Clases virtuales: récord de estudiantes activos en la UNS durante este cuatrimestre

10/11/2020 | 06:32 |

En noviembre del año pasado había unos 26.500 y ahora roza los 30.000. Desde 9 departamentos académicos analizaron el funcionamiento de la virtualidad.

La UNS / Foto: Archivo.

Por Belén Uriarte / buriarte@lanueva.com

 

   Este año la Universidad Nacional del Sur (UNS), como tantas instituciones educativas, tuvo que adaptarse a la modalidad virtual. Como en todo, hubo pros y contras, que a mediados de año fueron enumerados por decanos de 16 departamentos

   A poco de terminar el ciclo lectivo 2020, hay algunos aspectos más para analizar. Un dato que sorprendió a las autoridades es la cantidad de estudiantes activos: este año hay más que en 2019 y se alcanzó un récord histórico.

   Tal como se puede observar en el sitio web de la UNS, este mes se registran 29.997 estudiantes activos, siendo el departamento de Ciencias de la Salud el más concurrido con 4.392 alumnos. En noviembre del año pasado, en cambio, había 26.597 estudiantes activos —también Salud fue el más concurrido con 3.228 personas—.

   El dato de 2019 coincidió con el número que se venía manejando en los últimos tiempos, con un registro promedio de unos 25.000 alumnos activos.

(Ampliar imagen)

 

   Cabe destacar que por la organización departamental que tiene la UNS —no está dividida en facultades, como ocurre en otras instituciones—, algunos departamentos tienen pocos alumnos propios, como Matemática o Física, pero sus docentes dictan materias para muchas otras carreras de otros departamentos. Por esa razón, Matemática puede parecer un departamento chico por los estudiantes propios, cuando en realidad "dicta materias para casi el 80 % de las carreras". 

   Desde la UNS destacaron que el primer cuatrimestre tuvo muy buena concurrencia a las clases virtuales y a la presentación a los exámenes. Si bien el segundo finaliza el 18 de diciembre, y recién en esa fecha se conocerán los datos exactos, decanos y autoridades de distintos departamentos hicieron algunas reflexiones sobre lo que vienen percibiendo.

   En algunos casos, disminuyó la asistencia a clases virtuales —se atribuye al cansancio de las pantallas y a la competencia de la cursada con algunas salidas permitidas—. En otros, no hubo diferencias. Lo que se destaca en todas las áreas es la mayor presencia de inscriptos: la educación online permite, entre otras cosas, combinar mejor el estudio y el trabajo.

   Desde 9 departamentos respondieron a un sondeo que hizo La Nueva. con respecto a la asistencia en el segundo cuatrimestre —en comparación a los primeros 4 meses de cursada—, los problemas que aparecieron durante las clases online y los desafíos de cara al ciclo 2021.

   Cinco de nueve consultados — Administración, Ingeniería, Salud, Geología y Economía— coincidieron en que no percibieron una disminución de asistencia en el 2° cuatrimestre. Los decanos de Física y Matemática, en tanto, indicaron que sí notaron una baja.

   A esto se suman dos respuestas intermedias: la decana de Derecho señaló que algunas materias registraron bajas y otras no, aclarando que en ese departamento hay "diversas modalidades de cursada"; y el decano de Computación indicó que aún no se hicieron los relevamientos.

 

Detalles por departamento

   La UNS cuenta con 17 departamentos —entre ellos el de Ciencias de la Educación, creado recientemente— y en esta oportunidad hablaron representantes de 9 áreas.

    Desde el departamento de Salud, el secretario académico Pablo Badr señaló que, en comparación con el primer cuatrimestre, no han tenido una pérdida significativa de estudiantes en los cursados no presenciales y tampoco en relación a los exámenes.

   —Las principales dificultades se han dado durante abril, y se relacionaban principalmente con problemas de accesibilidad a dispositivos y manejo de esta tecnología. En el caso de las carreras de Ciencias de la Salud, nuestra principal complejidad se relaciona con retomar las actividades curriculares en escenarios asistenciales. Desde noviembre, y en coordinación con Secretaría de Salud, Región Sanitaria 1, Hospital Italiano, Hospital Penna y Hospital Municipal, estamos planificando el regreso paulatino de estudiantes a escenarios prácticos. Nuestra expectativa es poder finalizar con las prácticas adeudadas para fines de abril de 2021.

   La decana del departamento de Derecho, Pamela Tolosa, dijo que en algunas materias se registró una baja en el segundo cuatrimestre con respecto a la asistencia a clases virtuales, pero en otras no hubo cambios. Y destacó la mayor cantidad de estudiantes en la cursada. 

   —La mayoría de las materias ha registrado, en ambos cuatrimestres, mayor cantidad de inscriptos en comparación al año anterior y al promedio de años anteriores. Y al analizar los datos de aprobación de cursados del primer cuatrimestre, observamos que, en algunos casos, hubo un porcentaje de aprobados mayor en relación a años anteriores y, en otros, el porcentaje no varió sustancialmente. Una de las razones del incremento de inscriptos en las cursadas es que se flexibilizaron algunos requisitos para cursar este año. Otra explicación posible es que la modalidad no presencial, con actividades asincrónicas en el campus virtual, facilita compatibilizar horarios de estudio y de trabajo; y también permite cursar sin tener que trasladarse desde lejos. Asimismo, en el caso de estudiantes avanzados, la interrupción de prácticas profesionales o pasantías implicó que tuvieran más tiempo libre para cursar.

   Tolosa indicó que en el departamento de Derecho la modalidad de las cursadas fue diversa, de acuerdo a las características de cada asignatura, y todas incluyeron actividades asincrónicas para "facilitar el acceso a los y las estudiantes con problemas de conectividad". Por ese motivo, señaló que no es fácil medir la asistencia a clases virtuales y establecer una comparación con el cuatrimestre anterior.

   En cuanto a los inconvenientes que se presentaron, habló de conectividad, comunicación y falta de prácticas.

   —Los problemas de conectividad implican no solo acceso a internet limitado sino también carencia de dispositivos adecuados para conectarse. También existen otras clases de dificultades, especialmente en asignaturas con modalidad teórico-práctica o talleres que apuntan a la enseñanza de destrezas, vinculadas a las limitaciones en cuanto a la comunicación y al intercambio. Los y las docentes han realizado un esfuerzo enorme para buscar alternativas de enseñanza que permitan cumplir los objetivos mínimos; en algunos casos, debieron tomar cursos acelerados para poder aprovechar al máximo las herramientas del campus virtual y han implementado estrategias innovadoras. Aún así, ciertas experiencias propias del proceso de enseñanza-aprendizaje, en algunas asignaturas, no se logran del mismo modo que en la presencialidad. Además, la imposibilidad de desarrollar las actividades de práctica profesional implica un problema para estudiantes más avanzados. 

   El decano de Ciencias de la Administración, Gastón Milanesi, señaló que no disminuyó la asistencia en el segundo cuatrimestre. 

   —Nosotros introducimos las clases sincrónicas con plataforma Zoom y utilizamos la plataforma Moodle para volcar los recursos digitales, como así también videos grabados; pero las clases sincrónicas en el segundo cuatrimestre se llevaron a cabo con la plataforma respetando los horarios de cursada que tenían en la antigua normalidad. No vimos que haya un descenso, sino que se mantuvo básicamente la afluencia de alumnos, ya más organizados y con menos temores e incertidumbre, también de parte de los docentes. Sí notamos que hay un cansancio, obviamente; y se necesita la sociabilización, tanto en lo que respecta a la gestión universitaria como al dictado de clases.

   Milanesi contó que los problemas más frecuentes que tuvieron chicos y docentes estuvieron relacionados con la conectividad y la falta de dispositivos para conectarse, que "desde la universidad, y en particular desde la unidad académica, los fuimos solucionando caso a caso".

    El decano de Ingeniería, Juan Carlos Schefer, indicó que, en general, en el segundo cuatrimestre hubo una muy buena respuesta de estudiantes y docentes.

   —Resulta evidente que toda la comunidad universitaria se adaptó a la modalidad de clases virtuales y toda la actividad académica se desarrolló con menor tensión y con menos dificultades que en el primer cuatrimestre. Por otra parte, la disponibilidad de mayor cantidad de licencias de plataformas para trabajo online descomprimió las necesidades de las cátedras. De cualquier manera, en Ingeniería queda pendiente de resolución el problema ocasionado por la no realización de las clases necesariamente presenciales de campo o en laboratorios del primer cuatrimestre a las que se suman ahora las del segundo y que deberán programarse para su realización antes del año académico 2021. En nuestras carreras, son imprescindibles para que el alumno aplique sus conocimientos y adquiera las habilidades propias de la profesión.

   Con respecto a los problemas más frecuentes que experimentó el alumnado, sostuvo que "están relacionados con cuestiones ajenas a la universidad y tiene que ver con las 'desconexiones' por el corte del servicio de Internet o a veces también del servicio de electricidad, que los dejaba imprevistamente sin posibilidad de participar de una clase".

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Por su parte, el decano de Computación, Marcelo Falappa, sostuvo que es difícil responder sobre el nivel de asistencia en el segundo cuatrimestre porque depende de la modalidad de clases.

   —Para las sincrónicas habría que analizar en las distintas plataformas usadas (Google Meet, Zoom, Jitsi, Discord) la cantidad de presentes sobre los inscriptos. Para las asincrónicas, habría que analizar la cantidad de vistas de cada video, buscando identificar los IP's diferentes, para tratar de estimar quiénes son los usuarios diferentes que ven cada video y/o identificar cuándo un video es visto más de una vez por un mismo usuario.

   Falappa señaló que todavía no hicieron relevamientos como en el primer cuatrimestre dado que no han tenido mayores dificultades en la virtualización de las clases. En ese sentido, aseguró que la gran mayoría de las cátedras se adaptó sin mayores problemas a la nueva modalidad "aunque ello no significa que a futuro esta sea la modalidad implementada".

   —Cuando la situación sanitaria lo permita, seguramente volveremos a la modalidad presencial aunque no descartamos que algunos contenidos respeten el formato actual. Quiero destacar aquí el enorme esfuerzo que han realizado todos los docentes del DCIC (Departamento de Ciencias e Ingeniería de la Computación) en particular y de la UNS en general para adaptarse a estos tiempos. La virtualidad requiere mucho tiempo en atender otro tipo de demandas, de consultas, y de respuestas a las mismas. Sin mencionar el tiempo que lleva generar material multimedial en forma de videos.

   En cuanto a los inconvenientes presentados, Falappa indicó que uno es la conectividad ya que "no todos tienen el espacio, el equipamiento y la conexión ideales para poder trabajar desde casa". En ese aspecto, consideró que tal vez no todos los alumnos pudieron encontrar el espacio adecuado que sí les provee la universidad en tiempos sin pandemia, lo cual "también es extensible a los docentes y no docentes".

   El decano de Física, Alfredo Juan, dijo que en su área la asistencia disminuyó y detalló que las entregas de tareas "se demoraron en un 15 o 20 %". Atribuyó esa situación a que en el primer cuatrimestre solo competían con el encierro, y ahora hay muchos lugares abiertos y actividades autorizadas, que son priorizadas por algunos estudiantes.

   —En mis materias, el segundo cuatrimestre incluye más recursantes y en general les cuesta más. Pero esto pasó siempre, no es efecto de la pandemia —señaló Juan, quien agregó que notó bastantes problemas con la conectividad y más cortes de luz que en el primer cuatrimestre.

   El decano de Matemática, Sheldy Ombrosi, indicó que si bien se ha observado un número alto de inscripción en las materias, "los docentes mencionan que se evidencia una participación menor en las clases, no así en los exámenes". En cuanto a las problemáticas, consideró que son diversas.

   —Una bastante común y que no solo afecta a los alumnos, también a los docentes y los trabajadores en general, es que las viviendas familiares tuvieron que volverse salas de enseñanza y/o aprendizaje virtual de todo el grupo familiar, y eso realmente en ciertas circunstancias habitacionales no es factible o al menos no permite las mejores condiciones.     

    Por su parte, Karina Temporelli, secretaria académica del departamento de Economía, sostuvo que si bien no cuentan con la información necesaria para cuantificar la situación, "podemos anticipar, utilizando los datos disponibles del primer cuatrimestre y las inscripciones a cursados en el segundo, que hasta el momento no se encuentran diferencias significativas con otros años en cuanto al porcentaje de abandono de los alumnos inscriptos".

   A su vez, manifestó que los porcentajes de aprobación tampoco evidencian cambios significativos con los obtenidos en años anteriores.

   —Dada que la mayor cantidad de abandonos se produce en los primeros años, se pusieron en marcha diferentes estrategias a través de las redes sociales destinadas a acercar a estos alumnos a las actividades del departamento con un fuerte trabajo de los docentes y del equipo de tutorías en el monitoreado y apoyo a ingresantes [...] La información obtenida de las encuestas de cátedra realizadas en todas las asignaturas, brindaron información útil que permitió a los docentes ajustar las estrategias a utilizar durante el segundo cuatrimestre. El esfuerzo de docentes y alumnos permitió afrontar esta situación excepcional y ajustar rápidamente la forma de cursado y evaluación. De todas formas es importante aclarar que algunas asignaturas presentan mayores dificultades para el dictado virtual.

   Desde el departamento de Geología, el decano Rene Albouy señaló que no se ha advertido una disminución en la asistencia a las clases virtuales.

   —Se ha notado un gran interés y empeño de los estudiantes. Prácticos y parciales debieron necesariamente ser readaptados a la modalidad virtual. Se destaca, en algunos casos, el uso de herramientas  de enseñanza como, por ejemplo, un "aparente" microscopio o viajes de campo, también virtuales. Los exámenes fueron muy conceptuales y pensados de forma tal, que pudieran ser resueltos solo con razonamiento y muy buena idea del problema.

   En coincidencia con otros decanos, nombró entre los problemas más frecuentes la conectividad. A eso sumó el sincronismo de las clases.

   —Un importante número indicó que prefería tener las teorías y explicaciones de prácticos grabadas para, en virtud del aislamiento social, poder escucharlas en cualquier momento. 

                                                  

Lo que viene

   Las autoridades universitarias están avanzando con los protocolos para el ciclo 2021, pero aún restan definiciones.

   Tal como manifestó el rector Daniel Vega la semana pasada —tras la disposición de la Jefatura de Ministros de la Nación para la vuelta a la presencialidad— no se evalúa en el corto plazo el dictado de clases de manera tradicional, sino priorizar actividades prácticas, laboratorios y exámenes que no puedan desarrollarse en entornos virtuales.

   En este marco, desde 8 departamentos académicos contaron cuáles son las expectativas para el próximo año.

   Pablo Badr (Salud): "Durante el ciclo lectivo 2021, esperamos sostener algunas de las estrategias de enseñanza-aprendizaje aplicadas durante este año, y retomar en una nueva normalidad la interacción del estudiantado con los centros de salud, hospitales y comunidades".

 Pamela Tolosa (Derecho): "El panorama es muy incierto y hemos aprendido a ser prudentes con las expectativas sobre el retorno a la presencialidad. Sin embargo, esperamos tener actividades académicas presenciales el próximo año y que el retorno sea por etapas, dando prioridad a las que requieren con más urgencia la presencialidad y, también, a aquellas que puedan organizarse más fácilmente cumpliendo las medidas de prevención necesarias. Se difundió la Decisión Administrativa del Jefe de Gabinete de Ministros de Nación que establece que el Ministerio de Educación será quien deba prestar conformidad a los planes jurisdiccionales para el retorno de las actividades presenciales en las universidades y que, luego, será cada provincia la que decida sobre la efectiva reanudación de las actividades. Por lo tanto, debemos avanzar en la elaboración de dicho plan a los fines de cumplir los requisitos exigidos y solicitar la autorización al efecto".

   Gastón Milanesi (Ciencias de la Administración): "Las expectativas son las de ir avanzando hacia una presencialidad paulatina, pero agregando los recursos que hemos incorporado, como el uso de la plataforma Zoom, las clases grabadas o videos cortos en la plataforma Moodle. También lograr que la universidad llegue a todas aquellas personas de la zona de influencia que no pueden asistir a Bahía Blanca, haciendo uso del Zoom. El esquema que queremos proponer es el siguiente: el docente se sienta en el aula, dicta clases a un número reducido de alumnos y, utilizando la plataforma Zoom (la cual se reproduce en el cañón y pizarras electrónicas), permite que quienes no están presencialmente asistan a clases en igualdad de condiciones que los presenciales [...] Vamos a tener que ser creativos en el 2021 porque independientemente de que haya una vacuna, la presencialidad tal cual la conocimos no va a volver inmediatamente".

   Marcelo Falappa (Computación): Idealmente, la expectativa es que se pueda contar con una vacuna para relajar tantos controles. Pero por más que la vacuna esté lista este año existen varios problemas asociados: la producción, distribución y logística para que llegue a la mayor cantidad de personas, empezando por los más vulnerables. Si la tendencia actual se mantiene, se podrá volver a cierto grado de presencialidad este mismo año, sobre todo en aquellas cátedras y/o actividades que requieren utilizar espacios propios de la universidad; aunque aquellas que puedan dictarse de manera virtual, seguramente lo seguirán haciendo en lo que resta de 2020. ¿Qué pasará en 2021? Imposible de saber, aunque personalmente creo que el primer cuatrimestre será mayoritariamente virtual, con la expectativa de que en el 2° haya un híbrido entre lo presencial y virtual. Lo más rescatable de esta experiencia es ver que se pueden dar muchos contenidos de manera virtual y, de esa manera, llegar a más alumnos.

   Alfredo Juan (Física): "La mayor expectativa es poder combinar lo virtual con laboratorios y prácticas presenciales. Que haya más oportunidades de dar finales y un paulatino regreso si llega la vacuna".

   Juan Carlos Schefer (Ingeniería): "Con respecto a las expectativas para el 2021, espero que si el arranque es todavía en forma virtual, se hayan resuelto las clases presenciales pendientes de este año y que durante el transcurso del primer cuatrimestre haya un paulatino regreso a las aulas. Sería adecuado pensar en una combinación de actividades virtuales con presenciales, respetando los aforos de los espacios físicos disponibles y las condiciones que seguramente regirán la 'nueva  normalidad' (espacios más amplios y mejores ventilados), y, permitiendo simultáneamente la interacción personal entre  todos los actores del proceso enseñanza-aprendizaje".

   Sheldy Ombrosi (Matemática): "Esperamos que podamos volver a la presencialidad o al menos poder tener un sistema mixto, donde ciertas actividades puedan realizarse de manera virtual y otras de manera presencial".

   Rene Albouy (Geología): "La expectativa es volver a la presencialidad. Se ha podido sobrellevar la situación con la buena voluntad y dedicación de todas las partes involucradas, pero nada reemplaza el contacto e interacción profesor-alumno en un aula".

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias