Lo peor no es eso

24/6/2017 | 21:42 |

Por
Maximiliano Allica

Casi dos toneladas de cocaína de máxima pureza se secuestraron a poquitas cuadras de donde vive usted. Con total naturalidad, un grupo de mexicanos y cómplices argentinos (veremos quién es culpable y quién, perejil) utilizaron un galpón para preparar un megaoperativo criminal internacional. Cualquiera que deba defender con su vida 60 millones de dólares en polvo blanco está listo para imagínense cuántas cosas. Pero eso no es lo peor.

Otro tema. Las mismas caritas que anunciaron el golpe a los narcos en Bahía posaron en las fotos del desmantelamiento de la parte más trucha de La Salada. Bullrich, Burzaco, Millman y Roncaglia se auto-entregaron la cucarda de meter en cana al "Rey" de la feria. Desde una habitación blindada de su mansión, Jorge Castillo se había defendido a los tiros. Según su mujer, porque creyeron que se trataba de un asalto. Tenían 11 millones de pesos en cajas fuertes. Pero eso no es lo peor.

Cerraron las listas y finalizó el misterio sobre las candidaturas. A nivel bonaerense habrá unidad en los tramos principales tanto en Cambiemos como en el Frente Renovador-GEN y el Frente de Izquierda. No así en el justicialismo. Los peronistas están revueltos y pueden ser ganancia de pescadores. Del otro lado, el oficialismo sigue exhibiendo como mejor credencial lo malo del gobierno anterior. Y Massa-Stolbizer suena a matrimonio por conveniencia. Pero eso no es lo peor.

Lo peor es que a partir de ahora habrá menos propuestas serias que chicanas, menos debates sobre desarrollo que campañas de desprestigio en la TV. Si no está a la altura nuestra dirigencia, no nos tentemos con la bajeza. Amigos: cada uno se tiene que resolver lo básico de su vida por sí mismo y ayudar a los que tiene cerca. Esperemos de ellos cada vez menos.

La Salada tampoco es lo peor. Lo peor es que Argentina se volvió un país feria en negro. El Estado toleró la proliferación de saladitas, comercios barriales clandestinos y remises truchos porque hay gente que no tiene (ni tendrá mañana o el año que viene) otra manera de subsistir. ¿Cómo logramos que lo anormal deje de ser normal? Quizás algún precandidato lo sepa. Quizás no.

Lo peor no es que se hayan encontrado casi dos toneladas de cocaína en Bahía o que miembros de un cártel internacional paseen por el shopping. Lo peor es que hoy, una semana después, sigue sin haber controles mínimos. Mañana puede volver a pasar. Ahora puede estar pasando.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias