Un crimen y sus derivaciones

El abogado Rossi y su vínculo con la droga: hoy en el Patagonia, ayer en el Palihue

20/9/2021 | 11:49 |

El sospechoso, aprehendido por el homicidio de Juan Romero Miranda, tiene vínculos de larga data con el transporte y la distribución narco en nuestra ciudad.

 

El abogado Rossi, cuando era detenido en 2006. Fotos: archivo La Nueva.

   No es nueva la relación entre Fabián Guillermo Rossi y el narcotráfico en nuestra ciudad.

   Hoy detenido por el homicidio de "El Mendocino" Juan Ramón Romero Miranda, el abogado de 58 años -matriculado en el Colegio de San Isidro- vivía en Hueque 90, del barrio Patagonia, desde donde creen que aún hoy mantenía vínculos con el negocio ilegal de la droga.

   En esa vivienda se lo atrapó el viernes, junto a Juan Manuel Mejuto, tras un procedimiento policial que incluyó una persecución y tiros, con un chico de 13 años -ajeno a la escena- herido de bala.

   El 16 de marzo de 2006, a las 3.20 y en medio de una copiosa lluvia, Rossi fue interceptado en la ruta 51, a la altura del acceso a Cabildo, cuando se movilizaba hacia Bahía en un Chevrolet Corsa Wind, en cuyo asiento trasero traía una cartera con cuatro envoltorios con cinta de embalar: un kilo de "tizas" de cocaína de máxima pureza.

   También se secuestraron varios sellos y recetarios médicos en blanco, que podrían emplearse para la obtención de los medicamentos utilizados en el fraccionamiento de la droga.

   Se lo venía investigando desde hacía rato. Se creía que desde varios años antes viajaba cada 20 o 30 días a la Capital en busca de la mercancía.

"Lo esperaban con asado" 

   Para ese tiempo no "paraba" en el Patagonia, sino en el barrio Palihue.

   Tras su detención se allanó una vivienda ubicada en la zona de Cruz del Sur y Jacksonville, donde supuestamente trasladaba la droga para luego repartirla a los punteros que la distribuían en la ciudad.

   "Se pudo establecer que viajaba periódicamente hacia una villa, creo que la Zavaleta (hoy la más grande de Buenos Aires, ubicada entre Nueva Pompeya y Barracas) y venía con la cocaína hasta el chalet del Palihue, donde lo esperaban los punteros con un asado", recordó en las últimas horas un investigador.


   En esa época ya se lo sindicaba como "un pez gordo", porque tendría ganancias por viaje que, a valor de hoy, rondarían el millón de pesos.

   Se especulaba -como se sospecha en la actualidad- con cierta connivencia de un sector de la fuerza de seguridad para que pudiera desarrollar semejante logística.

   Y también se decía que cambiaba de celular cada 10 o 15 días y que la vivienda del Palihue era centro de "fiestas, encuentros y visitas", tal como ahora sucedía, al parecer, en el Patagonia.

   Un año después de aquel procedimiento carretero fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Bahía Blanca. 

   Recibió 4 años de prisión, por transporte de estupefacientes, pese a que la fiscalía había pedido 7. ¿El motivo? Se acogió a la figura del "arrepentido" y, supuestamente, aportó datos para investigar a sus proveedores, aunque de esa causa nunca más se tuvieron noticias.

En la misma cuadra

   Un dato llamativo, por coincidencia, es que en 2006, una semana después de la captura de Rossi en la ruta 51, cayó un supuesto "dealer" de su organización: Sergio Fabián Alessi, a quien apodaban "El Siberiano".

   Alessi fue detenido en Pilmayquén y Yapeyú cuando se movilizaba en un remís, con más de 30 gramos de cocaína y 20 de marihuana fraccionados en dosis para su presunta entrega.

   Se estableció en ese momento que, junto con una mujer, habría usurpado una vivienda, curiosamente en la primera cuadra de Hueque, pero que no es la que actualmente ocupaba Rossi sino otra que estaba deshabitada y que también se utilizaría por esos tiempos como centro de reunión ilegal.

   De hecho, tras la detención de Alessi se allanó ese domicilio -de donde había salido para abordar el coche de alquiler- y se encontró una caja de zapatos con documentos, tarjetas de crédito y un pasaporte, todo de otras personas y algunos adulterados.

   Tanto Rossi como Mejuto continúan alojados en los calabozos de la DDI local.

   El fiscal Jorge Viego pidió que se convierta en detención la aprehensión de ambos y esa medida la resolvió por la tarde la jueza de Garantías Marisa Promé.

   En un principio también había sido aprehendido Facundo Burriel -estaba con ellos en el Volkswagen Up con el cual fugaron- aunque se descartó en principio que tuviera relación con el crimen y solo se le imputó una desobediencia.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias