Liderazgo en tiempo de pandemia

30/8/2020 | 06:30 |

-

Por
Guillermina Rizzo

   Samoa, Turkmenistán, Islas Salomón, Vanuatu, Kiribati, Estados Federados de Micronesia, Tonga, Islas Marshall, Palau, Tuvalu, Nauru, Corea del Norte, son los países que hasta el 24 de agosto y según la Organización Mundial de la Salud no registran casos de COVID-19; mientras, el mundo casi en su totalidad se ve “arrasado” por la pandemia.

   La situación actual implica que todos los gobernantes, en sus distintos niveles, tengan que lidiar con el coronavirus y sus consecuencias; un vistazo por “el globo” nos permite advertir la relación entre estilos de liderazgo y pandemia, correspondencia hoy indisoluble que afecta la imagen de todos los presidentes.

   Cómo impacta la pandemia en los líderes es la preguntan que muchos expertos se están formulando, equipos de gobierno miden minuto a minuto el aumento o el descenso de los niveles de popularidad de los presidentes de acuerdo con las medidas que se adoptan.

   Alcanza con detenerse y observar a Trump, Bolsonaro, Merkel, Fernández, Macron, Lacalle Pou, por citar a algunos, para detectar el modelo de gestión adoptado en la pandemia y de los efectos que la misma trae aparejados.

   ¿Según la Psicología hay una “fórmula” para que líderes puedan sortear exitosamente este escenario inédito? ¿Cómo regular las emociones para que no impacten negativamente en los niveles de popularidad de los presidentes?

   En tiempos donde todo se mide, se sondea y hasta se gestiona de acuerdo con los datos recogidos por expertos, la Psicología dirige la mirada hacia las formas en que distintos presidentes del mundo “gestionan” la pandemia y la crisis.

   Si bien son varias las cualidades, condiciones y atributos que un líder debiera poseer para gobernar con cierta solvencia, todo lo vinculado a las emociones y a la conducta son aspectos determinantes en un estilo de liderazgo.

   Controlar impulsos, manejar la ira, la capacidad de escuchar, las habilidades para comunicar tanto de forma verbal como no verbal son las “condiciones básicas” que un líder debiera poseer, remata la lista la empatía.

   En estos meses en los que somos “azotados” por el COVID-19 vemos que aquellos gobernantes más empáticos tienen mejores resultados tanto en encuestas como en la recepción por parte de la sociedad de las medidas que se implementan.

   Conocer y comprender las necesidades de la población, establecer un vínculo donde impera la confianza son condiciones fundamentales para gestionar estos tiempos inciertos, no alcanza con la mera simpatía o la sonrisa “amable”, sino que la habilidad “ponerse en el lugar del otro” es nodal.

   A su vez, ante el dramatismo que en ocasiones reviste la realidad, una “dosis” de compasión es indispensable en quienes son portadores del poder; reconocer el dolor y sufrimiento ajenos e intentar alivianar o mitigar la angustia, otorga una nota distintiva en quien maneja una crisis.

   Entusiasmo, calidez, serenidad, capacidad para poner límites y obviamente conocimiento deberían garantizar altos niveles de aceptación y popularidad, mientras que personalidades arrogantes, manipuladoras y narcisistas son rechazadas por la mayoría; no obstante en estos tiempos ciertos rasgos lamentablemente sobreviven al virus, habrá que ver por cuánto tiempo.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias