Bahía Blanca | Domingo, 26 de mayo

Bahía Blanca | Domingo, 26 de mayo

Bahía Blanca | Domingo, 26 de mayo

Un inédito mapa de poder

Por primera vez Argentina tendrá un presidente sin gobernadores propios ni intendentes. El nuevo oficialismo en Bahía, naturalmente, necesitaba otro resultado.

Javier Milei, Axel Kicillof y Federico Susbielles.

Javier Milei ganó la presidencia y su figura será el eje que estructure a toda la política en los próximos tiempos. Los que se alinearán con él, los que buscarán diferenciarse desde el centro ideológico, los que se alejarán hacia la izquierda. Nada será ajeno a esta nueva dimensión del poder.

Es muy difícil saber qué pesó más en el triunfo del libertario del pasado domingo. ¿Fue la voluntad de cambio, sin importar cuál sea el cambio? Es decir, el enojo contra la casta. ¿O una mayoría entre sus votantes defiende a conciencia algunas ideas extremas como cerrar el Banco Central o privatizar YPF y los medios públicos? ¿Hasta dónde llega el apoyo?

Esta última pregunta es importante porque una vez que Milei emprenda esas medidas va a encontrar feroces resistencias y será ahí, entonces, cuando se conozca el verdadero margen de acción de su gobierno. Si lo aconsejara Maquiavelo, le diría que todas las decisiones más duras las tiene que tomar de entrada, sin gradualismos, aprovechando el respaldo de las urnas. Y eso parece interpretar Milei. Si es así, será un verano cargado de noticias.

Por lo pronto, el flamante mandatario electo tiene que armar a toda velocidad una malla de contención política. El primer motivo es que en las urnas el respaldo fue muy amplio, pero debe comprender que los votos son prestados y que (mucho más en estos tiempos) la voluntad de los pueblos es volátil. La segunda razón es que no tiene un solo gobernador propio en todo el país, ni siquiera un intendente.

Esa red de dirigentes aliados empezó a construirse con Mauricio Macri y Patricia Bullrich, quienes funcionan algo así como garantes de la "derecha civilizada" para marcar límites a la "derecha salvaje". De ahí para abajo, hubo pronunciamientos a favor y en contra en Juntos por el Cambio. No obstante, tras el triunfo del líder de La Libertad Avanza, el ala de halcones está mirando cada vez con mayor simpatía al campeón del momento.

Sin ir más lejos, en Bahía Blanca toda una serie de dirigentes amarillos que habían guardado prudencia en la previa del ballottage salieron a felicitar a coro a Milei, así como aplaudieron la jugada de Macri y Bullrich una vez que se confirmó exitosa. La excandidata a intendente de Juntos por el Cambio, Nidia Moirano, saludó la victoria del nuevo presidente y valoró la alianza con el macrismo. Los concejales Pro Adrián Jouglard, Fabiola Buosi y Marcos Streitenberger se pronunciaron en el mismo sentido. El poder es ordenador.

Una versión muy difundida es que la cúpula del Pro local, un par de días previos a la contienda electoral, puso a disposición de La Libertad Avanza un cuerpo de alrededor de 50 fiscales. Según trascendió, en el equipo de Oscar Liberman valoraron el gesto pero, al parecer, no consideraron que se haya tratado de un aporte significativo teniendo en cuenta la magnitud de lo que estaba en juego. Solo en nuestro distrito hubo casi 750 mesas, en más de 100 centros de votación.

La relación entre liberales y amarillos sigue fría desde octubre. En ese entonces Liberman denunció campaña sucia de cara a las generales y tiene entre ceja y ceja que las difamaciones que sufrió en redes sociales fueron motorizadas por el Pro. Es cierto que en política los enojos personales prescriben rápido, pero si va a haber realineamientos que terminen agrupando a ambas fuerzas eso no significa que se hayan disipado las tensiones.

Distinto fue el caso con el radical ritondista Emiliano Alvarez Porte, a quien el domingo a la noche se lo vio celebrando en el búnker de la primera cuadra de Alsina. Los mileístas bahienses cuentan que el exsecretario municipal de Seguridad aportó más de 100 fiscales y hasta se ocupó de cubrirles los viáticos.

Concejal electo por la lista de Juntos, Alvarez Porte y la actual edil Gisela Caputo, tras unos días de neutralidad post caída de Bullrich, decidieron inclinarse por Milei en el ballottage siguiendo las directivas de su jefe político, Cristian Ritondo, a la sazón candidato a la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación desde diciembre, puesto por el que competiría con Florencio Randazzo, reciente compañero de fórmula del cordobés Juan Schiaretti. El voto fernet fue decisivo para el triunfo libertario del domingo y están viendo de qué manera los recompensan.

Volviendo a Bahía, la posición de la Coalición Cívica de Andrés de Leo es la de mantener distancia del mileísmo. Una de sus principales aspiraciones al día de hoy es conservar el bloque de JxC en Bahía lo más unido posible hasta que se aclare el nuevo panorama político en el orden nacional. Al menos en lo inmediato, De Leo pretende que no se rompa una construcción que llevó muchos años aceitar. Aunque, por supuesto, ese deseo está supeditado a las nuevas alianzas macro. Es improbable que Juntos en Bahía quede intacto.

¿Qué se avizora para la política nacional de los próximos tiempos? Una opción es que surjan tres grandes bloques. Uno gubernamental, de derecha, liberal en lo económico pero conservador en lo institucional, conformado por La Libertad Avanza más el ala dura del Pro y algunos halcones del radicalismo. Luego, otro espacio más de centro, con el ala blanda del Pro junto a elementos de la UCR y la Coalición Cívica. Y un tercero, pero nunca menos importante, que es el peronismo sea cual fuere la forma que tome después de esta gestión de gobierno con más fracasos que conquistas.

Hoy los grandes ganadores son los primeros. Los máximos derrotados, sin dudas, los referentes del gobierno nacional saliente, los radicales que se pronunciaron en contra de Milei y el puñado de legisladores electos de LLA que patalearon por la alianza con Macri.

El búnker de LLA el domingo. (Foto: Samanta Marco - La Nueva.)

¿Qué impacto puede tener en Bahía una presidencia de Milei? Obviamente, al intendente electo Federico Susbielles y al gobernador reelecto Axel Kicillof les convenía una victoria de Sergio Massa. Con el nuevo escenario, no les quedará otra que negociar y buscar consensos con autoridades que están en las antípodas de su pensamiento. Y aun cuando el diálogo sea fructífero, sería esperable que el giro de fondos para obras y servicios resulte más restrictivo que si hubiera ganado el tigrense.

Con este panorama, en Bahía, el referente liberal Liberman tendrá mayor peso como vaso comunicante y además liderará una estructura de cargos clave de la administración pública. El presidente de la Nación designa a los titulares de distintos organismos con sede en Bahía, por ejemplo PAMI, la AFIP, la Aduana y las dos oficinas de Anses, que manejan una caja fenomenal. Esos espacios, y otros menos visibles como el Enacom o Migraciones, le permitirán al economista bahiense apostar a una construcción política que lo posicione como el máximo referente de la oposición local, un lugar que, dicho sea de paso, le gustaría conservar a Juntos por el Cambio.

De ahí también los recelos entre mileístas y cambiemitas, ya que Liberman hizo una mejor elección que JxC y será nada menos que el representante político en este distrito del presidente, pero hay dirigentes con mayor trayectoria que vienen de Juntos y no quieren entregar el rol de principales contrapartes de Susbielles. El tiempo dirá.

Un aspecto importante para los posicionamientos futuros tendrá que ver con las profundas discusiones ideológicas que van a surgir una vez que Milei emprenda sus primeras reformas, por ejemplo las privatizaciones de los medios públicos o los recortes del gasto para achicar la brecha fiscal. Los eventuales traspiés o las probables polémicas que causen esas medidas deberán ser bancadas en toda la línea libertaria, del primero al último. Defender la salida de la lógica del Estado paternalista no va a ser gratis.

A todo esto, ¿cómo es la relación entre Susbielles y Liberman? Buena, aunque era mejor antes del proceso electoral, competencia reñida que dejó heridas. Como sea, en el entorno de ambos sostienen que la prioridad será dar lo mejor para Bahía. "Son dos personas sensatas y con ganas de laburar. Tengamos fe", sostiene un experimentado dirigente que conoce bien a uno y otro.

El mapa político actual es inédito. Un presidente sin gobernadores propios ni intendentes, pero que en el ballottage ganó en 21 de 24 provincias, con el detalle de que casi consigue un empate en la enmarañada provincia de Buenos Aires. Para más datos, se impuso en los 22 distritos de la Sexta Sección Electoral, cuyo epicentro es Bahía.

Evidentemente el aguante de Milei estará en la base de la sociedad y no en las cúpulas políticas tradicionales ni de grandes corporaciones como los gremios, la conducción de las universidades o las comisiones directivas de los clubes de fútbol, que le patearon en contra hasta último momento. La crisis de representatividad es de tales proporciones que ni con todo esa artillería pudieron detener la marea violeta.

La gran pregunta es por cuánto tiempo podrá el flamante presidente electo sostener este capital político. Porque nadie está a salvo del hartazgo social, tampoco aquellos que tan fielmente lo representaron este año en las urnas.