Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Solidarios: alumnos de la Técnica de Pringles arreglan bicicletas para niños y niñas del Hogar

El proyecto será desarrollado por estudiantes de 4º año junto a docentes coordinadores. El fin es apoyar a los niños, niñas y adolescentes del Hogar para que puedan usar este medio de transporte para ir a la escuela, practicar un deporte o realizar otras actividades.

Alumnos de 4º año de la Técnica junto al docente Cristian Bértoli. Crédito: Rogelio Gómez.

   Anahí González Pau
   agonzalez@lanueva.com

   Alumnos de 4º años de la Escuela de Educación Secundaria Técnica Nº 1 pondrán en marcha luego de las vacaciones de invierno un proyecto a través del cual no solo van a adquirir habilidades y desarrollar capacidades sino que van a beneficiar a la comunidad: repararán 12 bicicletas para que puedan ser utilizadas por niños, niñas y adolescentes que concurren al Hogar Convivencial de Niños, Niñas y Adolescentes, de Coronel Pringles.

   El profesor de prácticas pofesionalizantes y jefe de área de la TECET, Cristian Bértoli, se refirió a la iniciativa.

   “El Hogar es un refugio para chicos que necesitan ese espacio. Allí tienen 12 bicicletas, ninguna funcional. Es el único medio de transporte que estos niños y niñas tienen para ir a la escuela o para ir a practicar deportes”, señaló.

   La escuela propone de forma constante el uso de los talleres en beneficio de la comunidad. En este caso puntual, el proyecto contará con la guía del docente Nicolás Barbera, quien además de ser profesor es reparador de bicicletas.

   "También es frecuente que trabajemos con particulares que llegan con problemas específicos que no pueden solucionar. Hemos adaptado sillas de ruedas y bicicletas para el uso de personas con movilidad reducida”, contó.

   “Siempre estamos trabajando y tenemos mucha interacción con la Municipalidad”, destacó.

   El Hogar Convivencial de Niños, Niñas y Adolescentes de Coronel Pringles, bajo la órbita de la secretaría de Desarrollo Social, cuenta con capacidad para 16 infancias y adolescencias,  de las cuales actualmente residen 10.

   Se trata de una matrícula que fluctúa permanentemente debido a las diversas situaciones socio familiares que se presentan.Quienes coordinan este espacio expresaron a La Nueva que desde hace años el Hogar recibe donaciones de familias y de instituciones, entre ellas, bicicletas.


Patio del Hogar Convivencial. Crédito: diario El Orden.

   “Vemos que los niños, niñas y adolescentes disfrutan de su uso. Se han realizado bicicleteadas por la ciudad y los y las adolescentes concurren a la escuela y/o actividades extra escolares utilizando este medio”, comentó Emanuel Carassou.

  “Con los días soleados y con temperaturas agradables su uso se intensifica, observando que los niños disfrutan, socializan, aprenden”, destacó.

   Asimismo señaló que con el pasar del tiempo y propio del uso que reciben, la mayoría de las bicicletas se ha deteriorado y su reparación se vio demorada ya sea por falta de recursos o por demandas/urgencias diarias de la institución que impactaron en la postergación de los arreglos.

  Por ello, fue bienvenido el apoyo de la E.E.T Nº 1 (la cual reparará las bicicletas e sus talleres) y sobre todo este vínculo con la comunidad educativa con miras a generar otros proyectos que se están gestando para dar visibilidad al Hogar, mostrar sus actividades y generar un ida y vuelta.

   “Desde nuestra institución contamos con 12 bicicletas y con todo el recurso material que se requiera para su reparación, las cadenas, manubrios, pedales, sistemas de frenos, etc. Los recursos serán otorgados desde la secretaría de Desarrollo”, indicó Carassou.

   Se espera que, con apoyo de las instituciones mencionadas, se logre el objetivo de reparar todas las bicicletas así se retoman las actividades recreativas relacionadas.

   “Todo el tiempo, el objetivo final es mejorar la calidad de vida en la permanencia de los Niños, Niñas y Adolescentes en el hogar· destacó Carassou, uno de los responsables de este proyecto junto con Catalina Saint Lary y Romina Hernández.

    El frente de la Escuela Secundaria Técnica Nº 1.