Bahía Blanca | Domingo, 25 de febrero

Bahía Blanca | Domingo, 25 de febrero

Bahía Blanca | Domingo, 25 de febrero

Hace 50 años, los tres grandes del básquet bahiense compartieron su último partido oficial

En un estadio colmado, Olimpo y Estudiantes jugaban el segundo partido por el título. Terminado el encuentro, Fruet anunció su retiro de las canchas.

La noche del 8 de febrero de 1974, la última foto de los tres en el clásico

Cuando el fotógrafo Omar Morán les pidió a Lito Fruet, Polo Delizaso y Beto Cabrera que se acercaran al centro de la cancha para tomarles una foto, el colmado estadio Norberto Tomás del club Olimpo se hizo uno sólo para acompañar, con un aplauso continuo y ensordecedor, a estos tres jugadores que más allá de esa noche vestir camisetas rivales, eran el símbolo del equipo que había escrito para Bahía Blanca una página de oro en la historia del basquet.

Habían pasado pocos minutos de las 22 del viernes 8 de febrero de 1974 y todo estaba listo para que Olimpo y Estudiantes disputaran la segunda final por el título de primera. Un par de días antes el aurinegrose había impuesto de visitante en el Osvaldo Casanova, con lo cual Estudiantes estaba obligado a ganar para así forzar un tercer partido.

Olimpo gana en el Casanova.

Por eso nadie podía imaginar que esa foto sería la última de los tres en el marco de un partido oficial. Porque finalmente Olimpo se impuso esa noche y se coronó tricampeón. Fue un triunfo ajustado, 52 a 50, el tercero en serie ante Estudiantes. Entre Fruet y Delizaso sumaron 40 de los 52 puntos. Cabrera, en una mala noche, apenas sumó 8, todos en el segundo tiempo.

Valussi intenta superar a Delizaso

Decir adiós con la camiseta del más grande

En medio de los festejos ocurrió entonces lo inesperado. Fruet se acercó a Cabrera, se fundió con el Beto en un abrazo y le dijo al oído algo que venía pensando desde hacía semanas. “Me retiro Beto, este fue mi último partido”.

La decisión pronto se hizo conocida y un extraño clima de tristeza y alegría se apropió de la gente. Para ese entonces a Lito le habían sacado su camiseta, las medias, las zapatillas y hasta el pantalón.

Cabrera le cedió entonces la 14 suya, que Lito se colocó y la extendió casi hasta las rodillas. Cuando un periodista de Canal 9 le hizo una nota –el partido se trasmitió en vivo por ese canal--, Lito dijo algo propio de su grandeza: “Me retiro con la camiseta del más grande”.

Fruet se retira con la camiseta de Cabrera.

Fue hace 50 años. Medio siglo. El último clásico con los tres grandes. La misma noche en que se retiró Fruet.

Momentos mágicos que siguen vivos en la memoria de miles de bahienses, que todavía conmueven y emocionan.

Una foto en blanco y negro que hoy adquiere un valor único, tomada unos pocos minutos antes de que la bola fuera al aire para nunca más dejar de volar.