Efectos de la pandemia

Juicio oral y...¿por Zoom?

31/5/2020 | 06:30 |

¿Es posible instalar la alternativa remota para resolver si una persona es culpable o inocente? La tecnología ya se aplica en audiencias breves, pero qué pasa con los debates largos y con varias partes en pugna.

Juan Pablo Gorbal / jgorbal@lanueva.com
Audionota: Romina Farías (LU2)

   Muchos están convencidos de que una vez que nos empecemos a olvidar de a poco del Covid-19, la tecnología va a seguir vigente en distintos ámbitos laborales y de la función pública, como una herramienta clave para, por ejemplo, mantener de la mejor forma el distanciamiento social.

   Hoy, a medio camino y con la incertidumbre aún instalada, porque no hay expectativas cercanas en el tiempo de una vacuna contra el coronavirus, la mayoría de las actividades, esenciales o no esenciales, se volcaron a Internet y plataformas digitales para no perder ritmo. Algunas como pudieron.

   El Poder Judicial cruza ese río. En medio de una feria extraordinaria desde fines de marzo, en el ámbito penal se vienen buscando alternativas porque hay detenidos que piden (y deben) tener su situación procesal resuelta y sospechosos de delitos que siguen en las calles mientras las investigaciones avanzan.

   Las videollamadas o plataformas como Zoom, Skype o Microsoft Teams ya se emplean para audiencias breves, como indagatorias o juicios abreviados.

   De hecho, desde algunos sectores de la Fiscalía reconocieron que en esos casos se acortan tiempos y muchos costos porque, por ejemplo, no es necesario trasladar a un detenido desde más de 200 kilómetros (dentro del Departamento Judicial Bahía Blanca) y se evitan gastos de combustible, mantenimiento de vehículos y del personal de custodia.

   Sin embargo, los interrogantes se plantean con los juicios orales y públicos tradicionales, aquellos que tienen que definir si una persona es culpable o inocente de un delito grave, donde están en juego la libertad (por años o décadas) y la demanda de justicia de las víctimas o sus familiares.

   El mes pasado, la presidenta del Colegio de Magistrados y Funcionarios de la provincia de Buenos Aires, delegación Bahía Blanca, reconoció que analizan el tema entre colegas, mientras definen sucesivamente la postergación de varios debates, en particular aquellos que se deben conformar con jurados civiles.

   La doctora Claudia Fortunatti, quien a su vez integra uno de los tribunales en lo Criminal (el 2) y que decide este tipo de hechos, había dicho que la principal incertidumbre pasa por "garantizar el derecho de defensa, porque el defensor tiene que tener un contacto directo con el procesado".

   Desde hace muchos años se tiende a la oralidad. A que el juez o el tribunal puedan evaluar, cara a cara, la postura del imputado, del defensor, del fiscal y de los testigos.

   "Ahora tenemos que repensar todo y ver cómo podemos hacer. Darle una respuesta a la persona que está esperando su juicio”, dijo Fortunatti.

Muchos interrogantes

   Los juicios a distancia requieren que todas las partes cuenten con dispositivos electrónicos para conectarse, buena señal de Internet y la posibilidad de acceder a una plataforma digital.

   En audiencias breves y de uno o dos acusados, cualquier contratiempo puede ser superado, pero qué pasa en juicios con multiplicidad de delitos e imputados.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Caso testigo: el de la UOCRA. Son 14 detenidos, casi un mes de juicio y unos 400 testigos propuestos.

   ¿Es posible hacerlo a distancia?, ¿qué pasa si algún acusado se niega?, ¿cómo se puede acreditar que un testigo declara libremente y si, a través de una cámara, es quien dice ser?, ¿el juicio oral y público dejaría de ser público?

   La conectividad también es un problema en los ámbitos tribunalicios. Desde el Colegio de Magistrados provincial advirtieron que existe una alta digitalización de causas pero las computadoras en los juzgados "no tienen cámara web ni micrófonos".

   En los juicios presenciales son importantes el ambiente, los gestos del acusado y del defensor y el fiscal, la postura de los testigos y las reacciones ante determinadas afirmaciones. Esa situación, seguramente, será difícil de advertir a través de una aplicación.

   Podría atentar contra el servicio de justicia el hecho de perder conexión en medio de una declaración clave o un alegato mediante el cual un juez, luego, tendría que fundamentar su decisión. "Cortar el hilo puede ser decisivo", reconoció un abogado.

   Hace algunos días, el empresario patagónico Lázaro Báez, procesado en la denominada causa de la "Ruta del dinero K" rechazó su juzgamiento a distancia.

   La defensa planteó el "Caso Irlanda", donde un comité de ese país, que analiza las videoconferencias, desaconsejó el juicio virtual por los efectos psicológicos que genera y las dificultades para los abogados que están lejos de sus clientes.

La opinión de las 3 partes

"La prueba testimonial en un juicio la producen las partes (fiscales y defensores). Si no pueden hacerlos comparecer es complejo. Y para hacer declarar a distancia a un testigo se debe verificar su identidad. Son muchos inconvenientes los que genera. Por ahora estamos suspendiendo debates de común acuerdo. La inmediación es una de las características del debate oral: en un mismo tiempo y lugar. A la distancia se vería menoscabada esa característica y además está el derecho del imputado a defenderse de manera presencial.
Distinto es con las audiencias preliminares al juicio, donde se hace la presentación de prueba y eso ahora se está haciendo por escrito. Y también es distinto en el caso de un juicio abreviado, donde ya hay un acuerdo entre las partes y la audiencia para que el acusado lo ratifique es breve. Eso se viene haciendo a través de la plataforma Microsoft Teams y, si no funciona, lo llegamos a hacer hasta con el celular de un oficial de servicio en turno" (
Ricardo Gutiérrez, juez del Tribunal en lo Criminal N° 1).


 
"Nos asignaron trabajo remoto a través de Microsoft Teams para audiencias de indagatoria y testimoniales en la instrucción. Algunos también usamos WhatsApp. Pero para un juicio oral no es la mejor opción porque a veces se interrumpe la voz o la imagen. En los juicios es clave la inmediatez, tanto para ver a imputados como testigos. Señas, gestos, la modificación del tono de voz, la ruborización y la transpiración son elementos que se perderían a través de la vía remota, porque la imagen no es tan nítida. Esos aspectos son fundamentales para resolver un juicio. También hay complicaciones para hacer hoy un juicio presencial, más allá del distanciamiento social. Si uno cita a testigos, pero esas personas no tienen autorización a circular por el aislamiento decretado, no sé hasta qué punto podríamos obligar a trasladarlos por la fuerza pública" (Cristian Aguilar, fiscal).



"La modalidad de audiencias virtuales permite que avancen las causas. Ese sería un punto positivo. Como defensora observó que esta
modalidad (me ha tocado hacer varias audiencias por videollamada de WhatsApp o las plataformas que han implementado tanto la Suprema Corte provincial como la Procuracion General) restringe la privacidad que debemos tener los abogados defensores con los detenidos, ya que siempre tenemos un policía al lado del detenido, que custodia y escucha. Ello limita la comunicación entre imputado/defensor y, claro está, el derecho de defensa. Recibimos varias instrucciones para hacer distintas audiencias del proceso penal, sin embargo, en relación a los juicios orales aún no sabemos nada. No hay protocolos para hacerlos de manera presencial y entiendo que, en forma virtual, se desnaturaliza uno de los pilares básico del debate oral que es la inmediación" (
Fabiana Vannini, defensora oficial).

El primero, en Lomas de Zamora

Femicidio. El primero en ser juzgado a distancia en la provincia de Buenos Aires, en medio de la pandemia, es Marcos Esteban Bazán, acusado de violar y estrangular a Anahí Benítez, una joven de 16.

En una reserva. El cadáver de Anahí apareció en la reserva Santa Catalina de Lomas de Zamora. El hecho se produjo el 29 de julio de 2017, cuando la chica salió de su casa de Parque Barón para caminar unas cuadras hacia el Parque Municipal Eva Perón.

Defensa. En el juicio por videoconferencia, Bazán dijo ser inocente y a través de la cámara se dirigió a la madre de la chica. "Si sigo detenido, el caso va a quedar impune", le dijo. "Anahí nunca pudo haber estado en mi casa. Ni viva ni muerta sin que el entorno lo haya visto", afirmó.



Condena. Sin embargo, el Tribunal Oral en lo Criminal N° 7 de Lomas lo condenó el pasado miércoles, aunque el monto de la pena recién se conocerá esta semana.

Otro acusado. Marcelo Sergio Villalba (42) estaba siendo juzgado en febrero pero el tribunal decidió que, por sus problemas psiquiátricos, no estaba en condiciones de ser sometido al juicio.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias