Bahía Blanca | Lunes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Lunes, 20 de mayo

Bahía Blanca | Lunes, 20 de mayo

Muerte de los robacables: ubican al policía en el lugar de los hechos

Un informe de geolocalización de su celular, sumado a otras pruebas, da cuenta de la presencia del subcomisario Martín Ñancucheo en el campo de la tragedia.

Un informe de geolocalización de una compañía de teléfonos ubica, la noche del lunes 6, al celular del subcomisario Martín Omar Ñancucheo en el lugar del robo de cables de media tensión, donde se produjo la tragedia.

Esa conclusión pericial a partir de la ubicación de las antenas, confirmada a La Nueva. por investigadores del caso, pondría en una situación más comprometida al ex subjefe de la comisaría Cuarta, cuyo handy encriptado fue encontrado en la camioneta Volkswagen Amarok en la cual abandonaron a 5 de las víctimas de la electrocución, 4 de ellas fallecidas.

De todas maneras, la situación procesal del subcomisario, que ya desafectado de la fuerza policial, aún no fue definida por la justicia de Garantías, que también analizaría un pedido de eximición de prisión presentado por un abogado defensor.

La investigación también habría establecido que aquella noche, en apoyo de la Amarok, hubo otro vehículo particular en el campo de la ruta 33, kilómetro 46,5: se trata de un Chevrolet Meriva, de color claro.

Ñancucheo, al parecer, se movilizaba en ese vehículo y con el mismo llegó hasta el hospital, con el objetivo de "rescatar" su handy, que en la emergencia había quedado dentro de la Amarok, hecho que no pudo concretar por la "resistencia" de sus colegas, ya presentes en la guardia del Municipal.

Por otra parte, se esperan los resultados de una pericia del GPS del handy de Ñancucheo, para determinar si ese dispositivo estuvo "activo" en los días previos, cuando se produjeron otros hechos de robo de cables.

¿Otro civil más?

Las pruebas testimoniales y fílmicas que reunió el fiscal Gustavo Zorzano, a cargo de la investigación, también habrían determinado la presencia de otra persona más en relación al frustrado delito, que terminó de manera fatídica.

Ese hombre, al parecer, quedó registrado bajando de la camioneta Amarok, sin lesiones visibles, en la guardia del hospital, cuando arribó con el resto de los fallecidos.

De esa manera se especula que junto con las 4 víctimas fatales, el herido Emanuel Chamorro Sepúlveda, Ángel Gallardo -conductor de la camioneta- y el subcomisario Ñancucheo, estuvo presente otra persona más en el campo, como parte de la supuesta organización delictiva.

La fiscalía procura determinar de quién se trata, aunque ya trabajan con algunas pistas.