Entrena en el Dow Center

Josefina Torruella: "Me quedaría a vivir acá, porque para un deportista esto es Disney"

21/8/2021 | 06:30 |

Eligió el básquetbol como medio de vida y transitó un camino diferente al tradicional. Cuenta lo bueno y lo malo de eso. Su futuro esta en Italia.

Plena de felicidad. Josefina, abrazada por la DT Laura Cors. El DT Martín Luis, comparte el momento. Fotos: Rodrigo García-La Nueva y archivo-

 

Por Fernando Rodríguez

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

(Nota publicada en la edición impresa)

 

   Final de la jornada y jugadores que se esparcen por el parquet como cuando se pisa un hormiguero. Algunos optan por el descanso, otros continúan en el gimnasio mientras, de fondo suena, al palo, Costumbres Argentinas, de Los Abuelos de la Nada. El Dow Center está lleno de vida. 

   “¡Este lugar te potencia…! No solamente desde lo deportivo; hay otros aspectos como estudios de juego, o un montón de hábitos y percepción sobre nosotros y nuestro cuerpo, lo cual también es sumamente importante para trasladarlo a la cancha. Eso es increíble”, cuenta Josefina Torruella.

Yanina le marcó el camino a Jose.

 

   Aquella nena que con dos años ya andaba esquivando sillas con la pelota mientras seguía los pasos de Yanina, su hermana mayor quien también fue basquetbolista y llegó a jugar en España, hoy, cerca de cumplir 22, tiene un largo camino recorrido: Argentino, El Nacional y Barracas, todos de nuestra ciudad.

   A los 12 años empezó a viajar a Buenos Aires para jugar en Temperley, primero, y Centro Galicia, después. Hasta que, a los 17 se despegó de la familia, disputando con Peñarol la primera Liga Nacional.

   Siguió en Ameghino (Villa María), Universidad Austral de Valdivia (Chile), Salerno (Italia) y CB Almería (España).

   Todo esto, sumado a cuatro torneos internacionales con la camiseta argentina.

   —¿Qué ganaste y perdiste apostando todo al básquetbol?

   —Ganás en cómo ver la vida. A la vez, se van perdiendo amistades, salidas... No es fácil ver a todos tus amigos haciendo una vida más acorde a la edad. Mis papás no me dejaron ir de Bahía siendo más chica para que terminara la secundaria. De todas formas, pasaba mucho tiempo afuera. El último año se me complicó porque me había ido a Peñarol y terminé haciéndolo libre. 

   —No deja de ser una elección, aunque tomada a una edad que puede confundirte.

   —Y... Necesitás gente que te acompañe en la elección. Mi familia siempre estuvo detrás de mí.

   Sus padres, Marcelo y Silvia, junto a sus hermanos Yanina (32), Nico (29) y Camila (16) fueron testigos de su desarrollo. Hoy la acompañan en sus sueños.

   A Josefina se la ve feliz. Su presente la inspira, su futuro la ilusiona. A principios de septiembre viajará a Italia para jugar por Basket 2000 Senigallia, de la Lega B.

   —¿Cuánto te está ayudando la preparación con Bahía Basket?

   —Te diría que es una preparación mental, motivacional, todo... Te vas con una rutina y un hábito de trabajo que fuiste incorporando en el día a día.

   —El objetivo inmediato pasa por volver a jugar. ¿Y a futuro?

   —Mi idea es volver a competir. Tuve mucho tiempo parada por la segunda lesión. En España no sumé la cantidad de minutos que necesitaba y cuando me recuperé empezó la pandemia. Ahora, si fuera por mí, me quedaría a vivir acá, porque para un deportista esto (el Dow) es Disney.

   —Y por qué no pensar algún día en volver para quedarte a jugar, digo por cómo se va encaminando el femenino...

   —Ese sería el objetivo final.

   En ese ir y venir en el tiempo, Jose retrocede y se detiene en su ingreso al Colegio Ciclo Básico, acaso, un momento en el que reafirmó lo que perseguía.

   “Me tocó el turno tarde, no me permitieron pasarme a la mañana y me cambié. Mi objetivo -dijo- era otro, aunque seguía estudiando. Igual, muchos me decían: 'Está bien, te gusta el básquet, entrenás, ¿pero hasta dónde querés llegar, si sos mina?'”.

   —¿Notás que fue cambiando esa mirada?

   —Cambió la mirada a partir de la difusión que existe por las que van llegando.

   —¿La elección en el draft de la WNBA de Flor Chagas abrirá puertas?

   —La realidad del básquet femenino en la Argentina no es lo de Flor. Ella tuvo que irse desde muy chica, pero sí nos motiva a todas a saber que, a pesar de la precariedad, una llegó, lo cual te predispone mejor. Cambiar la mentalidad te hace ver todo de otra manera.

   —¿En qué notás cuando jugás con el femenino que estuviste entrenando con hombres?

   —En la diferencia física, de velocidad, altura… La diferencia física de a poco se está acortando, porque desde que somos chicos entrenamos diferente y en la medida que se iguale nos ayudará a tener mayores capacidades físicas. Al exigirte tanto para tratar de nivelar a los hombres, cuando vas a competir con chicas queda demostrado la intensidad que hubo que ponerle para igualarlos.

   —¿La diferencia a veces nace desde adentro?

   —Acá en Bahía Basket exigen a todos por igual, pero en general, a los entrenadores una misma tiene que pedirles que exijan, no porque seamos mujeres no podemos llegar o correr. De todas maneras, al tener que pelear el horario de cancha, que te den bola y demás, cuando entrenás no regalás nada. En ese sentido me animo a decir que el tiempo se valora mucho más en el femenino.

   —Cuando armaste por primera vez el bolso era casi una aventura. ¿Hoy es un estilo de vida?

   —El objetivo siempre fue ser profesional, consciente de que en la Argentina es difícil porque se está en desarrollo. Y las lesiones me trabaron, pero es a lo que apunto. A veces es un sacrificio muy grande.

   —¿Qué es sacrificio en una chica de 20 años?

   —El tener que dejar la vida que armás en un lugar y, en cierto punto, no la tenés más. El femenino lo sufre más, porque son contratos cortos y te impide establecerte y desarrollar otra actividad. A una le gusta, pero termina siendo una profesión. También, la natural inestabilidad del deportista se agudiza en el femenino y, en mi caso, haberme lesionado la profundizó.

   —¿Ya te olvidaste de las lesiones?

   —Sí, estoy perfecta. De todas maneras, es algo que no te olvidás nunca. Tengo una rutina de entrenamiento y tuve que modificar bastante la preparación, por eso, si bien no pienso más en la lesión, incorporé hábitos diferentes.

   —¿Qué tenés para dar hoy como jugadora?

   —Más que nada lo aprendido acá, je. Voy a tratar de volver a jugar, de entrar a la cancha, de aportar gol como base o ayuda. Obviamente voy a tener un período de adaptación.

   —¿Qué parte cuesta más durante el período de adaptación?

   —Cada entrenador es diferente y hay que adaptarse a eso, a las compañeras... Lleva un tiempo.

   —¿Tenés novio?

   —No.

   —¿Es parte de estos sacrificios que decís?

   —Tuve novio mucho tiempo, pero es difícil. A mí la distancia no me genera un problema, entonces cuando empecé una relación dejé en claro cómo eran las cosas. Difícil es encontrar una persona que te banque y también es difícil sostener esa dinámica cuando la encontrás. Me ha pasado que me llamaran de un club y decir: “Me voy en tres días”.

   —El bolso siempre está armado.

   —Sí, je. Y eso, imaginate que si se complica para mantener las amistades, peor con una relación.

   La pasión de Josefina por el básquetbol la llevará nuevamente a Italia, allí, donde ya recuperada y mejor preparada, intentará reconquistar su juego.

Puede interesarte

   * Los hinchas de Villa Mitre que aprendieron a combinar la pasión con la razón

   * En el cuarto entrenamiento, Lichi De Tomasi sintió algo inexplicable

   * Federico Harina, quebrado, pero de pie

   * Raúl Chaves: "Al deportista en un Juego Olímpico le aflora el amateurismo, creo que se humaniza"

   * Villa Mitre, el festejo inaugural ante Olimpo, y el deseo de volver al José Martínez

   * Beto Cabrera, Richotti, Néstor García, Espil y Montenegro juntos, ¿alguien más?

   * Algo que parecía imposible: Argentina le ganó a Estados Unidos, 74 a 70

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   * Roberto Ojunián, creció al lado de las figuras y hasta le ganó al campeón del Mundo

   * El récord de Fefo Facetti parece imposible que alguien pueda superarlo

   * Visita inesperada y cargada de emotividad en Alem: "¿Sos Cirilo García?"

   * "Hay muchos entrenadores en Bahía que necesitan salir de esa burbuja en busca de otras opciones"

   * Iván Ludueña: "Será una experiencia que no voy a olvidarme en mi vida"

   * Cristian Lambrecht se despidió de Bahía y en su equipaje lleva mucho más que un sueño olímpico

   * El bahiense que vive en Phoenix y estuvo en el estadio alentando a Campazzo

   * "No la estoy pasando bien", reconoció el entrenador Andrés Iannamico

   * Lucas Faggiano, 13 horas de vuelo y muchas preguntas a las que le encontró respuestas

   * La noche que Bahía aplaudió, de pie, al visitante que se consagró campeón en el Casanova

   * Víctor Lacerenza, el bahiense elegido para conducir el básquetbol marplatense

   * Emanuel Sánchez: "Largamente el árbitro superó al jugador"

   * Martín Fernández, el mendocino que se enamoró de Bahía... Basket

   * Juan Andrés García: "Me he amigado demasiado con la soledad"

   * Guillermo Faure, el hombre que siempre estuvo al lado de Yuyo y Manu Ginóbili

   * Schernenco, un apellido que se multiplica en las canchas bahienses

   * "Soñaremos eternamente con la revancha de Lito, Beto y Polo..."

   * Federico Harina y Fabricio Piccinini, unidos por el amor de una misma mujer

   * La despedida de Javier Sánchez: "Ya no siento lo que sentía dirigiendo básquet"

   * "El Mili es como el lado B de Ginóbili", dijo el cineasta que filmó un corto con el exbasquetbolista de Estrella

   * "Preocuparse por las decisiones que no son de uno es perder el tiempo", opinó Sepó Ginóbili

   * Sebastián Giannino sorprendió con su retiro: "Fui feliz dirigiendo"

   * Lucas Marín: "La inconsciencia me ayudó en toda mi carrera"

   * De Lizaso: "No hay día que no piense en Lito o Beto; la verdad, los extraño"

   * "Vuelvo con el plus de haber vivido una situación diferente", reconoció Rodrigo Gerhardt

   Viviana Albizu: "A veces me pregunto por qué..."

   * Germán Beder, aquel pibito de Pacífico que cumplió el sueño al lado de Manu, Scola y Chapu, entre otros

   * Claro y sin vueltas: "Siempre aporté mi tiro y mi caradurez", admitió Federico Elías

   * El mejor torneo de la historia del básquetbol bahiense: Alem campeón y 20 extranjeros

   * "Averigüé si pueden secuestrar al Pollo Morán, pero es imposible", dijo Fernando Lliteras

   * Iriburo y los entrenadores: "No existimos como entidad"

   Tiene 72 años y la llave del club para ir a tirar al aro

   Fefo Ruiz, una noche mágica en el Tomás y los secretos del goleador

   * Leandro Bolmaro, en exclusivo con "La Nueva": "Todavía no caigo, no lo puedo creer"

   * El llanto desconsolado de Marcelo Allende y su desahogo después de pasarla mal

   * Aquel equipazo de Bahía que tuvo un sorpresivo final en Punta Alta

   * Alejandro Ramallo, recuerdos e historias detrás de los 918 partidos

   * Pepe Sánchez eligió un camino que no estaba señalizado

   * El día que el básquetbol bahiense se juntó para aplaudir a Tatita Laguzzi

   * Néstor García en Bahía: "Los argentinos tenemos que estar muy orgullosos de Pepe Sánchez"

   * Alejandro Navallo: "En la cancha, a veces me convierto en un personaje"

   * Sepo Ginóbili, la paternidad a los 48 años, lo que le exigen en Instituto y la forma de dirigir que se viene

   * Doncho Aleksoski, el yugoslavo que aprendió a jugar en Bahía Blanca

   * Ese inesperado viaje que al Búho Arenas lo metió en un mundo increíble, pero real

   * "Éramos muy malos perdedores", reconoció Jorge Cortondo

   * Carlitos Spaccesi dejó la puerta abierta

   * El costado solidario de Nicolás Paletta viene acompañado de una buena base

   * Javier Sánchez: "Me gusta más el fútbol que el básquet"

   * Joaquín Sánchez: "Sentí miedo; me preguntaba '¿qué me está pasando?'"

   * Alberto Pedro Cabrera, mucho más que el nombre de una Avenida

   * El misterioso amor de Monachesi con el básquetbol

   * Nació en Italia, creció en Bahía y el básquetbol le abrió las puertas de España

   * El partido más corto de la Selección bahiense y la dura sanción a Fruet

   * Se perdió un Juego Olímpico por 50 dólares y después tuvo revancha

   * El cliente que sorprendió a Segal en el kiosco y le puso música a su vida

   * Burkert-Robinson, la gran elección de Pacífico y un embarazo que cambió el destino

   * Ugolini, el mensajero de Villa Mitre, hoy siente alivio por la decisión que tomó

   * Ramallo: "A los 15 años quedé solo y no salí de caño"

   * La noche que McSweeney, el extranjero de Olimpo, quemó las redes de Pacífico

   * Herman Banegas y sus vivencias detrás del muro de la cárcel

   * El sorpresivo regreso de Pepe Sánchez al básquetbol local

   * Secuelas de la historia de Eddie Roberson Jr. y su padre

   * Dos Ginóbili en cancha, otro en el banco y el menor en la tribuna

   * La furia del clima derrumbó a Estrella y su gente volvió a ponerlo de pie

   * La visita de Chaney a la ciudad y la curiosa historia del video que le llegó de Pepe

   * Revolución cubana en el Casanova, con un uruguayo y un estadounidense defendiendo a Bahía

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias