Bahía Blanca | Miércoles, 17 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 17 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 17 de abril

Alejandra Pecastaing: “Tengo pasión por el futgolf y por mi oficio de enfermera”

Es la única representante bahiense que compite en los torneos provinciales y nacionales. Está rankeada segunda en damas y entre los 250 jugadores más valiosos del país.

 

“La pasión por el futgolf nació por una invitación que le hicieron a mi marido (Ángelo Jara Pinto) hace tres años. Comencé a seguirlo, a acompañarlo a los torneos y me entusiasmé. Ahora, que ya llevo un año y medio practicando, y unos 15 torneos encima, puedo decir que estoy en mi mejor momento".

María Alejandra Pecastaing incursionó con pasión en un deporte relativamente nuevo que va creciendo en nuestro país, pero también tiene sobrados motivos para sentirse orgullosa de su formación profesional, porque se desempeña como enfermera en el área Maternidad del Hospital Privado del Sur, donde lleva 12 años prestando servicios.

"Ahora estoy con adultos, pero también trabajé en el sector de pediatría. Es mi vocación, lo hago con todo el cariño", subrayó Pecastaing.

En lo estrictamente deportivo, su amor por el fútbol nació de muy chica -a los 12 años-, cuando solía tomarse su tiempo para pegarle a la redonda.

"Hoy soy la única mujer participante de Bahía Blanca en futgolf, pero siempre les digo a las chicas que se prendan, que está buenísimo. He participado de torneos importantes, como el más reciente en Timbó, Santa Fe, un lugar extraordinario. Nosotros, un grupo de 40 jugadores, siendo yo la única mujer, practicamos en el campo de golf de la Base Naval Puerto Belgrano. Allí nos hacen un lugar cuando no se juega al golf y se armó un lindo campo de juego, sin afectar los greens, para la práctica y competencia", señaló Pecastaing.

La manera particular de pegarle a la pelota distingue a Alejandra del resto de los competidores y eso la llevó a ubicarse en los primeros puestos del ránking de damas a nivel nacional.

"Cuando empecé tenía 40 de handicap; hoy estoy en 20, por lo que he progresado muchísimo. La distancia a los hoyos, que son de 55 centímetros y donde hay que embocar el balón número 5 en la menor cantidad de disparos, es según el par de la cancha. Por ejemplo, en un par 5 le tengo que pegar 4 o 5 veces para llegar bien. O sea que en cada remate el balón recorre una distancia de 80 o más metros", puntualizó.

"¿Cómo le pego a la pelota? De puntín... Es la mejor manera de darle buena dirección; después están los imprevistos de la cancha como declives, viento u obstáculos que hay que saber sortear", contó.

Pecastaing se ubica en el puesto 254 del ránking general -entre hombres y mujeres- y en el segundo puesto en la categoría damas.

"Se va avanzando con resultados. Un primer puesto suma muchos puntos y he tenido varios este año. Nos queda la recta final en la definición local y nacional", sintetizó.
"El 17 de este mes se jugará una nueva doble fecha del torneo del Sudoeste y van a quedar otras dos, seguramente una será en Sierra de la Ventana, para terminar el ciclo. Pero también está la competencia nacional y allí aparezco como la número dos en la categoría damas", expresó orgullosa María Alejandra Pecastaing, quien va construyendo su propio museo con los trofeos ganados.