Diagonales platenses

Cambios de aire en un año especial

25/3/2019 | 07:20 |

Por
Ricardo Salas

El año electoral ya comenzó, aunque nadie quiera admitirlo ya en época otoñal. Con el presidente Mauricio Macri en clave cristinista, hablando más de lo que él mismo desea y con el ex ministro Roberto Lavagna como la nueva esperanza blanca del progresismo vernáculo.


La principal rama opositora tiene a Cristina Fernández de Kirchner como amenaza electoral y el peronismo “bajando” a los municipios gobernados por Cambiemos impulsando candidatos para fortalecer las chances electorales del PJ en la provincia de Buenos Aires, y con el tigrense Sergio Massa haciendo lo que puede para permanecer en escena.


Dentro del ámbito legislativo, para un sector del massismo, “María Eugenia Vidal terminó siendo lo mismo que Macri”, en relación a la “enemistad” que existe entre la mayor parte de la sociedad y el presidente, en especial la clase media. Casi la misma línea de pensamiento tiene el exministro de Economía, Axel Kicillof, ahora candidato a gobernador por el peronismo kirchnerista.


“La clase media está enojada con este Gobierno, porque el problema está en que el trabajador no llega a fin de mes”, afirma el jefe del bloque de diputados, Rubén Eslaiman (Frente Renovador).


Casi como al pasar también mencionó la necesidad de que el peronismo retome el control político en una PBA, a la que calificó como “devastada”, “producto de la pésima política económica que llevó adelante el presidente Macri y que Vidal continuó en la Provincia, con el cierre masivo de pymes, comercios con sus persianas bajas, los tarifazos que asfixiaron a los bonaerenses y la guerra que comenzaron contra los docentes dejando a los chicos en el medio de una disputa política”.

Justamente, la administración Vidal trabaja en una "propuesta superadora” para ofrecer a los docentes durante los próximos días.


Así lo reveló el ministro Marcelo Villegas (Trabajo) intentando desactivar un “plan de lucha” que “cocina” el sindicalismo docente y que incluye paros de 48 horas, movilizaciones y numerosas acciones distritales, en el caso que la Gobernación no efectiviza la convocatoria a negociación paritaria.
 

De recorrida


Con el contexto económico nacional como “salvavidas de plomo”, la gobernadora María Eugenia Vidal decidió recorrer el territorio bonaerense y enfrentarse a los gremios docentes, enfocándose así en la gestión, y dejándole un poco el rol de vocero político al vicegobernador radical Daniel Salvador.


De esa manera, Salvador divide su tiempo entre el rol asignado por la mandamás de Cambiemos, y la actividad militante muy propia de los históricos dirigentes de la UCR.


En esa línea, semana tras semana peregrina a un pueblo y sección diferente, en reuniones que giran en torno al futuro político inmediato, léase listas y candidaturas, y la coyuntura a mediano y largo plazo (sobre todo con la Convención Nacional del partido en el horizonte cercano).


Días atrás le tocó el turno a la Sexta con Monte Hermoso como escenario de un encuentro que reunió a casi la totalidad de dirigentes y militantes del radicalismo regional, donde Salvador pidió bajar el tono de los reclamos hacia adentro de Cambiemos, y enfocarse en la defensa de la gestión.


“Ya dijimos lo que teníamos que decir, ahora es tiempo de seguir trabajando cada uno en donde le toca”. Palabras más palabras menos, la idea que se transmitió.


Ese pedido no resultó sorpresa porque es algo que el vicegobernador viene señalando, incluso en el propio Comité Provincia en la previa de la apertura legislativa.


Lo que sí sorprendió aquel día antes de la reunión montehermoseña fue desayunarse, dicen en las diagonales, con una nota en La Nueva de David Hirtz, intendente de Adolfo Alsina y aspirante a ocupar un lugar en la lista seccional este año, donde reclamaba al PRO más espacio de decisión para el radicalismo.


Muchos pensaron que la jugada de Hirtz (quien se excusó de participar de la reunión) era riesgosa.


Por un lado se enfrentaba abiertamente a los deseos del vicegobernador y titular de la UCR bonaerense, y sobre todo, quien se sienta en la mesa de negociación con el PRO a la hora de armar las listas, y por el otro, exponía ante el PRO la unidad del radicalismo, justamente de cara al armado electoral.


Siguiendo esa línea de pensamiento, Hirtz está “pateando en contra”, incluso de sus propios intereses personales.


Para otros la lectura tiene que ver más con un error de cálculo del intendente caruhense, al creer que lo que se dice en la región no trasciende más allá, evidenciando que para algunos dirigentes las redes sociales son un misterio insondable.


”Hasta La Plata llega y se sabe todo, sobretodo en calle 6”, bromean desde la torre de control de los “amarillos” en inmediaciones de plaza San Martín.


“Es hora que (algunos referentes distritales) piensen un poco mejor antes de declarar, sino se lo van a pasar desmintiendo”, concluyen con un poco de sorna en despachos oficiales de Cambiemos - PRO en sede gubernamental".


"Tenemos la firme convicción de que estamos en el rumbo correcto y si bien reconocemos las dificultades que existen en algunos distritos, vamos a permanecer en este camino que, permitirá un claro progreso en la Provincia", respaldó a Vidal el senador Walter Lanaro (Cambiemos).

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias