Bahía, más cara que otras ciudades: ¿mito o realidad?

Bahía, más cara que otras ciudades: ¿mito o realidad?

3/9/2017 | 07:00 | La comparación con relación a otras localidades del interior arroja que algunos productos y servicios son bastante más costosos acá. Alquileres y llenar el changuito se ubican en valores bastante competitivos.

Bahía, más cara que otras ciudades: ¿mito o realidad?

Bahía, más cara que otras ciudades: ¿mito o realidad?. La ciudad. La Nueva. Bahía Blanca

Federico Moreno / fmoreno@lanueva.com y Francisco Rinaldi / frinaldi@lanueva.com

   Pan, facturas, taxi y colectivo más caros con relación a otras tres ciudades de diferentes regiones de nuestro país. Lácteos, carne y alquileres en valores competitivos y hasta bastante más baratos con respecto a una de las grandes capitales de la Patagonia.

   Ese fue el resultado de un ejercicio que compara los precios de los bienes y servicios a los que puede acceder un ciudadano de Bahía Blanca con respecto a los disponibles en Neuquén, Mar del Plata y Río Cuarto, y que intenta despejar el interrogante acerca de si Bahía Blanca es o no una ciudad cara para vivir.

   El informe, realizado por periodistas de “La Nueva.” y que contó con el asesoramiento técnico del Centro Regional de Estudios Económicos de Bahía Blanca-Argentina (CREEBBA), se concentró en un acotado rango de productos y servicios públicos, aunque presentes en la canasta básica de cualquier familia argentina.

   La semana última este diario publicó un informe con un detallado análisis de la situación bahiense en distintos aspectos: infraestructura, salud, empleo, educación y otros. De los comentarios de lectores, surgió la hipótesis que además nuestra ciudad es más cara que otras de similares características. ¿Es así?

Acompañar el mate cuesta más

   ¿A quién no se le antojó una rica docena de facturas en una tarde de sábado para acompañar el mate? Comprarla en la ciudad, en cualquiera de las panaderías, es bastante más oneroso que hacerlo en Río Cuarto, donde la docena cuesta 93 pesos, cuatro menos que el precio local, aunque un 6% por encima del valor promedio de las cuatro localidades consideradas en el relevamiento ($ 87,80). Incluso, en la cercana Neuquén, se pueden conseguir a 96 pesos (9% por encima de la media).

   A juzgar por el resultado de la comparación, para comer facturas más económicas habrá que cambiar el Paseo de las Esculturas por la rambla de “La Feliz”, donde las panaderías las ofrecen a $ 62 por docena (29% por debajo del promedio), y hasta hay algunas que regalan, por ese precio, dos facturas más. Si prefiere cambiar el mar por la bellísima Río Cuarto, también son más baratas que en Bahía, aunque no tanto ($ 93, un 6% por encima de la media).

   El kilo de pan francés también resulta más accesible en el resto de las ciudades con que se confronta a Bahía Blanca. Así, mientras en Neuquén se consigue 34 pesos (un 4% por encima del promedio de 32,80 para las cuatro localidades), tanto en Mar del Plata como en Río Cuarto sale siete pesos menos (8% por abajo de la media).

   Para este caso, la única explicación razonable radica en la mayor disposición de los bahienses a pagar ($37) de más por estos producto.

   Por otro lado, al hablar de transporte, como se puede observar en el cuadro que ilustra este informe, de las cuatro ciudades analizadas Bahía Blanca cuenta con el servicio de taxis más costoso.

   Por ejemplo, para recorrer un trayecto de 3.000 metros --un poco menos de 30 cuadras--, un pasajero en nuestra ciudad debe abonar 90 pesos, contra 70 que debería abonar en Mar del Plata, 65 en Neuquén o 67 en Río Cuarto.

   Si duplicáramos esa distancia obtendríamos, por ejemplo, los 6.000 metros que separan a la terminal de ómnibus de la Universidad Nacional del Sur, resultando una diferencia monetaria aún más notoria: Bahía Blanca ($152), Mar del Plata ($112), Neuquén ($112) y Río Cuarto ($106). Siguiendo con el ejercicio anterior, con una media de $ 73,4 para las cuatro localidades, la ciudad está un 23% por encima.

   “El viaje en taxi será caro, pero la única ciudad del país que se puede comparar con Bahía Blanca es la Capital Federal, que tiene un servicio similar y a veces hasta superior, porque cuenta con autos muy importantes. Pero después, ninguna se asemeja a Bahía, vas a otras ciudades y te llevan en carretilla, no en un taxi”, comentó el titular del Centro de Propietarios de Taxis, Roberto De Barrenechea.

   “Incluso esa pequeña diferencia a favor de Buenos Aires es porque ellos tienen ventajas que nosotros acá no tenemos, como por ejemplo en reparaciones, repuestos o un combustible más barato. Después, hablando de otras ciudades grandes y de esta provincia, en La Plata los taxis como la gente serán el 10 o el 15 por ciento, y de Mar del Plata mejor ni hablar, los coches se caen a pedazos”, agregó el empresario.

   “Yo siempre digo que quiero tener la mejor tarifa pero también exijo que brindemos el mejor servicio. En Bahía los casos de autos viejos o chicos son excepcionales, nosotros luchamos mucho para que nuestros compañeros mejoren las unidades y que no superen la antigüedad de 3 años acordada por ordenanza. El que no renueva la unidad es porque probablemente esté invirtiendo su ganancia en otra cosa y no en lo que le da de comer”, analizó De Barrenechea.

   Consultado sobre la raíz de la diferencia de precio y servicio con otras ciudades, el gremialista manifestó que “la Municipalidad de Bahía Blanca controla como tiene que controlar, obligándonos a tener a todo el personal en blanco y renovar las unidades cada tres años, como corresponde. En otras ciudades, en cambio, el personal está en negro y los coches se caen a pedazos”.

   En cuanto a los principales gastos que debe afrontar un propietario de taxi, el titular de Taxi Ya detalló: “Todos los meses tenés que hacer cambio de aceite, de filtro, pastillas de freno, cubiertas, etcétera. El tren delantero se te va desgastando porque las calles están destrozadas, y si llegás a tener la desgracia de chocar o de que te choque alguno que no tiene seguro, se te arruinó la vida.

   Nosotros tenemos seguro para proteger al pasajero por 13 millones de pesos, pero contra todo riesgo –-cubriría cualquier rotura del vehículo-- a un taxi no te lo asegura nadie, así que los choques, que en esta ciudad son muy frecuentes por el aumento incesante del tránsito, son un gasto muy importante”.

   Pero más allá de los altos costos de mantenimiento de las unidades y del personal, el gran mal que aqueja en estos momentos a los taxis y remises locales son los taxis truchos o ilegales.

   “En Bahía hay más taxis truchos que registrados. Entre taxis y remises oficiales somos 500, y por las estimaciones de la gente del gremio, los ilegales son aún más. Cualquiera sabe que en los barrios está lleno, ni hablar de White, Cerri o el aeropuerto, donde los ves esperando pasajeros con un cartelito delante de todos y nadie controla nada”, denunció el titular del Centro de Propietarios.

¿Y el servicio de colectivos?

   Luego de haber aumentado por última vez el 1° de enero de este año, con sus $12,55 para la tarifa plana, nuestra ciudad tiene uno de los boletos de ómnibus más costosos de la Argentina. La razón, explican los especialistas, se reduce fundamentalmente a un factor: la baja densidad poblacional por kilómetro cuadrado que posee Bahía Blanca.

   Si bien existen localidades en las que el valor del boleto es un poco más alto que en nuestra ciudad, como pueden ser los casos de Río Gallegos --$15,90--, Neuquén --$13,90—o Bariloche --$12,80--, también las hay más baratas, incluso a menos de la mitad que en Bahía, como La Plata o Buenos Aires, donde la tarifa plana es de apenas $6.

   Según el diario “La Capital” de Mar del Plata, el precio promedio del boleto en el país es de $9,10, por lo que nuestra ciudad se encuentra un 38% por encima de la media. El listado abarca centros urbanos de todos los colores: de mayor y menor población que Bahía, de mayor y extensión territorial y con diferencias o semejanzas demográficas.

   Entre otras, estas son las ciudades relevadas y su tarifa plana de colectivo: Buenos Aires y La Plata ($6,00), Ushuaia ($6,80), Salta ($6,95), Formosa ($7,50), Corrientes ($7,68) y Santiago del Estero ($7,95), Catamarca ($8,00), San Juan ($8,20), Jujuy ($8,40), Mendoza ($8,50), Posadas ($8,50), Rawson ($8,50), Resistencia ($8,54), Paraná ($8,75), Tucumán ($9,35), Santa Fe ($9,60), Rosario ($9,70), San Luis ($9,75), Viedma ($10,00), Comodoro Rivadavia ($10,93), La Rioja ($11,50), Santa Rosa ($11,66), Córdoba ($12,50), y las ya mencionadas por ser tener un pasaje más caro que el local, Bariloche ($12,80), Neuquén ($13,90) y Río Gallegos ($15,90)

   “El último estudio de costos se adecuó a los parámetros determinados por la Secretaría de Transporte de la Nación, lo que se hace es estimar un valor del kilómetro recorrido por las unidades, en el que se incluye el sueldo de los choferes, de los administrativos, el combustible, los lubricantes, las cubiertas, el seguro... en síntesis, todo lo que se gasta para poner el colectivo en la calle”, explicó el gerente operativo de Bahía Transporte Sapem, Federico Harfield.

   “El tema es que a esa tarifa –del costo por kilómetro--, que es prácticamente la misma en todas las ciudades, hay que dividirla por la cantidad de gente que transportás en ese kilómetro y ahí es donde Bahía, por su distribución geográfica y demográfica, sufre la diferencia. Por ejemplo, mientras que en la Capital Federal viajan unas 4 o 5 personas por kilómetro, en Bahía lo hacen solo 2, entonces pese a que los costos son los mismos, acá hay menos gente entre la cual dividirlos”, agregó Harfield.

   “Otro aspecto negativo en este sentido que tiene la ciudad es que la gente no viaja tramos intermedios. Mientras que en la Capital hay gente que va de A a B, de B a C y de C a D, en Bahía la mayoría va de A a M o de M a Z, lo que provoca que las unidades vayan prácticamente vacías la mitad del recorrido, con la improductividad que eso implica”, explicó el titular de BTS.

Los valores de los alquileres y la carne

   El valor de un alquiler de 55 metros cuadrados, de dos dormitorios, en el centro, se consigue en Bahía Blanca por $7.500 al mes, 500 pesos más caro que en Mar del Plata, y hasta 1.000 más que en la cordobesa Río Cuarto.

   Pero la comparación con Neuquén modifica todo: la ciudad patagónica ofrece un inmueble de características y ubicación similares por una renta mensual del doble que en Bahía y un 63% por encima de la media de las cuatro localidades objeto de la comparación ($8.875).

   Para este caso, los ingresos medios con que cuenta la población es sin lugar a dudas una de las principales limitantes para los valores que pretenden cobrar los titulares de los departamentos. Así, de acuerdo con datos de la Cámara de Comercio de la Argentina (CAC) e INDEC, nuestra ciudad es la que muestra el menor salario privado registrado ($16.000 al mes), a diferencia de Neuquén, que, con 35.000 pesos, posee el más alto. Ambas remuneraciones se posicionan, respectivamente, un 24% por debajo del promedio nacional ($21.000) y un 67% por encima, de acuerdo con ambas fuentes.

   “La presión inmobiliaria y el mayor salario disponible hacen diferenciar precios en cada caso. Neuquén es una ciudad creciente, con salarios promedios mas elevados (sector hidrocarburífero) lo que genera una mayor presión de demanda. En el caso contrario, Mar del Plata, posee un exceso de demanda en la temporada estival, pero el resto del año existe una sobreoferta de inmuebles, lo que permite una caída del precio promedio de alquiler”, explicó el economista jefe del CREEBBA, el magíster Gonzalo Semilla.

   La carne es otro de los productos en línea con lo que exhiben las otras localidades objeto del ejercicio. Y otra vez, Neuquén, se destaca por lo alto de su precio (10% por arriba de la media).

   “Vale la pena recordar que Neuquén se ubica en zona FUNBAPA (protección fitosanitaria), por ello el mayor precio de la carne. Debido a eso existe menos oferta y no se puede 'importar' desde el resto de la argentina”, aclaró Semilla.

La lista de productos puede expandirse. Y seguramente surgirán nuevas diferencias de precios. Pero lo cierto es que, tal como se intentó demostrar, a veces, los mitos, tienen bastante de realidad.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias