Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Bahía Blanca | Sabado, 25 de mayo

Liberan a condenado por un secuestro con prontuario en Bahía

La Justicia de Mar del Plata le dio la condicional a Emiliano Veralli, detenido en la cárcel de Saavedra y con una pena a 11 años de prisión. Había sido capturado en nuestra ciudad.

El tiempo que lleva detenido, su conducta 10, el interés por la realización de distintos curso de formación y su desempeño laboral intramuros llevaron a la Justicia de Mar del Plata a otorgarle la libertad condicional a un hombre que fue condenado por un secuestro extorsivo en esa ciudad y que tiene múltiples antecedentes en Bahía.

Se trata de Emiliano Jesús Veralli, de 35 años, quien obtuvo el beneficio de parte del juez Roberto Atilio Falcone, integrante del Tribunal Oral Federal marplatense, con la conformidad del fiscal general Juan M. Pettigiani.

Veralli se encontraba hasta ahora alojado en la Unidad Penal N° 19 de Saavedra y se podrá mantener en libertad siempre y cuando no se vaya del país, continúe con un tratamiento terapéutico afuera y se presente mensualmente ante la autoridad.

El Departamento Técnico Criminológico del Servicio Penitenciario Bonaerense aconsejó la salida del recluso aunque sugirió un acompañamiento ante la posibilidad de que no pueda "proyectar su evolución conductual en un medio social ampliado".

Sí destacaron que tiene una actitud reflexiva y con acompañamiento familiar, además de su interés en las actividades académicas, estando a la espera para acceder a la carrera de abogacía.

Por otra parte, se dispuso que su salida será sin tobillera electrónica y que la defensa notifique a la brevedad en qué centro o con qué psicólogo continuará su tratamiento, teniendo que registrar un comparendo mensual al menos hasta el vencimiento de la pena, en febrero de 2027.

Privación de dos menores

Veralli fue detenido en nuestra ciudad a comienzos de 2016, cuando escapaba de la Policía en una camioneta, a contramano, y en medio de la persecución chocó y terminó detenido.

Si bien en nuestro medio contaba con antecedentes y algunas causas abiertas, se lo condujo a Mar del Plata, donde debía responder por un secuestro extorsivo.

Fue, según la Justicia, uno de los delincuentes que la noche del 8 de junio de 2015 redujeron a dos adolescentes de 13 y 16 años, a quienes mantuvieron privados de la libertad durante 4 horas, mientras extorsionaban por teléfono al padre de uno de ellos, un empresario del puerto marplatense.

Recién cuando el hombre entregó 6 mil dólares y una cantidad no informada de pesos los chicos fueron liberados, aunque antes también redujeron a la madre del chico, la amenazaron con picanearla y con cortarle un dedo a su hijo si no cumplían las exigencias.

El 7 de febrero de 2020, el tribunal de Mar del Plata le impuso a Veralli la pena de 11 años de cárcel. Diez de esos años fueron por el secuestro de los jóvenes y con esa sanción se unificaron una tentativa de hurto y un robo con armas de la Justicia de Bahía Blanca.

Un nombre recurrente

Previamente, en nuestra ciudad y según la Policía, registraba no menos de 8 detenciones policiales o citaciones judiciales.

En 2006, tras ser reducido por vecinos, lo detuvieron acusado de intentar entrar a robar en casas y en un local; un año después, el Juzgado de Garantías Nº 2 lo citó "bajo apercibimiento de ser declarado rebelde"; en 2010, lo arrestaron acusado de amenazar con una pistola 9 milímetros a la familia de su novia y en 2013, el Tribunal en lo Criminal Nº 2 pidió su comparendo n el marco de una causa por robo agravado.

Durante 2011 volvió a caer, por estar presuntamente involucrado con el robo de 180 televisores LCD y a un negocio de Alberti al 500; en 2013 lo arrestaron al intentar evadir un control policial; un año después fue preso por asaltar una casa y robar 30.000 dólares y al año siguiente lo vincularon con otro robo en una casa del barrio privado Pago Chico.

Fuga, robo, choque y detención

Operativo. Veralli cayó en Bahía la mañana del 25 de febrero de 2016, cuando se lo cruzó un patrullero mientras iba en un Chevrolet Aveo, por la zona de Brasil y Bélgica.

Identificación. Teniendo en cuenta que tenía varios pedidos de la Justicia, se trató de identificarlo pero, al dar la voz de alto, el conductor escapó y se inició una persecución.

A pie. El coche se fue por Brasil, giró en Avellaneda y tomó Entre Ríos, donde Veralli descendió e ingresó corriendo en una vivienda de Entre Ríos al 1000, para luego escapar por el patio.

Camioneta. En medio de la huida, siempre según la versión policial, el hombre sustrajo una camioneta Toyota que tenía las llaves colocadas y llevaba una carga de baldosas en su caja.

Final. En ese vehículo siguió su escapatoria hasta que finalmente, en la intersección de Catamarca y Holdich, colisionó con un Chevrolet Corsa y fue arrestado.