Continúa el debate en la UNS

La directora del CEMS, sobre el ingreso al Ciclo: "Siempre dio un sesgo de élite"

2/7/2020 | 06:30 |

Liliana Granero representa al sector que, en este contexto de aislamiento social y clases virtuales por la pandemia de coronavirus, entiende que el ingreso de niños y niñas de 11 años debe ser por sorteo.

Foto: Archivo La Nueva.

Por Sol Azcárate | sazcarate@lanueva.com

 

   La directora del Consejo de Enseñanza Media y Superior (CEMS) Liliana Granero aseguró que la metodología de ingreso a las escuelas secundarias de la Universidad Nacional del Sur "siempre dio un sesgo de élite".

   Granero representa al sector que, en este contexto de aislamiento social y clases virtuales por la pandemia de coronavirus, entiende que el ingreso de niños y niñas de 11 años debe ser por sorteo.

   "Si siempre ese examen dio un sesgo de élite a la escuela, mucho más en este momento de profundización de todas las desigualdades en la niñez", aseguró.

   Del otro lado están quienes advierten que hay adaptarse al contexto pero mantener "las reglas del juego": proponen un curso "virtual y asincrónico" de 3 meses y llegado noviembre, si ya está garantizada la vuelta a las aulas, tomar el examen de forma presencial. Sino, hacer el sorteo.

   "El curso de ingreso virtual no va a ser inclusivo, son niños y niñas de 11 años. Sin una mediación pedagógica y sin garantizarles dispositivos y conectividad, no van a poder acceder", advirtió.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Granero sostiene que se debe resolver con el sorteo la urgencia que se plantea con la cuarentena por el COVID-19, pero que además debe haber un "compromiso de abrir un debate a fondo luego de la vuelta a las aulas".

La UNS debate si elimina el tradicional curso de ingreso al Ciclo Básico este año

   "El tan mentado examen de ingreso al Ciclo Básico es una prueba de selección, no es una evaluación en el sentido pedagógico. Esas pruebas de selección siempre tienen más chances de pasarlas con éxito quienes cuentan con el capital cultural, simbólico y económico que les pone en ventaja respecto a quienes no cuentan con esas condiciones. Esas características del dispositivo aplicado en un contexto de profundización de las desigualdades como el actual, hacen que sea aún más elitista la selección", cuestionó Granero y advirtió: "Cada vez son menos quienes están en condiciones".

   "El actual paradigma sitúa a la escuela secundaria como un espacio de ejercicio de derechos para los jóvenes. La escuela secundaria empezó a ser obligatoria a partir de la Ley de Educación Nacional en 2006 y, por ende, una escuela para todos y todas, no ya para quienes pertenecían a las clases más acomodadas. Por ese motivo, como escuela pública no deberíamos seguir reproduciendo estos dispositivos de selección", explicó la directora del CEMS.

   Granero también hizo hincapié en "las particularidades de ser escuelas preuniversitarias de innovación pedagógica", por lo que "tampoco es acorde elegir nuestra matrícula con una prueba de selección".

   "Sería muy difícil poder proyectar al medio experiencias de innovación, implementadas con una muestra seleccionada de esa forma", agregó.

   Por último, Granero instó al Consejo Superior Universitario a no desconocer la decisión unánime del Consejo de Enseñanza Media y Superior de implementar el sorteo.

   "[El CEMS] es un órgano conformado por docentes con formación académica y experiencia en los niveles educativos implicados en esta decisión", concluyó.

   El Consejo Superior volverá a tratar la cuestión del ingreso en el próximo plenario.

Cómo funciona el ingreso 

   Cada año hay unos 650 aspirantes a ingresar a las escuelas secundarias de la UNS y sólo 260 lo consiguen. De ese total, un cupo de entre 50 y 60 está integrado por quienes asisten a la primaria de la institución y tienen la voluntad de seguir en la misma.

   Con el remanente hacen un ingreso de 2 formas distintas: 50 alumnos y alumnas entran a través de un sorteo y el resto rinde un examen de lengua y de matemática. De acuerdo a las calificaciones, ingresan hasta completar el total.

   Sin embargo, este año la situación es bastante más compleja, ya que desde el 20 de marzo, cuando comenzó el aislamiento, se cerraron las escuelas y todos los niveles continuaron las clases de manera virtual.

   Son muchos los obstáculos a los que se enfrentan, tanto los docentes como las familias, para garantizar el acceso a la educación. Es por eso que la coyuntura ahora también está pesando sobre la decisión de la UNS de cómo desarrollar el ingreso a sus escuelas secundarias.

   Tradicionalmente, los niños y niñas que deben rendir el ingreso pasan por un curso de 3 meses de duración, en el que los preparan con 12 clases de lengua y 12 de matemática. Y el examen se rinde a mediados de noviembre.



Mustang Cloud - CMS para portales de noticias