Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Ampliación de edificios patrimoniales: un intervención que exige armonía y convivencia

Los edificios patrimoniales también exigen adecuaciones para seguir con vida y en uso.

La ampliación de una estación de Bombero, reconvertida en sede de un puerto.

El patrimonio arquitectónico de una ciudad siempre es materia de análisis y estudio a la hora de establecer criterios de cómo se interviene en este tipo de edificios cuando es necesario ampliarlos o adaptarlos a los nuevos tiempos, de modo que puedan seguir siendo útiles y funcionales.

Paul Yakuku, arquitecto e Investigador de la Architectural Association de Londres, ha publicado consideraciones relacionadas con la estética de las adaptaciones modernas a edificios históricos.

“A medida que las ciudades crecen y evolucionan, surge la cuestión de preservar, rehabilitar o adaptar los sitios históricos. La intervención en tales edificios requiere un delicado equilibrio entre honrar su patrimonio y satisfacer las demandas contemporáneas”.  Indica.

Uno de los criterios aceptados por los profesionales de la arquitectura es renovar un edificio manteniendo su estructura original para luego crear extensiones modernas que armonizan o contrastan con la estructura original.

Esta superposición de elementos antiguos y nuevos requiere un enfoque inteligente y sensible, que le dé al edificio una estética única, que tenga armonía en el contraste.

Este acto de armonizar nuevas estructuras con edificios históricos implica explorar las capas de altura correcta de los edificios, preservando el carácter de la silueta, manteniendo proporciones y similitud de formas y asegurando la organización rítmica, así como considerar el color y la textura.

Modelos

Norman Foster demostró este enfoque en 1995 cuando reconstruyó el Reichstag de Berlín, que conservó el aspecto histórico y añadió una cúpula de hierro y vidrio con una rampa en su interior..

Cúpula industrial en el Reischtag de Berlín

Un ejemplo es la reconstrucción del Museo de Historia Militar en Dresde, Alemania . Construido en estilo neoclásico a finales del siglo XIX, incorporó una nueva forma de vidrio que atraviesa el edificio.  

Un enfoque similar se puede ver en la Casa del Puerto de Amberes, diseñada por Zaha Hadid que amplía una estación de bomberos con un volumen que "flota" sobre la antigua estructura.

“En la búsqueda de crear adaptaciones modernas de edificios históricos, el contraste inevitablemente estará presente”, se indica.

Lo esencial es que ese contraste se edfina con armonía, equilibrio y escala.

Ampliación de acero sobre base de ladrillo