Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

El largo y misterioso silencio de Cristina sobre Batakis

La vicepresidenta se toma su tiempo para dar un veredicto sobre la reemplazante del eyectado Martín Guzmán. Continúa la incertidumbre sobre el rumbo económico, la crisis política, la inflación, la obra pública y muchas actividades más.

Cristina Kirchner y Silvina Batakis

Maximiliano Allica / mallica@lanueva.com

   Hoy la principal pregunta de la política argentina es qué nivel de apoyo tiene la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis, de parte de la máxima líder en la coalición de gobierno, la vicepresidenta Cristina Kirchner.

   Todo gira en torno a esa incógnita por una razón elemental: la ministra solo tiene futuro, en lo inmediato, si consigue el respaldo de Cristina. El silencio de la vice y sus dirigentes más cercanos luego de las presentaciones públicas de la nueva funcionaria pone un marco de suspenso que no debería extenderse mucho más.

   Si bien no hay ninguna manifestación explícita, la opinión de Cristina quizás hay que rastrearla en un tuit del 18 de diciembre de 2020, donde describe la esencia de su pensamiento económico. Allí plantea la necesidad de "alinear salarios y jubilaciones, precios de los alimentos y tarifas".

   Pero, sobre todo, agrega: "Argentina es el lugar donde mueren todas las teorías económicas. Acá la actividad económica la mueve la demanda. Y a la demanda no hay otra manera de hacerla que a través de salarios, jubilaciones, y con precios de alimentos accesibles".

   Son definiciones significativas para traerlas al contexto actual.

   Por un lado, es notable que la dirigente más influyente de los últimos 15 años crea que lo que funciona en todo el mundo, aquí está llamado a fallar. "En Argentina mueren todas las teorías económicas". Es más probable que el problema no sean las teorías sino la aplicación argentina de las mismas.

   Por el otro, más de coyuntura, todo hace pensar que no está de acuerdo con los lineamientos generales que expuso el lunes la ministra Batakis, cuya defensa del equilibrio fiscal, en un momento de fuerte déficit, choca de frente con la estimulación de la demanda a través de salarios y jubilaciones.

   Allí surge la segunda pregunta en importancia. ¿Batakis es una fanática anti-déficit, con un discurso más guzmanista que Guzmán, o solo dijo lo que tenía que decir para frenar las turbulencias del mercado antes de emprender un camino diferente al exministro?

   El kirchnerismo, más que juzgarla por lo que dijo, lo hará por lo que haga. El futuro cercano de la ministra está sujeto a un único elemento: que sus medidas no se basen meramente en los manuales de Economía sino que se subordine al pulso de la política. Léase, a los tiempos de Cristina.

   Para continuar con las definiciones en aquel tuit asertivo de CFK, vale reparar en el factor clave de los "precios de alimentos accesibles". Son palabras que merecen mucha atención porque en estas horas hay un notable impulso a la suba. Sin ir más lejos, en Bahía, solo durante la primera semana de julio, el capítulo Alimentos y Bebidas mostró una fuerte aceleración del 3 %, según el CREEBBA. La proyección para todo el mes no augura nada bueno.

   En el primer semestre de este año la inflación general para ese organismo fue del 32,6 %, mientras que la de Alimentos se ubicó por encima, con un 38,7 %. Tomando desde octubre pasado, mes en que se establecieron controles de precios, el IPC general dio 44,1 % versus 51 % de Alimentos.

   Al respecto, dos consideraciones. Una, que si Batakis busca el favor de Cristina es esperable que emprenda alguna medida directa sobre los alimentos, cuyos incrementos pegan más duro en los sectores vulnerables. Dos, que en rigor la teoría económica en Argentina sigue viva: poner controles de precios, sobre todo como medida aislada, no sirve para nada.

Luminarias LED.

   El alza generalizada de los precios es la máxima preocupación de los argentinos. No es para menos, las proyecciones de inflación para 2022 son por completo desalentadoras. La semana pasada desde esta columna se explicó que los números del CREEBBA dan una proyección de inflación al menos del 70 % y la otra consultora local, IPC Online, advirtió que de repetirse durante la segunda mitad del año las cifras del primer semestre, el dato anual será del 87,3 %.

   La misma perspectiva planteó anteayer el exministro de Educación de este gobierno, Nicolás Trotta. Según cifras del Centro para la Concertación y el Desarrollo, ente que lanzó junto a otro exministro, Daniel Arroyo, "si el segundo semestre fuera igual al primero (promedio 5,4% mensual), 2022 terminaría con una suba del 87,9%. La inflación mensual debería ser menor al 4,6% mensual para que no supere el 80% en 2022".

   Es incómodo decirlo, pero las expectativas de inflación de tres cifras ya asoman cual meme de Julio.

   Otro tema que se abordó en esta columna, hace dos semanas, es el impacto de la inflación en la obra pública. La elaboración de un proyecto, su licitación, adjudicación y concreción demanda tiempo. Las subas de precios desmedidas destruyen las previsiones y en Bahía se venía advirtiendo que una importante serie de trabajos podía quedar trunca debido a que las empresas no se arriesgan a cotizar, sabiendo que, a la hora de cobrar, los montos pueden quedar totalmente desactualizados.

   En los últimos 15 días, según hacen saber desde el Municipio, la situación empeoró. El jueves pasado había una licitación por 1.500 luces LED para iluminar diferentes barrios y se canceló porque las empresas avisaron que no se iban a presentar. La nueva convocatoria será el 28 de julio, momento en el que habrá más claridad o se triplicará la incertidumbre. Son alrededor de 100 millones de pesos parados, que se deprecian día tras día.

   Otro caso es el de un conjunto de luminarias importadas para el Teatro Municipal. Están pagas, pero el proveedor avisó que no las puede sacar de la Aduana a la espera de los permisos, en el marco de las restricciones a las importaciones.

   El próximo lunes un grupo de intendentes del Pro, entre ellos Héctor Gay, se reunirá con el gobernador Axel Kicillof para analizar la situación. Los montos del Fondo de Infraestructura Municipal asignados a los 135 distritos bonaerenses se presupuestaron en diciembre pero, como ese dinero recién empezó a llegar, alcanza para mucho menos de lo inicialmente previsto.

   Dudas similares suceden con trabajos que se espera realizar con recursos de Nación, como la remodelación de avenida 14 de Julio y la creación de un nuevo centro de salud en Villa Harding Green. Todavía están sujetos a confirmaciones. Esta misma semana debería haber novedades.

   Ejemplos hay muchísimos. Uno más es la renovación del centro de monitoreo urbano, que podría verse demorada por la falta de precios de referencia y la dificultad para conseguir productos con componentes importados. Fue uno de los temas centrales de la reciente conversación entre Gay y el ministro Sergio Berni.

   En la vereda de enfrente, chapean con una inversión en seguridad de 48 millones de pesos para el Consorcio del Puerto. Dirigentes del Frente de Todos afirman que si la Municipalidad no avanza con determinados proyectos es por falta de gestión. En Juntos responden que muchas de las iniciativas detenidas dependen de los gobiernos peronistas de Nación y Provincia. Y que, en definitiva, la escalada inflacionaria es un problema de la Casa Rosada.

   Nadie se anima a vaticinar si el frenazo en las obras durará apenas unos días hasta que pase el vendaval de los cambios en el Ministerio de Economía o si las arenas movedizas llegaron para quedarse. El pasado enseña a esperar lo peor.

Protesta de trabajadores de la cultura.

   Otra faceta de la crisis se da en la cultura. Ayer el Consejo Consultivo realizó una convocatoria frente al Palacio Municipal para reclamar la actualización del presupuesto de los denominados eventos permanentes. Se trata de actividades culturales de organización regular que cuentan con un fondo específico, establecido por ordenanza, que garantiza su realización. El presupuesto se elaboró en 2021 pero, como en cualquier otra área, los números quedaron desfasados.

   Los artistas piden una actualización conforme a las paritarias 2022 de los trabajadores de la comuna, ya que la ordenanza establece que ese fondo se debe constituir con un "equivalente a 100 sueldos Municipales del Grupo (05), Clasificación 04, Grado A, con una carga de 30 horas semanales".

   El presupuesto había determinado a fin del año pasado un aporte de 5.100.000 pesos (los sueldos de esa categoría eran de 51.000 pesos al momento de fijarse el número) aunque, con el ajuste por paritarias, la cuenta al día de hoy debería subir a 7.100.000 pesos (aumentaron a 71.000 pesos cada uno de esos salarios).

   La ordenanza no prevé mecanismos de actualización. Sin embargo, si no se acomodan los números, naturalmente se verá resentida la producción de esos 34 eventos, afectando la economía de decenas de trabajadores del sector.

   Y un detalle más. Al ser eventos permanentes se sobreentiende que el año que viene seguirán existiendo. Por lo tanto, también se pide que de ahora en adelante las partidas se establezcan proyectando paritarias del ejercicio siguiente. En resumen, lo mismo que el Municipio le reclama a Provincia y Nación, hay sectores que se lo solicitan a la comuna.

   El problema para los artistas, con este gobierno o cualquier otro y en todos los niveles (Nación, Provincia, Municipios), es que la política interpreta que en la cultura, salvo en la mainstream, no hay votos. Difícilmente --lamentablemente-- algún día sean prioridad.

Elisa Quartucci y Marta Bertin.

   Mientras tanto, el mundo de la rosca sigue girando. Y entre los más activos de los últimos días estuvieron los dirigentes del Grupo UCR Bahía Blanca, que tiene a Elisa Quartucci como cara principal. Se trata de una de las vertientes del radicalismo que trabaja para participar de las elecciones el año que viene. Su eslogan es "Nos estamos preparando para gobernar".

   En sus redes anunciaron una serie de incorporaciones, cual equipo de fútbol. A los nombres ya conocidos de Quartucci, Facundo Arnaudo y Gustavo Carestía se sumaron el exconcejal Manuel Mendoza, la exdirectora del Hospital Penna, Marta Bertin; el exdirector asociado del Penna, Fabián Giménez; y el exsecretario privado de Juan Carlos Cabirón y Jaime Linares, Guillermo "Billy" Sagasti.

   Otros que están en las filas son el extitular de Cultura, Ricardo Margo; el exsubsecretario de Obras Públicas, Carlos Madarieta; el exconcejal Raúl Vidal; el expresidente del Colegio de Arquitectos, Raúl Luisoni; y el actual presidente del Colegio de Agrimensores, Reinaldo Beain.

   A su vez, iniciaron conversaciones con dos referentes de Integración Ciudadana como María de los Angeles Rosón y Nicolás Marín. ¿Se sumará IC a esa estructura? Por ahora no hay alianza, pero la relación progresa.

   A nivel nacional, esta rama de la UCR local se referencia con Facundo Manes, la gran esperanza blanca de la UCR. Falta mucho para 2023, pero hay que prepararse porque todo llega.