Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

"El plan es seguir el circuito mundial para estar en sintonía con la flota"

Catalina Turienzo cerró unos Juegos Panamericanos inolvidables y ya piensa en la temporada que la depositará en los Olímpicos a mediados del año que viene.

Foto: Matías Capizzano/Santiago 2023 vía Photosport

Fue, rumbo al podio, cuando pude tomar contacto por primera vez, durante la ventosa tarde del viernes 3 de noviembre.

El muelle de Algarrobo, lindante a las playas de El Quisco, enmarcó perfectamente la jornada soñada en la que Catalina Turienzo pasó de la desazón por no poder completar la Medal Series de fórmula kite, su especialidad en el mundo de la vela, a la medalla de plata y la clasificación olímpica.

"Es una locura esto, me va a costar caer. Fue una semana larga, las condiciones fueron difíciles y hasta último momento en el kite no se sabe nada así que hay que navegar al máximo hasta lo último. Finalmente, todo resultó bien", le dijo la Colo a La Nueva. apenas terminada su participación en los Juegos Panamericanos Santiago 2023.

Una por una, todas las medallas argentinas, con protagonismo bahiense

La bahiense, de apenas 17 años, completó la regata final en la cuarta colocación; sin embargo, su notable actuación en los días previos le alcanzó para quedar segunda, solo por detrás de la estadounidense Daniela Moroz.

"Fue una preparación muy dura, entrenamos un montón con Federico Aguilar; él me enseñó todo lo que sé, así que le agradezco por todo. Y me puso muy feliz poder compartir esto con él y con mis papás y su amor incondicional. El objetivo siempre fue representar lo mejor posible al país, poner la bandera bien alto y clasificar a Argentina a los Juegos Olímpicos", resumió.

―¿Qué pasó en la Medal Series?

―Las cosas pasan y en ese deporte como la vela, que tenés todas estas variables que uno no puede controlar, como el clima, el agua, tuve un problema con el foil antes de entrar al mar. Se me cayó la tabla, se me raspó con arena y se me lijó un poco; por eso tenía turbulencia, son cosas que pasan.

―¿Y cómo viviste la definición por ese percance que sufriste?

―Gracias a lo que pude hacer en los días anteriores, los cuatro días previos de regatas, fui acumulando puntos y obteniendo buenos resultados. En la Medal Series había que llegar a tres puntos y la chica de Estados Unidos clasificó con dos puntos y yo con uno; más Brasil y Colombia con cero. Al ganar la chica de Estados Unidos la primera regata, ella acumuló tres puntos y automáticamente terminó la competencia.

Juegos Panamericanos: no fueron perfectos, pero serán inolvidables

―Cuando hablamos antes de venir, en Diario Deportivo, por La Nueva Play, nos contaste que para 2024 tenías pensado estudiar Medicina. ¿Y ahora, qué vas a hacer?

―En agosto ingresé a la Universidad para estudiar Medicina. Empezaría a cursar en marzo, así que lo vamos a ir viendo. Yo creo que tengo ganas de empezar la carrera presencial en marzo y después ir compitiendo. Ahora estoy enfocada en los Juegos y en darlo todo ahí para poder representar lo mejor posible el país.

―¿Qué vas a hacer de ahora en más, que ya tenés la clasificación olímpica, con tu planificación?

―El plan es tratar de seguir el circuito mundial para estar en sintonía con la flota, medirme, ver cómo estoy con respecto al resto y seguir mejorando.

En principio el próximo objetivo de la Colo es la participación en el Mundial Juvenil de Vela (U19), que está previsto disputarse en Búzios, Brasil, del 11 al 16 de diciembre.

 

También te puede interesar:

Diario de viaje: Espert, Scaloni y el groso de San Martín

Diario de viaje: la Bip, la credencial y el abandono a Yatra

Diario de viaje: los Juegos toman temperatura

Diario de viaje: el vestuario accesible y el recorrido con las mexicanas

Diario de viaje: el punto en común entre Las Leonas, Sergei Bubka y Carl Lewis

Diario de viaje: el peor día de mi vida laboral

Diario de viaje: volver para ser testigo

- Diario de viaje: los Juegos Panamericanos no fueron perfectos, pero serán inolvidables