Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

El chalet Borgani, una referencia para un paseo que se renueva

Una pintoresca vivienda, ayer destinada al ciclismo, hoy al guardaparque, permite rescatar un historia que corre sobre ruedas.

En noviembre de 1943, una aplanadora fabricada en los talleres municipales desarrollaba sus tareas en el parque de Mayo. Se ocupaba de mejorar las calles del paseo como tarea complementaria a otras de arbolado y poda, buscando mejorar y embellecer el espacio.

Esa intervención fue captada por este diario a través de una fotografía que hoy es un valioso testimonio.

La aplanadora mejorando las calles, 1943

Ochenta años después, noviembre de 2023, otras maquinarias trabajan en aquel mismo lugar, terminando de dar forma a la readecuación de la calle de bordea al que fuera el primer parque Municipal, inaugurado en 1906 como parte del que sería el primer barrio parque de Sudamérica.

El mismo sector, en obra, 80 años después.

Entre ambas imágenes, una pintoresca construcción es la que sirve de inequívoca referencia. Se trata de un pequeño chalet, con cubierta de tejas, un porch de acceso cubierto, un mirador de reducida altura y, en el remate, una veleta.

El cartel de “Guardaparque” da cuenta de su uso y destino, una tarea titánica para el encargado de cuidar y mantener el concurrido paseo de 60 hectáreas.

Ayer, en dos ruedas

Cycles Chalet Borgani. Ese es el nombre original que tuvo este chalet. Fue inaugurado en noviembre de 1943 por el comerciante Federico Borgani, junto a un pequeño velódromo.

Cycles Borgani Chalet, junio de 1943

Borgani era propietario de uno de los comercios más importantes del sur argentino, dedicado principalmente a la venta y reparación de bicicletas y motos.

El Cycles buscaba generar “un lugar de esparcimiento para los más chicos”, alentar la práctica del cliclismo y establecer un sitio donde Borgani alquilaba bicicletas para ser utilizadas dentro del paseo.

En aquella jornada inaugural hubo varias competencias para niños, destacándose el deempeño de M. López Camelo, Charles Vincent, Haroldo Bussetti, Elisa Marcolini y Elida Bellegia, entre otros. Hubo premios, golosinas para los pequeños y un vermú para los más grandes. Una verdadera fiesta.

El día inaugural, una verdadera fiesta, 1943

El hombre

Federico Borgani –nacido en la provincia de Ascoli Picerno, en Italia--, se instaló en nuestra ciudad en 1905, acompañado por su hermano José. Un año después estableció su negocio de biclicletas y motos, convirtiéndose en el principal impulsor de ese medio al que definía como “seguro y barato”, tanto para concurrir al trabajo, como para el ejercicio físico y la distracción. Fue además pionero en impulsar su uso por parte de las mujeres.

La casa Borgani funcionó primero en Brown 383 y estableció un taller mecánico en Zelarrayán y Rodríguez, donde atendía las míticas motos Harley Davidson y a las motocicletas Dunlop, Frera y Atala, todas de origen italiano. Con el tiempo sumó el rubro juguetería.

Taller Borgani, Rodríguez y Zelarrayán, 1921

Más acá en el tiempo, en mayo de 1963, Borgani inauguró una galería de locales con acceso por Belgrano 15 y salida por Chiclana 226, por la llamada Galería GaleHot, habilitada en 1962.

En 1996 la galería Borgani dejó de funcionar --el lugar lo ocupa hoy un comercio--, quedando cerrado además el paso hacia Chiclana.

La historia del comercio se extendió hasta mediados de los 80, en la entonces tradicional esquina de Chiclana y Belgrano.

La tradicional casa en Belgrano y Chiclana

Un espacio para caminar

La presencia de maquinaria por estos días en el sector del Cycles chalet tiene que ver con la concreción del Paseo de los Guardianes, una intervención realizada por la municipalidad para darle a la calle que bordea al lago un definitivo aspecto peatonal, sumando un variado equipamiento, además de canteros y una profusa iluminación.

El Paseo de los Guardianes: la calle para el caminante

La presencia del chalét es la referencia entre aquella fotografía de 1943 y esta de 2023. Testimonio de un particular emprendimiento a favor del ciclismo y un ejemplo de cómo, a pesar del paso del tiempo, una obra puede reconvertirse y seguir teniendo un adecuado provecho.

Los otros chalet

Antes de convertirse en lo que es el actual parque de Mayo, el sitio fue organizado y loteado para funcionar como barrio Parque Adornado.

Sus propietarios se encargaron, en la primera década del siglo XX, construir tres viviendas de dos plantas, buscando alentar el emprendimiento y marcar una tipología de arquitectura.

Uno de los chaléts del fallido barrio Adornado, demolido

Lo cierto es que el emprendimiento inmobiliario no prosperó, esas viviendas fueron demolidas y con el tiempo la comuna fue tomando posesión, a partir de distintas figuras –adquisición, expropiación, donaciones—, de la totalidad de la tierra.

De allí que el trazado original del paseo no responde a ese un recreativo, y que sus calles siempre tuvieran un importante tránsito vehicular.

Hace unos años comenzó un proceso de reconversión, apuntando a potenciar el uso peatonal del espacio, clausurando muchas de sus calles al paso vehicular. Incluso el acceso principal de Córdoba y Alem fue reconvertido en una plazoleta y la diagonal principal en un espacio recreativo y de desarrollo de ferias.

El Portal hoy, cerrado al paso vehicular