Básquetbol.

"No era una obligación ganar, usamos el torneo para seguir desarrollándonos"

Tras un mesurado festejo, Federico Elías puso en palabras lo que significó para Bahía Basket haberse quedado con el torneo local de segunda división.

Por Mauro Giovannini / mgiovannini@lanueva.com

   Menos de nueve meses le llevó a Bahía Basket transitar el camino de la segunda división del básquetbol local.

   Desde el 2020, su nombre pasará a engalanar la nómina de equipos de Primera, al consumarse anoche su ascenso.

   El equipo conducido por Martín Luis se hizo con las finales del certamen, al vencer a Argentino por 83 a 54 y adueñarse de la serie 3-1.

   "No era una obligación ganar, usamos el torneo para seguir desarrollándonos, para sumar minutos, para cuando uno estaba medio flojo de otra competencia venir y sumar rodaje, sumar confianza. Principalmente fue eso el torneo para nosotros", contó Federico Elías.

   Allá a lo lejos quedó el debut ante Comercial, en el Polideportivo Norte, el último 29 de marzo.

   Transcurrieron 33 partidos, con apenas dos derrotas: ambas ante el Celeste.

   La primera ocurrió en plena fase regular y sorprendió a propios y extraños. Ese 94-90 hizo retocar la frase trillada pero real "con Bahía Basket es imposible", emergiendo la nueva "con Bahía Basket es... casi imposible".

   Porque de ahí en más, la franquicia de Pepe Sánchez enumeró victoria tras victoria hasta adueñarse del número uno en la temporada (23-1).

   Así, salteó la reclasificación y se topó con Ateneo en cuartos de final, superándolo 2-0.

   Las semis le dieron el primer dolor de cabeza. Sportivo le jugó duro el primer punto, hizo un gran desgaste, ganó el 1C, alcanzó a liderar en varios pasajes del 2C y llegó a ponerse 100-96 abajo a 1m18 del cierre. Pero...

   Con el 3-0 consumado ante el tricolor, las finales le depararían a Bahía -en medio de una seguidilla de partidos de Liga Nacional y Liga de Desarrollo- a Argentino. Sí, el único que le había torcido el brazo en el año.

   El primer juego sirvió para dejar en claro que a Bahía Basket no le iba a ser fácil quedarse con el título.

   Pero desde el segundo, el sentimiento de los jugadores del Celeste contagió al público, que fantaseó con otro desenlace.

   Con todo resuelto, podemos decir -sin objeciones- que el tercer juego fue determinante.

   Argentino lo pudo ganar en el tiempo regular, pero lo dejó escapar y lo perdió en el suplementario.

   Fue, entonces, la última ficha de Argentino.

   Anoche, con la batería baja y la desilusión a cuestas, el equipo de Matías Ramírez llevó el partido prolijamente hasta el cierre del 1C.

   Anotar solo tres puntos en los primeros 8m30 del 2C fue el prólogo a un segundo tiempo dispar.

   En verdad, una síntesis de lo que Bahía Basket significó para la categoría: defensa asfixiante, contra ataques, show de volcadas y -si bien tiró y metió menos de lo habitual- danza de triples.

   Nada se pareció el segundo tiempo de Argentino a aquella manada que enamoró a los propios y puso a los neutrales de su lado.

   Porque el básquet es bastante lógico y, a la larga, termina ganando el mejor.

   "Es la primera vez que juego una final en un torneo de Bahía. Con Napostá o con Argentino nunca había llegado a una final. Me tocó con Bahía Basket que es muy lindo. Argentino complicó muchísimo la serie y ganar un título en Bahía es lindo, nunca lo había vivido a esto", sintetizó Elías tras saludar a sus padres.

   "Argentino nos hizo la serie demasiado dura, más de lo que esperábamos. Pensábamos que era cosa de un partido y listo pero demostraron que nos aguantan el ritmo, que nos corren y encima nos meten. Después del primer partido dijimos 'estos locos juegan, vamos a respetarlos y a jugarle dos veces más duro de lo que venimos haciendo' y así nos llevamos la serie", añadió el escolta, que anoche se convirtió en base al registrar 7 asistencias.

   Tan sólo en la primera mitad hubo incertidumbre. El 1C fue lo mejor de Argentino en el partido, con facilidad de Priore para escalar al aro rival.

   Bahía inició lanzando 0-8 a distancia hasta que el propio Elías anotó un triple que le permitió a su equipo recortar: 18-12, a 1m30.

   Luego, el conjunto de Martín Luis encadenó un parcial de 9-0 que incluyó dos furiosas volcadas de Ianguas y que dejó a Bahía al frente (21-22).

   "Nosotros corrimos poco, estamos con las patas (sic) bastante cansadas de anoche. La mayoría que estamos acá jugamos anoche (por el lunes) y muchos minutos. Argentino también se notó que viene desgastado de todo el torneo, que corrieron igual o más que nosotros durante todo el torneo de Segunda y hoy les costó un poco corrernos", contó Elías.

   Al Celeste se le cerró el aro en el 2C, cuando estuvo 4m28 sin anotar y comenzó a mirar de atrás.

   Más aún, pese a irse apenas cuatro tantos abajo al descanso largo, registró un tiro convertido en 4m20 del 3C y se desinfló por completo.

   Una alley-oop de Elías a Pedro le puso la firma al partido (35-46). Argentino, ya sin Massa (lesionado) se limitó a lanzar a distancia (2-10 en el 3C y 0-9 en el 4C); mientras que Bahía se pasó la bola y fue decorando un marcador que terminó siendo abultado.

   Marcelo Pallotti entregó la copa, sonó el "dale campeón", incluso con tonos portugueses, y el 78º torneo de Segunda se apagó.

Esta es la síntesis

   Argentino (54): Augusto Priore 16, Sebastián Martínez 12, Segundo Vasconcelo 5, César Massa 6, Mariano Núñez 5 (FI); Fausto Vasconcelo 0, Julián Turcato 8, Luciano Orellano 0, Joaquín Ferreyra 0, Iñaki Mariezcurrena 0, Sebastián Dutari 0 y Fermín Mariezcurrena 2. DT: Matías Ramírez.

   Bahía Basket (83): Ezequiel Paz 19, Federico Elías 7, Juan Cruz Marini 0, Rafael Paulichi 11, Pedro Ianguas 12 (FI); Facundo Tolosa 9, Fausto Ruesga 4, Bautista Lugarini 4 y Gabriel Novaes 17. DT: Martín Luis.

   Cuartos: Argentino, 19-15; 27-31 y 42-53.

   Tiros libres: Argentino, 9-18 y Bahía Basket, 20-29.

   Cinco faltas: ningún jugador llegó al límite.

   Incidencias: fue descalificado Ianguas (BB), por cometer dos faltas técnicas.

   Árbitros: Emanuel Sánchez, Sebastián Giannino y Sebastián Arcas.

   Estadio: Norberto Tomás.

   Serie: Bahía Basket, 3-1.