Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Bahía Blanca | Domingo, 27 de noviembre

Análisis: Facundo Tello pasó desapercibido, y ya con eso salió ganando

El árbitro bahiense debutó en el Mundial dirigiendo, sin sobresaltos ni acciones polémicas, Suiza 1-Camerún 0.

Fotos: ESPN

   “Lo mejor que le puede pasar al árbitro es pasar desapercibido”, reza un antiguo adagio del referato a nivel mundial.

   Lo conozco tanto que sé que deseaba un debut así, tranquilo, sin errores y con aciertos que siempre mantuvieron equilibrada la balanza de la justicia, la que siempre guió sus decisiones y mantuvo controlados sus impulsos cada vez que fue juez y no parte en un partido de fútbol.

   Facundo Raúl Tello cumplió su sueño máximo a los 40 años, ratificando una vez más lo que repiten hasta el hastargo en el propio entorno arbitral: “pitar en un Mundial es menos complicado que hacerlo en el fútbol argentino”.

   Yo diría que la vida real y el mundo del deporte más popular del mundo cuentan con las mismas reglas, y que la cultura de nuestro país en materia futbolística y en todo aquello, leal o no, que rodea a la pelota, es muy distinta a la de otros países.

   Fue más que positivo que al bahiense Tello le toque Suiza-Camerún como primera prueba de fuego, dos equipos que nos protestaron fallos, que se dedicaron a jugar y que se olvidaron del hombre de negro que corría alrededor de ellos y acompañando el ritmo que exigía el trámite.

   La sonrisa de “Facu” cuando lo fue a saludar Granit Xhaka, el capitán suizo, al termino del cotejo fue el fiel reflejo del deber cumplido.

   Sin necesidad de dar explicaciones y con una conducción de altísimo nivel, como la cita ecuménica demandaba, el referí de nuestra ciudad sancionó 22 faltas (9 en el primer tiempo y 13 en el segundo), un promedio muy inferior a cualquier estadística del fútbol argentino.

   Pitó la primera infracción a los 5 minutos y 44 segundos de iniciado el encuentro, mostró tres tarjetas amarillas y le dio continuidad al juego tal como le exige la FIFA. No fue convocado por el VAR y no existieron chequeos de jugadas (al menos que haya mostrado la televisación oficial del Mundial) por posibles penales o tarjetas rojas.

   Alguno puede llegar a asegurar que “al no haber tenido acciones que hayan generado algún tipo de discusión” o por no haber tenido que interpretar alguna acción dudosa, a Tello le puede llegar a costar avanzar en la competencia (y las chances se reducen si Argentina va sorteando fases), aunque el crédito local sigue contando con el aval y el voto de consideración por parte de la Comisión Arbitral de FIFA.

   Hoy, por primera vez, Bahía “hinchó” por un árbitro, en definitiva lo único que importó después del pobre Suiza 1-Camerún 0.