Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

​​​​​Perra agresiva: Larraburu, finalmente, evitará el juicio

La Cámara Penal revocó una decisión de primera instancia y ordenó la suspensión de juicio a prueba (llamada también probation). Se le impondrán reglas de conducta y reparación económica.

Cuando parecía que se encaminaba hacia el juicio oral, luego de que la jueza en lo Correccional Susana González La Riva dispusiera en marzo esa medida, Dámaso Larraburu evitará el juicio oral por la agresión de su perra a un niño y su madre.

Es que la Sala II de la Cámara Penal de Bahía Blanca (votos de los doctores Guillermo Petersen, Hernán Mones Ruiz y Guillermo Rodríguez) revocó aquel fallo y ordenó la suspensión de juicio a prueba, conocida como probation.

De esa manera le ordenó a la jueza actuante que fije las reglas de conducta pertinentes (se podrían incluir tareas comunitarias o servicios) y seguramente también se fijará un resarcimiento económico.

Los camaristas aceptaron parcialmente un recurso de apelación del defensor del dirigente político, Álvaro Coleffi, ya que le rechazaron un planteo de nulidad del fallo de González La Riva.

Consideraron que las razones esgrimidas por la fiscalía (acusación) para oponerse a la suspensión del juicio "resultan arbitrarias".

"Teniendo en cuenta la ausencia de antecedentes penales del imputado y la escala punitiva prevista en el artículo 94 del Código Penal, es dable efectuar una prognosis de pena afín con el cumplimiento de ella bajo la modalidad de ejecución condicional, lo que torna viable el instituto en trato", dijo la Cámara.

"Las reglas de conducta a las que expresamente hizo alusión el agente fiscal (Cristian Aguilar) en su dictamen y que eventualmente hubieran de imponerse en el marco de una condena de ejecución condicional, resultan compatibles con aquellas que pudieran aplicarse bajo el instituto que se solicita (probation), quedando demostrada así la irrazonabilidad de la oposición", agregó.

El hecho

La brutal agresión se produjo el 27 de enero de 2021, cuando la perra rottweiler Roxy se escapó de la vivienda del exdiputado, en la calle Las Acacias del barrio Palihue, y atacó en una plaza a una mujer y a su hijo de 5 años, a quien le provocó heridas de gravedad, con la necesidad de recibir unos 180 puntos de sutura.

De hecho, Solange Ledo, la madre del chico, en principio lo dio por muerto, según confesó más tarde.

La propuesta original de la defensa consistía en el pago de 120 mil pesos y el aporte de la "experiencia política" de Larraburu para impulsar legislación respecto de la tenencia de animales peligrosos, postura que tanto el fiscal Aguilar como la familia de la víctima rechazaron de plano.

La jueza González La Riva, en su resolución, había considerado que la extensión y gravedad de las lesiones resultaban "un fundamento suficiente y eficiente para rechazar el beneficio peticionado por la defensa".

Y también le había dado especial interés al rol de la víctima -situación ahora desestimada- ya que la madre del chico dijo que Larraburu, sabiendo que su perra había ataco niños en esa plaza, permitió que volviera a hacerlo. 

Agregó que fue una tragedia, que debió sumergerse en un proceso judicial doloroso y cruel y que su deseo era llegar al juicio oral y público.