La futura psiquiatra recibida en la UNS que salió primera en el país en el examen de residencias

25/9/2020 | 14:31 |

Josefina Violino tiene 25 años y quedó en el primer puesto de su especialidad, en un test que rindieron más de 10.000 profesionales de la salud.

Fotos: gentileza Josefina Violino

Por Matías Mugione / mmugione@lanueva.com

   A principios de mes se hizo en todo el país el “examen único, digital y ubicuo para el ingreso a las residencias del equipo de salud 2020”, un test que tienen que rendir los profesionales de la salud recibidos para ver cómo siguen sus carreras y que este año se hizo virtualmente por la pandemia de coronavirus.

   El examen lo rindieron 10.559 médicos, psicólogos, enfermeros, bioquímicos, fonoaudiólogos y trabajadores sociales, entre otros, egresados de centros de estudios de la Argentina.

   De la Universidad Nacional del Sur (UNS) hubo 47 profesionales de la salud que lo hicieron y la médica Josefina Violino, de 25 años de edad y oriunda de Carhué, quedó primera a nivel nacional en la especialidad de psiquiatría.

   —¿Desde cuándo tenías decidido estudiar medicina? ¿Siempre te interesó la psiquiatría o lo fuiste eligiendo con el tiempo?

   —Desde principios de la secundaria ya tenía decidido que quería estudiar medicina, el interés inicial vino de la mano de la curiosidad por la biología humana. Con el tiempo también me fueron atrayendo otras áreas como la antropología, psicología, sociología; y se me presentó la psiquiatría como rama que mejor podría nuclear mi interés principal con esos otros conocimientos.

   Luego, en la carrera, al ver más de cerca la profesión, me gustó el trabajo interdisciplinario que se da, con profesionales de enfermería, psicología, terapia ocupacional, terapias alternativas, trabajo social, entre otros. Esto es esencial para el cuidado de todos los pacientes, pero en particular para las personas con padecimientos mentales, ya que ha sido una población históricamente vulnerada.

   —¿Hay algún padecimiento mental que te interese más que otro?

   —En realidad todo el espectro de la salud mental me parece interesante, pero me gustaría enfocarme más en adicciones. La demanda actualmente es enorme, y hay mucho para trabajar en prevención y abordaje integral de personas con consumos problemáticos. Una vez más, cobra gran importancia el trabajo interdisciplinario.

   —¿Pensás que hay muchos tabús sobre la salud mental en la sociedad?

   —Si, totalmente. Lo cual es sorprendente, dada la magnitud y el impacto que tienen los padecimientos de salud mental en la población. De hecho, problemáticas como la depresión, el suicidio, las violencias y el consumo problemático de sustancias están entre las principales causas de muerte prematura, morbilidad y discapacidad.

   Por suerte, de a poco creo que se va generando un movimiento desestigmatizante. Por poner ejemplos, desde lo más institucional, como es incluir los servicios de salud mental en hospitales generales, a lo mediático, como el cambio en la comunicación de noticias sobre suicidios, orientada a dar un mensaje más preventivo. O más actualmente, en este contexto de pandemia y cuarentena, se ha notado una presencia más importante de especialistas en salud mental en los medios, de alguna manera tratando de validar y normalizar ciertas cuestiones. Pero sí, igualmente queda mucho trabajo por hacer.

   —Hubo quejas por el examen. ¿Tuviste problemas en él?

   —Yo, particularmente, solo tuve problemas para ingresar a la plataforma y en el paso de una pregunta a la otra durante los primeros minutos. Pero la mayoría de mis compañeros y compañeras tuvieron problemas más graves, algunos que recién pudieron ingresar a la plataforma luego de 30 minutos a una hora, con la consiguiente falta de tiempo; otros que directamente no pudieron realizar la totalidad de las preguntas, entre otras dificultades. Además de esto, también hubo irregularidades con el cómputo final del puntaje: no coincidía este con el puntaje corroborado por nosotros con la grilla de respuestas correctas.

   Sé que nos encontramos en una situación por demás complicada para organizar el ingreso a residencias de más de 10.000 profesionales de la salud, pero sí nos preocupa la ausencia de respuestas sinceras ante estos reclamos.

 

Quejas y problemas técnicos


Fotos: Archivo-La Nueva.

   El doctor Pedro Silberman, exdecano de Ciencias de la Salud de la UNS y actual director de Talento Humano del Ministerio de Salud Nacional, habló en las últimas horas con La Nueva. sobre los problemas que hubo en el examen, del que se hicieron eco medios nacionales como La Nación, Infobae y Clarín.

   “Rindieron 11.000 personas que nunca hubieran podido rendir en este contexto de pandemia. Antes los exámenes eran presenciales y había aulas de 500, 700 personas. Imaginate el traslado, lo que eso significaba, rendían en papel, 350.000 hojas se imprimían. Era un examen que en términos tecnológicos atrasaba 15 años”, dijo el médico bahiense especializado en Pediatría y Medicina Familiar.

   “La pandemia lo que hizo fue catalizar un proceso, se lo modernizó y fue una de las experiencias más importantes que hubo en el mundo sobre el examen virtual, digital y ubicuo, que quiere decir que [lo puede hacer] cualquier persona, en cualquier lugar, en cualquier situación, con cualquier dispositivo”, siguió.

   Contó que “hubo al comienzo del examen [que empezaba a las 8] un ciberataque que duró 12 minutos que se pudo resolver y ralentizó todo el proceso y complicó muchas de las cuestiones que requería el sistema. Luego se retomó y todo el mundo pudo terminar en tiempo y forma”.

   Sobre las quejas en internet, dijo: “Todos dicen lo mismo, no tuvieron problemas pero escucharon que otros sí. Hubo reclamos por las redes sociales, incluida gente que no había rendido pero se tomaba el trabajo de reclamar. Y ninguno, ni uno, ni uno eh, de los 11.000 reclamos tuvo razón de ser”.

   “No hubo ninguna modificación ni en la evaluación, ni en las condiciones del examen, ni en todo aquello que decía que contestaban una cosa y les salía otra. No hubo un reclamo que haya prosperado, todo fue en tiempo y forma y de hecho hoy están adjudicando también en formato digital desde sus casas”.

   “El sistema fue felicitado y recomendado por la Organización Panamericana de la Salud, por la Academia Nacional de Medicina, por las sociedades científicas, por los hospitales. Y hoy en plena pandemia, con el peor momento, podemos tener 10.500 profesionales que están ingresando al sistema de residencias o, por lo menos, a los hospitales, que tanta falta hace”, cerró.

   Silberman había hablado a principios de mes con el diario La Nación sobre los problemas que hubo: “De los 10.500 que se anotaron para rendir el examen, solo 300 no lo pudieron hacer. Es decir, tuvimos una efectividad del 97 %. Es más, este año la cantidad de inscriptos fue un 15 % mayor al habitual”, dijo.

   “Teníamos una mesa de ayuda, en caso de que sucediera algo así [por el ciberataque], donde en siete minutos se respondieron 1200 preguntas. Luego de eso, pudieron ingresar todos. Algunos, es cierto, recién pudieron ingresar a las 9 de la mañana y, por eso, se prorrogó la hora de finalización hasta las 11:30 para que todos tuvieran los 150 minutos que correspondían", detalló.

   Por último, recordó que el Foro Argentino de Facultades y Escuelas de Medicina Públicas (FAFEMP) puso un veedor del proceso que avaló el mismo.

 

Más para leer

Coronavirus: más de 50 médicos recién graduados en la UNS se suman a la lucha sanitaria
Jacinto Theaux recibió su título de médico en la UNS y lo estrenó en la pandemia
Silberman: "La discusión no es la fase, sino qué hace el Ejecutivo municipal en función de eso"
Informe sobre Salud Mental en Bahía

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias