Mundo Gremial

Miguel Aolita: “Cuando las cosas se hacen con buena intención, siempre salen bien...”

2/3/2020 | 07:10 |

El secretario general de la Asociación Empleados de Comercio vivió momentos intensos durante la reinauguración del autódromo.

Fotos: Jano Rueda y Pablo Presti-La Nueva

   El gesto de levantar los brazos, mirar al cielo y agradecer a sus padres (Miguel Aníbal y   'Lala' Adelaida) y a Ezequiel Crisol, fue uno de esos momentos plenos de felicidad para el secretario general de Empleados de Comercio. Un gesto de agradecimiento por el deber cumplido.

   Miguel Aolita todavía mantiene en sus retinas lo vivido hace una semana, cuando se reinauguró el autódromo bahiense con 40 mil almas presentes y un espectáculo de primer nivel.

   "Sigo emocionado. Cuesta creer que hayamos podido cumplir con el sueño de Ezequiel Crisol. Siempre les pedí a mi madre y mi padre que me ayuden y acompañen. En la inauguración les agradecí a todos ellos, porque realmente era una mochila muy grande poder cumplir con lo que el compañero Crisol, mi segundo padre, me había pedido en su momento", señaló Miguel Aolita.

   "Me la puse al hombro. Me acompañó mucha gente valiosa. La sensaciones vividas durante tanto tiempo, cuando empezamos con el proyecto. Las trabas posteriores, los comentarios apoyando y los adversos, la situación económica del país y la apuesta, siempre generosa, del grupo inversor", apuntó Aolita.

   "No puedo dejar de olvidarme cuando llegué a Bahía, en 2013, que el autódromo era tierra arrasada. Un día, Ezequiel Crisol acostado en la cama de su departamento me pidió que le de una mano con esto y le di mi palabra. Encender la mecha con el autódromo era muy difícil y en esto quiero agradecerle a los medios bahienses", reflexionó emocionado Aolita.

   El corte de cinta, que llevó adelante Aolita, también contó con la presencia del intendente municipal Héctor Gay; Hugo Paoletti (presidente de APAT), Leonardo Stella (arquitecto del nuevo circuito), Adrián Saschrgorodsky, (presidente de la sociedad que concesiona el espacio) y Gustavo Altuna (integrante del consorcio del circuito).

   Durante el acto se descubrió una placa con el nombre de "Don Ezequiel Crisol", quien fue recordado tanto por el titular de la AEC como por el jefe comunal bahiense.

   "Este reconocimiento (por la placa) es un tributo a todo lo que luchó por esto Don Ezequiel Crisol. Este es un día muy importante para Bahía Blanca, no sólo para el automovilismo. Le hace bien a la ciudad y todo lo que le haga bien a la ciudad es nuestra misión", dijo Héctor Gay.

   "Siempre dije que cundo cortáramos la cinta, iba a ser uno de los días más felices de mi vida; y hoy lo es. Ezequiel descansá en paz. ¡Misión cumplida: Empleados de Comercio vuelve a tener autódromo! Gracias de todo corazón a todos", señaló, por su parte, Aolita, quien disfrutó cada momento con mucha emoción.

   "Después de todo lo vivido me invadió el cansancio; pasé por una etapa de relajación y me concentré en la carrera final. Disfruté cada momento junto a mi señora (Andrea) y mis hijos (Camila y Franco) observando en vivo y, también, por TV en uno de los boxes. Fue algo increíble", puntualizó Aolita.

   "La gente se acercó  a abrazarme, a agradecer. Es  tener nuevamente una categoría importante, como el TN, en Bahía Blanca. Y que disfruten todos, desde el aficionado hasta el comerciante, que también abrió sus puertas para ofrecer lo mejor. Es un inicio, una manera de contribuir para que se active el desarrollo de una ciudad. Son cosas que estábamos necesitando en Bahía Blanca", remarcó Miguel Aolita.

   La fiesta se vivió a pleno con la coronación de los ganadores: Julián Santero (Corolla), quien se impuso de punta a punta en la primera en la Clase 3 del Turismo Nacional, y Gastón Iansa (Ford Fiesta), quien se ganó en la Clase 2.

   "Es el deleite de observar lo máximo de dos categorías que llevan mucha gente. El autódromo es altamente competitivo, se vieron carreras muy parejas y emotivas. El espectáculo sobrepasó nuestras expectativas", aseguró.

   --¿Quedan cosas por hacer?

   --Cuando estás en un gremio tenés trabajo siempre; nunca se terminan las obras. Este proyecto empezó y no termina. Lo dije: el día que cortemos la cinta va a nacer un nuevo proyecto de autódromo. Habrá nuevas ideas, más inversiones. En silencio tenemos que seguir adelante, proyectando y concretando, brindando beneficios para el trabajador mercantil.

   --¿Qué título le pondrías a este final de cuento feliz?

   --Es difícil. Acá intervino el estado, las instituciones intermedias, los inversores privados... Se conjugaron muchos factores para terminar de concretar un proyecto.

   "Mis frases de cabecera fueron: 'El sueño de Ezequiel Crisol se hizo realidad y la promesa de Miguel Aolita fue cumplida' y 'Cuando las cosas se hacen con sana intención siempre salen bien", finalizó Aolita.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias