Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

El Hospital Penna necesita ayuda

La Cooperadora de la entidad es clave en el funcionamiento del servicio.

Al igual que muchas instituciones de nuestra ciudad, las asociaciones cooperadoras son clave a la hora de cubrir necesidades y aportar los elementos a veces indispensables para su funcionamiento.

Ocurre con las escuelas y los hospitales, dos establecimientos relevantes desde el momento que atienden cuestiones relacionadas con la educación y la salud de la población.

Quienes integran las cooperadoras son personas que dedican horas y esfuerzo para tratar de cubrir las necesidades a veces básicas, sin cuestionar si se trata de tareas que debiera realizar el estado.

Por eso resulta clave que se sumen socios a estos grupos de trabajo, porque es con el aporte de cada uno que estas cooperadoras se sostienen y pueden cumplir con una misión que tiene como principal beneficiado a los propios bahienses y habitantes de la región.

Un caso particular es el de la Asociación Cooperadora del Hospital Interzonal José Penna, creada en 1985 y cuya labor específica es considerar las necesidades de las distintas áreas y servicios, y de acuerdo con la Dirección del Hospital definir los proyectos que se llevan adelante.

Su misión es colaborar en la atención de pacientes, por medio de estrategias que recauden fondos genuinos, cuyo principal destino es el mantenimiento del equipamiento y la dotación de aparatología moderna que lo equipare a centros de alta complejidad.

En la actualidad cuenta con 8.000 socios, pero es necesario incrementar esa cantidad. Por eso cada tanto realizan campañas, considerando que sumando ese aporte es la única manera poder seguir asistiendo a las necesidades urgentes que se van produciendo día a día.

Todos aquellos que quieran asociarse lo pueden hacer personalmente en Láinez 2401, o telefónicamente al 0291 4593626/625 o 0291 4813077.

Si bien son momentos difíciles para todos, la contribución mensual que se pide es inferior al valor de un litro de cerveza, lo cual deja en claro que no es algo prohibitivo. Muchas veces es solo una cuestión de buena voluntad, en este caso para un hospital que cumple un rol cada vez más trascendente en materia sanitaria.