvemos.

   —¿Se puede aplicar algo a nivel profesional de lo que fueron aprendiendo en el básquetbol local?

   Martínez: -Creo que nos sirvió. También el año en el Provincial o los cuatro en el Federal. Es el paso a paso. Vamos aprendiendo, porque somos hinchas y amigos, pero dirigente te hacés de a poco.

   González: -Hoy creo que somos más dirigentes que hinchas.

   —¿Aprendieron que deben dar el ejemplo o la función que cumplen los hace estar más fríos?

   Apilli: -Es el camino recorrido. A medida que crecimos en edad nos fuimos haciendo como dirigentes. Todos tenemos a Villa Mitre adentro, pero debemos dar el ejemplo como dirigentes. Eso te lo dan los años. La conducta y la forma de llevar a Villa Mitre no cambió, lo que sí el tiempo nos fue haciendo dirigentes.

   González: -Empezás a ver otras cosas.

   Titi: -En 2003/2004 cuando empezamos, lo único que pensábamos era en ser campeones. Cuando entendimos que por ahí no era el camino y pensamos en la infraestructura y en armar un equipo competitivo, en 2008 salimos campeones, sin querer queriendo. El campeonato dura dos días de festejos y la infraestructura queda de por vida.

   Apilli: -En 2007 hicimos un gran esfuerzo económico para ser campeones y nos quedamos en semifinales. En 2008 nos planteamos poner el parquet, jugar con los pibes y sumar algún refuerzo. Trajimos a Sebastián Acosta, que se había ido al descenso, a (Carlos Andrés) Genoud, que había pasado de Bahiense a Velocidad y al Flaco Banegas, que era uno de los grandes más importantes. Y terminamos siendo campeones.

   —Eso trasladado a esta temporada de Liga Argentina, conformando un plantel con jugadores del ámbito local y llegando a la final, ¿los alienta a dar un paso más para buscar el ascenso?

   Titi: -Sabemos lo que nos faltó este año, como un Sub 23…

   —¿Lo que les faltó no lo reforzaron porque era impensado llegar a una final?

   Titi: -Es real lo que contó Lichi (De Tomasi, el DT: “En el cuarto entrenamiento me di cuenta que podíamos lograr algo importante; todos me miraron”, dijo en La Nueva). 

   Apilli: -El año pasado tuvimos una buena temporada y nos daban como candidatos de la zona Sur. Pero vino la pandemia. En nuestra cabeza estaba llegar a una instancia importante, pero, en mi caso, no lo firmaba en ningún lado. Se fue (Franco) Pennacchiotti, es decir, 25 puntos y llegó (Javier) Bollo, un obrero, más (Leandro) Cecchi.  Armamos el equipo netamente bahiense, como fue siempre nuestra filosofía. Hoy sabemos lo que nos faltó. Veremos si está al alcance para la próxima temporada. La consigna de Villa Mitre es que sea el equipo de la ciudad.

   —Es lo ideal y la mayoría lo intentó en Bahía, pero cuesta sostenerlo en el tiempo, sobre todo, a medida que subís de categoría.

   Titi: -La realidad de Villa Mitre es que los jugadores están haciendo un gran esfuerzo, se armó un muy buen grupo, pero tienen su laburo particular. Entonces, en algún momento tendrán que decidir, lo mismo que nosotros como dirigentes, saber hacia dónde apuntamos. La idea es seguir mirando en Bahía y si no vemos lo que queremos, tendremos que salir a buscar.

   —¿Cómo manejan la ansiedad para mantener los pies en la tierra?

   Titi: -Es fácil: si alguno quiere traer un extranjero o algún refuerzo que el resto no contempla, lo miramos y le preguntamos, “¿tenés la plata…?

   Apilli: -Este equipo de Unión que ascendió, hace un mes contrató tres jugadores...

   —A eso me refería, a tener claro lo que se busca y la inversión que significa.

   Apilli: -Nosotros, hoy por hoy no lo haríamos.

   Martínez: -Para nosotros las obras están ante todo y, además, nunca endeudaríamos al club.

   —No serían los primeros a los que la ansiedad los hiciera salirse de su eje y apostar en grande...

   Titi: -Hubo dos jugadores que ya me llamaron aclarándome que si es la intención mantenerlos, quieren seguir arriba, porque se quedaron con la sangre en el ojo. Después lo veremos con el técnico y si la parte económica lo permite.

El plantel de la temporada 2020-21.

 

   —¿Cómo funciona la economía de Villa Mitre básquet para tener un equipo profesional?

   González: -Los recursos los genera el básquet. No le llevamos la responsabilidad al club. En lo institucional somos un eslabón más de la institución.

   Titi: -Está balanceado. La publicidad la consigue el básquet. Cuando hay déficit, como significó permanecer 16 días en Viedma, ahí tenés el respaldo de la estructura administrativa y contable, que nos permite sacar el flujo, a devolución. 

   Apilli: -Por eso cuando hablamos de Villa Mitre básquet, es Villa Mitre básquet institución. Porque tenemos el respaldo cien por ciento.

   —¿Cuánto los podrá alivianar poder jugar acá en el José Martínez?

   González: -Vamos a jugar acá y a organizar alguna burbuja también en la próxima temporada. Se va a jugar un mix, los rivales más lejanos van a hacerlo en sedes y los cercanos, de local y visitante. En playoffs jugará cada uno en su cancha.

   Apilli: -Inclusive, se van a poder fusionar la sedes, por ejemplo, nosotros jugar tres partidos en Bahía Basket y otros tres acá.  Villa Mitre está abierto a organizar.

   —Vos (Martín Fernández) sos el más nuevo del grupo y no naciste en Villa Mitre. ¿Cómo llegaste?

   —Yo soy de White, en un viaje conocí a Corcho (González), empecé a venir a los partidos y me sedujo la locura que se vive acá, que no se ve en ningún otro club.

   —¿Cómo lo ves sin el fanatismo de ellos?

   —Lo que pasa que te volvés fanático. Lo que dije fue: puedo aportar desde otro lado, porque a veces hablan de temas que uno desconoce. Por eso escucho y acompaño. Eso sí, cuando uno compara con el básquet que vio de chico en los ’90, se da cuenta que Villa Mitre está cerca de llegar a ese nivel. Lo que hicieron los jugadores fue asombroso.

   —¿Generalmente coinciden en las decisiones?

   Martínez: -Si no nos ponemos de acuerdo votamos y, más allá de que no siempre se decide lo que uno pretende, una vez definido vamos todos para el mismo lado. El club está ante todo.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   —¿Cómo dirigentes intentan fomentar la educación deportiva y a la mucha gente que generalmente los sigue hacerle entender la importancia del comportamiento más allá del aliento?

   Titi: -Comparto lo que decís. Tratamos de educar, en este caso desde el básquet. Hay algunos que absorben lo que se pretende ser y otros que no logran entenderlo. El que no lo entiende, debe quedar afuera de la estructura educativa y todo lo que puede brindar Villa Mitre. A veces se puede y otras no es tan fácil. Te cito un caso reciente: a Viedma querían viajar 300 o 400. Se les explicó que era sin público y lo entendieron. Cuando volvamos a la cancha, seguiremos reforzando en este tema.

   Volver a la cancha para Villa Mitre significará regresar a su hogar, al José Martínez, el mismo lugar donde los dirigentes decidieron invertir y tenerlo a la altura de las exigencias reglamentarias.

   Esto sería igual a seguir consolidando la estructura de base para continuar construyendo sus sueños, esos que día a día movilizan a los seis integrantes de la subcomisión de básquetbol.

Puede interesarte

   * En el cuarto entrenamiento, Lichi De Tomasi sintió algo inexplicable

   * Federico Harina, quebrado, pero de pie

   * Raúl Chaves: "Al deportista en un Juego Olímpico le aflora el amateurismo, creo que se humaniza"

   * Villa Mitre, el festejo inaugural ante Olimpo, y el deseo de volver al José Martínez

   * Beto Cabrera, Richotti, Néstor García, Espil y Montenegro juntos, ¿alguien más?

   * Algo que parecía imposible: Argentina le ganó a Estados Unidos, 74 a 70

   * Roberto Ojunián, creció al lado de las figuras y hasta le ganó al campeón del Mundo

   * El récord de Fefo Facetti parece imposible que alguien pueda superarlo

   * Visita inesperada y cargada de emotividad en Alem: "¿Sos Cirilo García?"

   * "Hay muchos entrenadores en Bahía que necesitan salir de esa burbuja en busca de otras opciones"

   * Iván Ludueña: "Será una experiencia que no voy a olvidarme en mi vida"

   * Cristian Lambrecht se despidió de Bahía y en su equipaje lleva mucho más que un sueño olímpico

   * El bahiense que vive en Phoenix y estuvo en el estadio alentando a Campazzo

   * "No la estoy pasando bien", reconoció el entrenador Andrés Iannamico

   * Lucas Faggiano, 13 horas de vuelo y muchas preguntas a las que le encontró respuestas

   * La noche que Bahía aplaudió, de pie, al visitante que se consagró campeón en el Casanova

   * Víctor Lacerenza, el bahiense elegido para conducir el básquetbol marplatense

   * Emanuel Sánchez: "Largamente el árbitro superó al jugador"

   * Martín Fernández, el mendocino que se enamoró de Bahía... Basket

   * Juan Andrés García: "Me he amigado demasiado con la soledad"

   * Guillermo Faure, el hombre que siempre estuvo al lado de Yuyo y Manu Ginóbili

   * Schernenco, un apellido que se multiplica en las canchas bahienses

   * "Soñaremos eternamente con la revancha de Lito, Beto y Polo..."

   * Federico Harina y Fabricio Piccinini, unidos por el amor de una misma mujer

   * La despedida de Javier Sánchez: "Ya no siento lo que sentía dirigiendo básquet"

   * "El Mili es como el lado B de Ginóbili", dijo el cineasta que filmó un corto con el exbasquetbolista de Estrella

   * "Preocuparse por las decisiones que no son de uno es perder el tiempo", opinó Sepó Ginóbili

   * Sebastián Giannino sorprendió con su retiro: "Fui feliz dirigiendo"

   * Lucas Marín: "La inconsciencia me ayudó en toda mi carrera"

   * De Lizaso: "No hay día que no piense en Lito o Beto; la verdad, los extraño"

   * "Vuelvo con el plus de haber vivido una situación diferente", reconoció Rodrigo Gerhardt

   Viviana Albizu: "A veces me pregunto por qué..."

   * Germán Beder, aquel pibito de Pacífico que cumplió el sueño al lado de Manu, Scola y Chapu, entre otros

   * Claro y sin vueltas: "Siempre aporté mi tiro y mi caradurez", admitió Federico Elías

   * El mejor torneo de la historia del básquetbol bahiense: Alem campeón y 20 extranjeros

   * "Averigüé si pueden secuestrar al Pollo Morán, pero es imposible", dijo Fernando Lliteras

   * Iriburo y los entrenadores: "No existimos como entidad"

   Tiene 72 años y la llave del club para ir a tirar al aro

   Fefo Ruiz, una noche mágica en el Tomás y los secretos del goleador

   * Leandro Bolmaro, en exclusivo con "La Nueva": "Todavía no caigo, no lo puedo creer"

   * El llanto desconsolado de Marcelo Allende y su desahogo después de pasarla mal

   * Aquel equipazo de Bahía que tuvo un sorpresivo final en Punta Alta

   * Alejandro Ramallo, recuerdos e historias detrás de los 918 partidos

   * Pepe Sánchez eligió un camino que no estaba señalizado

   * El día que el básquetbol bahiense se juntó para aplaudir a Tatita Laguzzi

   * Néstor García en Bahía: "Los argentinos tenemos que estar muy orgullosos de Pepe Sánchez"

   * Alejandro Navallo: "En la cancha, a veces me convierto en un personaje"

   * Sepo Ginóbili, la paternidad a los 48 años, lo que le exigen en Instituto y la forma de dirigir que se viene

   * Doncho Aleksoski, el yugoslavo que aprendió a jugar en Bahía Blanca

   * Ese inesperado viaje que al Búho Arenas lo metió en un mundo increíble, pero real

   * "Éramos muy malos perdedores", reconoció Jorge Cortondo

   * Carlitos Spaccesi dejó la puerta abierta

   * El costado solidario de Nicolás Paletta viene acompañado de una buena base

   * Javier Sánchez: "Me gusta más el fútbol que el básquet"

   * Joaquín Sánchez: "Sentí miedo; me preguntaba '¿qué me está pasando?'"

   * Alberto Pedro Cabrera, mucho más que el nombre de una Avenida

   * El misterioso amor de Monachesi con el básquetbol

   * Nació en Italia, creció en Bahía y el básquetbol le abrió las puertas de España

   * El partido más corto de la Selección bahiense y la dura sanción a Fruet

   * Se perdió un Juego Olímpico por 50 dólares y después tuvo revancha

   * El cliente que sorprendió a Segal en el kiosco y le puso música a su vida

   * Burkert-Robinson, la gran elección de Pacífico y un embarazo que cambió el destino

   * Ugolini, el mensajero de Villa Mitre, hoy siente alivio por la decisión que tomó

   * Ramallo: "A los 15 años quedé solo y no salí de caño"

   * La noche que McSweeney, el extranjero de Olimpo, quemó las redes de Pacífico

   * Herman Banegas y sus vivencias detrás del muro de la cárcel

   * El sorpresivo regreso de Pepe Sánchez al básquetbol local

   * Secuelas de la historia de Eddie Roberson Jr. y su padre

   * Dos Ginóbili en cancha, otro en el banco y el menor en la tribuna

   * La furia del clima derrumbó a Estrella y su gente volvió a ponerlo de pie

   * La visita de Chaney a la ciudad y la curiosa historia del video que le llegó de Pepe

   * Revolución cubana en el Casanova, con un uruguayo y un estadounidense defendiendo a Bahía

   

 

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias