El Hospital Municipal en el 1900: entre formol y tumores

10/6/2019 | 14:49 |

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

A poco de su inauguración, ocurrida en 1889, el cuerpo médico del hospital Municipal de Bahía Blanca dejaba en claro su capacidad en la práctica de distintas cirugías.

Para eso disponía además de un novedoso sistema de asepsia en base a formol, diseñada por el médico Tomás Varsi, pionero en la materia y directivo del establecimiento.

A mediados de 1900 llevó a cabo tres operaciones la misma semana, a cual más delicada y riesgosa.

La primera atendió la extracción de un tumor de 1,800 kilos, ubicado entre el torso y parte del brazo de un hombre, realizada sin mayores inconvenientes.

El segundo caso fue más delicado. Se debió quitar otro tumor, esta vez ubicado en el vientre de una mujer, intervención que demandó una hora y culminó con éxito, "no obstante tratarse de una mujer de 50 años". El tumor extraído, según indica la crónica publicada por este diario, pesó la bonita cantidad de 8,1 kilos.

La última operación, la más delicada de todas, debió resolver la situación de un hombre que tenía un tumor en el exófago (sic), en un lugar inaccesible y de riesgo para el paciente.

El cuerpo médico decidió realizar una gastrotomía, "una de las prácticas más interesantes de la cirugía", consistente en generar una boca artificial debajo del vientre. En pocas horas estaba terminado el trabajo.

El parte dado a conocer por los médicos daba cuenta del buen estado de los pacientes, sin complicaciones de ninguna especie.

Lo tumores se los llevó el doctor Varsi a su consultorio, ya que en la sala de espera tenía una vitrina donde los exhibía con mucho orgullo.

Además de Varsi, de las operaciones participó el médico Leónidas Lucero, que hacía las veces de anestecista. El otro médico del equipo era Narciso Mallea, estaba en Europa, recorriendo clínicas y hospitales para ampliar sus conocimientos.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias