Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 09 de agosto

Hospital Penna: a este ritmo, un paciente podría esperar hasta cuatro años para una cirugía programada

Se hace un promedio de seis operaciones semanales, además de las que se llevan a cabo por urgencias.

Fotos: Pablo Presti y Rodrigo García - La Nueva. y Archivo

   A poco más de un mes que desde el Hospital Penna se advirtiera que debido a la falta de quirófanos e instrumentación no se estaban otorgando nuevos turnos de cirugías, ya que la lista de espera alcanzaba al millar de personas, la situación sigue siendo prácticamente la misma o peor: ahora ese número de pacientes se incrementó a unos 1.200.

   Y si se hace una rápida regla de tres simple, a un promedio de seis operaciones semanales -como se están llevando a cabo en este momento- una persona podría tardar hasta cuatro años para ser sometido a una cirugía de rutina o programada.

   Peor aún: si se estima que en forma mensual se suman entre 100 y 150 nuevos pacientes y solo se opera un promedio de 30, esa lista y el tiempo de espera se seguirán viendo incrementados con el correr de las semanas en caso de que no se atienda el reclamo de los profesionales y se habiliten nuevos quirófanos que se sumen a los dos que funcionan actualmente.

   “La situación no ha variado en nada -aseguró el jefe de Cirugía del centro de salud, Ariel Bykaluk-. Las cosas siguen igual o peor, porque seguimos viendo gente en consultorios, a la que no le resolvemos nada”.

   “Tampoco tenemos noticias de que pronto vaya a solucionarse el problema”, agregó en Panorama, por “LU2”.

   Hace poco más de un mes, el propio facultativo había advertido que la situación era “un desastre”, y que era necesario que el ministerio de Salud bonaerense interviniera en la cuestión para que “no tengamos que luchar y pelear entre nosotros para hacer una cirugía”.

 

Nadie nos llamó para preguntarnos cuál es nuestra situación o solidarizarse para ver qué pueden aportar”, explicó.

 

   “Seguimos teniendo habilitados solo dos quirófanos y en lista de espera teníamos más de mil pacientes hace unas semanas y en este mes habremos sumado 150 más. No son urgencias, porque se pueden transfromarse en tal”, advirtió.

   Bykaluk explicó que se está llevando a cabo un promedio de seis cirugías semanales, “y a veces dependiendo de qué tipo de operación sea, nos puede llevar toda la mañana; no podemos trabajar de esa manera”.

   En ese sentido, recordó que a estas operaciones programadas se suman -y se priorizan- las que se tienen que llevar a cabo en el marco de la guardia y las urgencias.

   Además, confirmó que algunas áreas -como traumatología- suspendieron determinadas especialidades y explicó que se está analizando qué hacer con los consultorios externos.

   “No estamos pidiendo que trabajen los ocho quirófanos, pero necesitamos que al menos trabajemos con cuatro diariamente, lo que nos permitiría aumentar un 100% nuestra producción. Pero para eso precisamos contar con el material humano y tecnológico necesarios. Como estamos ahora, solo seguiremos aumentando la lista de espera y no estamos resolviendo la situación”, lamentó.

   En ese sentido, y ante la posibilidad que se había manejado de que la Provincia envíe quirófanos móviles, señaló que es mucho más sencillo equipar los que tiene el hospital.

 

Más de mil personas en lista de espera

 

   “Es una solución más simple. Desde el área de anestesia se pidieron dos mesas; también se precisan técnicos, instrumentadoras y enfermeros circulantes”, explicó.

   Por último, lamentó que ni legisladores ni intendentes de la zona -si bien el hospital atiende pacientes de toda la región- se hayan comunicado para tratar de dar una solución a esta problemática. 

   “Todos nos llenamos la boca hablando de salud, pero no lo estamos solucionando. Nadie nos llamó para preguntarnos cuál es nuestra situación o solidarizarse para ver qué pueden aportar”, concluyó.