Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Escrutinio definitivo (parte II): cómo votó Bahía para gobernador en los últimos 50 años

Así como la ciudad parece imprevisible al momento de las elecciones presidenciales, el mismo rasgo característico puede establecerse en los comicios para elegir mandatarios bonaerenses. Un repaso por los votos de los vecinos entre 1973 y 2019.

Fotos Archivo La Nueva.

Quizá sea oportuno comenzar el texto con una pregunta que puede ser tanto interrogativa como retórica.

¿Cuál es el verdadero significado político de la provincia de Buenos Aires?

Si todos los analistas suelen denominarla como “la madre de todas las batallas” electorales, por tratarse del distrito con el mayor padrón del país, lo interesante es descubrir en qué momento y por qué motivos se convirtió en ese factor determinante, que parece inclinar decisivamente cualquier balanza de votos.

El rastreo de datos lleva la búsqueda a los tiempos en que se sancionó la reforma constitucional de 1994. Hasta entonces el sistema de votación -tanto nacional como provincial- era indirecto, con colegios electorales que se reunían para decidir la proclamación de una fórmula ganadora, luego de una serie de negociaciones interpartidarias.

Ese mecanismo, que se mantuvo por casi 150 años, les otorgaba a los bonaerenses una representación proporcional cercana al 28 % del padrón nacional.

Armendáriz, Duhalde y Cafiero

Escrutinio definitivo: cómo votaron los bahienses para Presidente en los últimos 50 años

 

Pero, tras las modificaciones a la Carta Magna, la Argentina pasó a un sistema comicial directo, en el cual cada distrito comenzó -casi literalmente- a valer su peso en votos. De este modo, la población de la provincia de Buenos Aires pasó de manera automática a encarnar un valioso 37 % del padrón, convirrtiéndose en el mayor centro de atención e interés de todo el universo político.

Para darse una idea real de lo que esto representa, los votos bonaerenses suman más que los cordobeses, santafesinos, porteños y mendocinos juntos.

Vistas en perspectiva, las dos consecuencias directas del cambio de reglas electorales resultaron inevitables: el desmedido Gran Buenos Aires, con sus 17 millones de habitantes, se transformó en el santo grial de cualquier postulante a la gobernación o la presidencia. Ganar una votación en la Primera o Tercera Sección Electoral equivale prácticamente a la antesala de un triunfo general.

Y por detrás de ese complejo territorio -en el que lo urbano, lo industrial y lo rural conviven en un laberinto tan extenso como enrevesado- asoman también las tres ciudades del interior con mayor representación poblacional: La Plata (772 mil habitantes), Mar del Plata (682 mil) y Bahía Blanca (335 mil).

Sus escrutinios, aunque tienen menor impacto en los resultados globales, son considerados fundamentales para la sumatoria final.

Vidal, Scioli y Kicillof

Todo lo que usted siempre quiso saber sobre los intendentes bahienses y nunca se atrevió a preguntar

 

Pero así como Bahía es una ciudad imprevisible al momento de las elecciones presidenciales, con resultados que en muchos casos fueron en sentido inverso al escrutinio nacional, ese mismo rasgo característico puede establecerse en un repaso de los comicios para la gobernación bonaerense.

En el último medio siglo, los vecinos respaldaron diferentes signos políticos sin un hilo conductor visible: alternativamente fueron votados candidatos justicialistas, radicales, frepasistas, kirchneristas y macristas, sin considerar las tendencias mayoritarias en el resto de la provincia.

Los archivos permiten comprobar los llamativos triunfos bahienses de Juan Manuel Casella (1987), Graciela Fernández Meijide (1999) y María Eugenia Vidal (2019), a la vez que posibilitan observar algunas victorias que coincidieron con los totales provinciales, pero con cifras marcadamente reducidas en el ámbito local. Los casos de Oscar Bidegain (1973) y Daniel Scioli (2007 y 2011) son buenos ejemplos de esos logros opacados.

Una vez más cabe decir que la comparativa histórica puede dar pistas acerca de lo que sucederá en octubre próximo. Pero, al igual que en la nota sobre el voto presidencial, habrá que admitir que, con Bahía, nunca se sabe.

A continuación, un listado de las votaciones para gobernador de los últimos 50 años, cotejando los resultados finales de la provincia con los registrados en la ciudad.