Sur de Villarino y norte de Patagones

Vuelven a la carga con cinco proyectos de riego con aguas del río Negro

20/6/2020 | 06:30 |

La Universidad del Sur llevará a cabo un estudio de prefactibilidad. En forma paralela, se aguarda saber qué cupo le corresponde a la provincia de Buenos Aires.

 

El río Negro arroja unos  500 metros cúbicos por segundo de agua al mar, que no son utilizados por nadie y se pierden. Fotos: Archivo La Nueva.

 

Hernán Guercio / hguercio@lanueva.com

   La Universidad Nacional del Sur llevará a cabo un estudio integral de los principales proyectos en danza para regar el sur bonaerense con aguas del río Negro, buscando determinar la prefactibilidad de cada uno de ellos, previo a una futura etapa de  financiación y ejecución.

   Las cinco alternativas que se estudiarán, son el riego en la costa bonaerense del río -en la zona de  Carmen de Patagones-; el proyecto histórico de regar en la zona de Stroeder; el trasvase  al río Colorado, y las propuestas de irrigación en la zona norte del partido de Villarino.

   La idea es clara: avanzar en los pros y los contras de cada uno de ellas para, llegado el momento, decidir cuáles son más factibles de llevarse a cabo y decidirse por alguna, en consecuencia. Si pueden desarrollarse las cinco, mejor aún.

 

   Hace dos años, el departamento de Economía de la UNS ya había presentado un primer estudio de factibilidad, que demostraba que la implementación de estas nuevas áreas de riego en Villarino y Patagones generarían un incremento del producto bruto de 750.243.274 dólares, pasando de los casi 395 millones de 2018 a unos 1.145 millones en 2028. En cantidad de hectáreas, se había explicado, se alcanzarían las 440 mil contra las aproximadamente 100 mil actuales que se explotan en el Valle Bonaerense del río Colorado.

   Para volver a poner el tema en agenda, en los últimos días se reunieron -a través de una conferencia virtual, claro está- los integrantes de la Comisión de Recursos Hídricos del Plan de Desarrollo del Sudoeste Bonaerense, con representantes de INTA Hilario Ascasubi, Corfo y los intendentes de Villarino y Patagones, Carlos Bevilacqua y José Luis Zara, respectivamente. Por primera vez, a ellos se sumó el jefe comunal bahiense, Héctor Gay, en lo que supone es un fuerte espaldarazo político a la iniciativa.

   Para que los cinco proyectos puedan llevarse a cabo, el estudio de los cupos que le corresponden a cada una de las provincias por las que pasa el río Negro, debería otorgarle 200 metros cúbicos por segundo a Buenos Aires. Si el caudal dado a nuestro territorio llegara a ser menor, ahí se establecerían cuáles de estas alternativas se desarrollarían, de acuerdo a los resultados del estudio que comenzará a desarrollar la universidad bahiense.

 

Un proyecto productivo millonario

 

   “Este estudio de prefactibilidad sería la etapa previa a buscar financiamiento y ver cuál de todos estos proyectos se termina llevando a cabo -señaló a “La Nueva.” el titular del INTA Hilario Ascasubi e integrante de la comisión de Recursos Hídricos, Miguel Cantamutto-. Buscamos profundizar estos estudios para tomar una decisión, y queremos que todos tengan el mismo grado de desarrollo”.

   Estos análisis, continuó, brindarán una argumentación técnica que contemple, entre otras cosas, el recurso suelo, la factibilidad productiva y las condiciones de trabajo.

   “Tenemos que avanzar en estas cuestiones, porque sino siempre vamos a estar dando vueltas con el tema, sin avanzar para ningún lado. Al final, esto termina siendo como un perro que se muerde la cola”, lamentó.


Miguel Cantamutto

 

   El proyecto, presentado en junio de 2018, se vio frenado por el cambio de gobierno y la pandemia de Coronavirus. Por ese entonces, en forma paralela se comenzó con los análisis para determinar los cupos que corresponden a cada provincia, que aún no han finalizado.

   “Entendemos que esto va a terminar siendo una decisión política, con fuerte injerencia de los organismos de ciencia y técnica -aclaró-. Después, la implementación va a llevar mucho tiempo, con los detalles de obra, la financiación y su posterior ejecución”.

   Durante la reunión, tanto Gay como Zara habían remarcado la importancia de coordinar iniciativas que impliquen el apoyo del gobierno provincial en la búsqueda de financiamiento para el estudio de prefactibilidad. Sobre todo, explicaron, teniendo en cuenta la crisis del río Colorado y la realidad climática que limitan las expectativas productivas regionales.

 

Los números finales  establecen un incremento de U$S 750 millones del producto bruto y la posibilidad de regar 440 mil hectáreas.

 

   Al respecto, Cantamutto recordó que el estudio previo mostraba “números muy favorables en base a una estimación muy conservadora”, teniendo en cuenta solo los cultivos habituales del sur de Villarino y norte de Patagones, además de “un excelente retorno y factibilidad económica”.

   Además, reconoció la necesidad de que el proyecto sume apoyo político, ya que el económico llegará tanto desde las entidades del sector, como de las propias asociaciones de productores locales.

   

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias