Tregua, pero sin relajarse

El clima colaboró para que los bomberos tuvieran menos trabajo

17/1/2021 | 06:30 |

Las precipitaciones y temperaturas intermedias registradas en los últimos 40 días determinaron que la cantidad de incendios de pastos fuera menor a la esperada. De todos modos, el alerta sigue vigente.

La cantidad de incendios de pasto en Bahía y la zona disminuyó a raíz de las condiciones meteorológicas favorables. (Emmanuel Briane-LN.)

   Las intervenciones de bomberos bahienses en incendios de pastos naturales durante el último mes y medio fueron menos que las previstas, a raíz de las abundantes lluvias registradas y los pocos días con temperaturas elevadas que se presentaron.
   Sin embargo, los jefes de cuarteles consultados La Nueva. coincidieron en que la disminución en la cantidad de focos ígneos en superficies con pastizales es momentánea, ya que continúa el alerta y las precauciones que toman cada año en la época estival.
   Desde el cuartel Central de bomberos, dependiente de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, confirmaron un descenso en el número de salidas en comparación con los meses anteriores.
   “Las condiciones meteorológicas desde diciembre pasado hasta la fecha favorecieron la baja en la cantidad de salidas”, explicó una fuente de la institución.
   En el último mes del año pasado, los bomberos del Central tuvieron un total de 51 salidas como consecuencia de incendios de pastos, mientras que en enero han acudido a unos 15 siniestros de estas características.
    “Gracias a Dios hubo pocas salidas por los días de lluvia, pero antes habíamos tenido varias jornadas complejas. El alerta está, porque tenemos información del Servicio Meteorológico Nacional y del Plan Nacional del Fuego”, remarcaron.
   “El alerta sigue manteniéndose por más que tengamos este `descanso´, por llamarlo de alguna manera. Pensamos que una vez que se normalice la situación que se registra en el verano, vamos a retomar las tareas de extinción de fuego en los campos”.
   Los integrantes del cuerpo estimaron que la cantidad de salidas en esta época iba a ser “de igual a mayor” que las contabilizadas entre fines de 2019 y principios de 2020, a causa de “todas las alarmas que se habían activado respecto de un potencial incendio forestal” en esta zona.
   “No nos confiamos pese a que en estos días estamos relajados; de hecho, ya pensamos en la forma de trabajar y cómo nos vamos a dividir las tareas. En la parte interna del cuartel tenemos varios bomberos con funciones determinadas, y teniendo en cuenta que se prevén muchas salidas por incendios de pasto, nos dividimos entre el personal para poder abarcar el mayor número posible de focos al mismo tiempo”, continuaron diciendo.
   La actuales condiciones meteorológicas indican “las posibilidades que hay de que se produzca un incendio de gran magnitud”.
   “El sur de la provincia, incluido Bahía Blanca, no es ajeno a esas alarmas. Por eso hay que hacer prevención e informar”, finalizaron.

 

“Se calmó bastante”

 

   Andrea Tumminello, responsable del cuartel de bomberos voluntarios de General Daniel Cerri, refirió que desde mediados de diciembre del año pasado hasta la fecha la situación “se calmó bastante”.
   “En noviembre habíamos tenido más salidas que otros años y los primeros días de diciembre también habían sido bastante fuertes, pero desde 15 de ese mes y hasta ahora la situación se calmó bastante”, afirmó.
   “Pensábamos que esta iba a ser una temporada mucho más complicada, aunque las lluvias seguramente ayudaron a la disminución de nuestras intervenciones".
   Agregó que “la mayor cantidad de salidas, por la ubicación del cuartel y nuestra zona de cobertura, corresponden casi siempre a incendios de pastizales”.
   De acuerdo con estadísticas aportadas por la responsable de la entidad cerrense, entre el 1 de noviembre de 2020 y el 10 de enero pasado, los bomberos de la vecina localidad prestaron colaboración en 66 incendios de este tipo.
   Sobre el estado del tiempo durante los próximos días, adelantó que para la semana entrante se pronostica una “ola de calor”.
   “Esto genera que el pasto, abundante por las últimas lluvias, se seque más rápido, porque la temperatura del sol absorbe la humedad del suelo y el combustible está más seco”, detalló Tumminello.
   “Las condiciones meteorológicas son bastante cambiantes, porque tenemos una semana de mucho calor y otra semana en la que las temperaturas descienden. No tuvimos incendios grandes en la zona de campos, pero sí hubo un par en diciembre en el sector de La Vitícola, donde en dos días se quemaron aproximadamente 500 hectáreas”, concluyó.

 

Lluvias "salvadoras" que evitaron focos ígneos

 

   En consonancia con sus colegas, Norberto Colacce, titular del cuartel de bomberos voluntarios de Ingeniero White, aseguró que la cantidad de salidas de emergencia desde la repartición portuaria descendió en las últimas semanas.
   Durante el lapso mencionado el personal a su cargo prestó servicio en solamente 16 incendios forestales, ya que, según consideró, las recientes precipitaciones resultaron “salvadoras” para evitar nuevos casos.
   “Para las fiestas, después de Nochebuena ,cuando empiezan con los fuegos artificiales (que pueden originar focos de fuego), siempre tenemos muchas salidas, pero este año no tuvimos ni en Navidad ni Año Nuevo”, expresó Colacce.
   “Y en el día a día, de 3 o 4 salidas que tenemos habitualmente, ahora quizá solo tenemos una aislada”, describió el responsable de la repartición portuaria.
   Más adelante, explicó que esta clase de siniestros se desencadena en general cuando alguien enciende fuego para quemar pasto o residuos, pero después las llamas se descontrolan.
   “Las lluvias de estas últimas jornadas calma la situación capaz 3 o 4 días, pero cuando empieza a haber días de viento y sol, en una semana el panorama vuelve a ser el mismo que antes”, opinó el servidor público.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias