Bahía Blanca | Domingo, 26 de mayo

Bahía Blanca | Domingo, 26 de mayo

Bahía Blanca | Domingo, 26 de mayo

​​​​​Carlaván quedó más cerca del juicio por desobediencia

La Cámara Penal rechazó una queja de la defensa del desaprensivo automovilista y avanza la causa en su contra por evadir una orden de la Guardia Urbana.
 

La Cámara Penal de Bahía Blanca dejó al borde de un nuevo juicio al empresario Carlos Jorge Carlaván (66) -involucrado en múltiples incidentes de tránsito- en una causa por desobediencia.

Se trata del hecho que se produjo en abril pasado, cuando -pese a no estar autorizado a manejar- se movilizaba por la avenida Alfonsín y eludió de manera muy peligrosa y escapó de inspectores de la Guardia Urbana que intentaron detener su marcha.

La defensa de Carlaván, a cargo del abogado Matías Bertoncello, se quejó porque no lo dejaron apelar la resolución de la justicia de Garantías que no había suspendido el plazo para que se oponga a la requisitoria de elevación a juicio.

Los camaristas Gustavo Barbieri y Pablo Soumoulou, de la Sala I, consideraron "improcedente" la queja, que solo se puede adoptar cuando "se alegue y demuestre existencia de gravamen irreparable".

Paradoja: cuando Carlaván reclamaba por más seguridad vial

Explicó la Cámara que Bertoncello no hizo referencia a qué defensas se vio privado de ejercer por esa resolución que pretendía revisar.

Y consideró que tuvo acceso a las actuaciones y pudo ejercer su defensa antes y durante el acto de indagatoria del dueño de la Droguería Sur (se negó a declarar), siendo que la requisitoria del fiscal fue 4 días después de la audiencia prevista en el artículo 308 del Código Procesal Penal.

Esa causa recayó en el Juzgado en lo Correccional N° 2 y todavía resta definir mediante qué mecanismo se resuelve, si es con suspensión de juicio a prueba (probation), juicio abreviado o juicio oral tradicional.

Carlaván ya había sido juzgado el año pasado por embestir y causarle lesiones a un ruralista que realizaba un piquete en la ruta 33, durante 2008, aunque no recibió pena porque se consideró prescripta la acción penal.

Conducta temeraria

El delito de desobediencia por el cual tiene que responder Carlaván en juicio se produjo el domingo 2 de abril pasado, entre las 14 y las 15, cuando se movilizaba al mando de la camioneta Dodge RAM blanca, dominio AF 129 TJ, por la avenida Alfonsín, sin estar autorizado por una orden del juez de Garantías Guillermo Mércuri.

En esas circunstancias fue sorprendido por inspectores de la Guardia Urbana, quienes quisieron detener su marcha, aunque aceleró cuando le cruzaron un móvil municipal.

Luego realizó una maniobra temeraria de evasión, colocó reversa y se dio a la fuga, doblando por la calle Milún.