NORMALIZACIÓN

Primera medición del INDEC, en línea con la inflación local

16/6/2016 | 01:07 | Como habitualmente ocurría hasta finales de 2006, la variación en el IPC oficial y la del Centro Regional de Estudios Económicos (CREEBBA) casi no tuvo divergencias. Agencia DyN y La Nueva.

La inflación de mayo fue de 4,2 por ciento impulsada por subas en alimentos y en tarifas de servicios públicos, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

De esta forma y luego de siete meses el organismo restableció la difusión oficial de la variación de precios al consumidor, correspondiente a la región metropolitana, pero al no contar con índices anteriores, no es posible medir la inflación interanual ni el acumulado en lo que va de 2016.

No obstante, esos datos fueron dados a conocer por la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, que informó una inflación del 5 por ciento para mayo, del 25,2 por ciento en los primeros cinco meses y del 44,4 por ciento respecto de mayo del año pasado.

En la ciudad, el Centro Regional de Estudios Económicos (CREEBBA) publicó que la inflación minorista de la ciudad sumó un 4,3% en mayo, guarismo que se extiende al 43% en el acumulado anual.

De esa forma, la pauta anual oficial de 25 por ciento anual de inflación ya fue superada antes de finalizar el primer semestre y la tasa interanual es la más alta de los últimos 24 años, ya que hay que remontarse enero de 1992 (76%) para encontrar un nivel superior.

"Estamos dejando atrás de una manera clara y definitiva un período de adulteración de las estadísticas públicas", subrayó Jorge Todesca, director general del INDEC.

Los resultados fueron comunicados en una conferencia de prensa que encabezó Todesca en la que estuvo acompañada por el director técnico, Fernando Cerro, y la directora de Precios, Alejandra Clemente.

El índice se elaboró a partir de la recolección de unos 83 mil precios de alrededor de 600 productos tomados en 3.200 establecimientos de la región.

La inflación oficial para la región metropolitana estuvo por 0,7 punto por encima de la calculada por consultoras privadas que había sido de 3,5%.

En cambio, estuvo por debajo del obtenido por la Dirección de Estadística de la Ciudad de Buenos Aires que trepó al 5%.

Uno a uno

La suba de 4,2% en mayo estuvo impulsada por subas de 3,7% en Alimentos y Bebidas, 5,2% en Vivienda y servicios básicos (tarifas) y el rubro Bienes y servicios que aumentó 16,1%, al captar los incrementos en el alza de los cigarrillos, que subieron un 47% en un mes, de acuerdo con la planilla difundida por el Instituto.

Clemente puntualizó que la muestra de mayo captó los ajustes de tarifas en agua, telefonía, combustibles y transporte público.

De acuerdo con el trabajo del INDEC la Indumentaria subió 2,3%,Transporte y comunicaciones 5,6%, Equipamiento y mantenimiento del hogar 2,9%, Esparcimiento 2 por ciento, Educación 3,2 por ciento y Atención médica 1,7 por ciento.

Discriminado por bienes y servicios, los primeros aportaron 2,9% y los servicios 1,3% para componer el 4,2 final.

De la misma forma, en la división por rubros, sobre el 4,2%, 1,29% representa Alimentos y bebidas, 0,82% Transporte y comunicaciones, 0,72% Otros bienes y servicios, 0,55% Vivienda y servicios básicos, 0,19% Indumentaria, 0,19% Equipamiento, 0,16% Esparcimiento, 0,14% Atención médica y 0,12% Educación.

El trabajo también precisa que la inflación núcleo -la evolución de los precios quitando bienes estacionales y regulados- subió 2,7%, la de precios regulados 8,7% y la de productos estacionales 4,3%.

Casi igual: en Bahía Blanca dio el 4,3%

Como habitualmente sucedía hasta finales de año 2006, el IPC del INDEC difundido ayer arrojó un dato muy similar al del IPC-CREEBBA.

Así, para el quinto mes de 2016, la inflación local intermensual -mayo contra abril- cerró en Bahía Blanca en un 4,3% arriba, guarismo muy similar a la cifra oficial.

Pero esto no siempre fue así. Es que un informe del organismo local del año 2008, ya advertía que si se observaban las tendencias desde finales de 2006, se producía una brecha entre el IPC local y el del INDEC, la que se fue ensanchando notoriamente en el tiempo.

La divergencia entre ambos indicadores está asociada a cambios metodológicos introducidos en el IPC-INDEC a manos de Guillermo Moreno, que no fueron lo suficientemente explicitados y que, a juicio de los expertos, carecían de sustento técnico.

De hecho, en julio de 2009, el Gobierno kirchnerista creo el Consejo Académico de Seguimiento y Medición del INDEC (CAES) conformado por las Universidades de Buenos Aires, Mar del Plata, Tres de Febrero y Tucumán.

El documento del CAES criticó las modificaciones promovidas por la conducción morenista en el Instituto, refutando uno a uno los argumentos que los entonces responsables del organismo esgrimían para defender la calidad de sus mediciones.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias