Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Cristina Kirchner: "Tengo diferencias con Alberto, pero la renuncia de Guzmán fue un acto de desestabilización"

La vicepresidenta dio un discurso en El Calafate, seis días después de la salida del funcionario. “No voy a revolear a ningún ministro, quédense tranquilos”, expresó.

Fotos: NA

   La vicepresidenta Cristina Kirchner afirmó esta tarde que tiene "diferencias con Alberto [Fernández], pero la renuncia de [Martín] Guzmán fue un acto de desestabilización”, al refererirse a la salida del ahora ex ministro de Economía, ocurrida el sábado pasado.

   "Lo de Guzmán fue un inmenso acto de irresponsabilidad política", añadió la titular del Senado al inaugurar el Cine Teatro Municipal de la ciudad de El Calafate, en Santa Cruz, junto a la gobernadora de esa provincia, Alicia Kirchner.

   "Hacerlo enterar al Presidente de una renuncia por Twitter no me parece bien, y también es de una inmensa ingratitud personal hacia el Presidente. Porque este Presidente lo había bancado a este ministro como nadie, enfrentando incluso a sus propias fuerzas de coalición", destacó.

   Antes, tras elogiar a Alicia Kirchner por su trabajo en el Ministerio de Desarrollo Social, la exmandataria expresó: “No voy a revolear a ningún ministro, quédense todos muy tranquilos”.

   Por otra parte, Cristina afirmó: “No conozco empresario que no vea en el Previaje una excelente decisión del Gobierno. El Previaje, en términos fiscales, es una política de expansión, y en términos monetarios es emisiva. No condenemos a las cosas per se, dogmáticamente. Alejémonos de los dogmas, no son buenos ni los de derecha ni los de izquierda”.

   En este sentido, agregó: “El Gobierno, cuando se establezca el nuevo Previaje, debería convocar a la cámara Hotelera y a la cámara gastronómica para acordar políticas de precios. Porque el sector ha sido uno de los que más ha contribuido al índice inflacionario. Si el sector público hace una magnitud de las características del Previaje, contribuyan, y el que no quiere que le digan que no está adherida al Previaje”.

   Por otra parte, consideró que "es hora que nadie se crea dueño de la verdad y que tiene la vaca atada", además de reclamar que la dirigencia política argentina asuma "discusiones en serio" porque "ayudar no es callarse y esconder la basura debajo de la alfombra".

   En su segunda aparición pública en una semana, la vicepresidenta reflexionó: "Si es difícil ponerse de acuerdo en las políticas, es casi imposible si situamos la discusión en términos de las personas. Algo a lo que tenemos que acostumbrarnos los argentinos y las dirigencias sociales, políticas, empresariales, sindicales, es a no hablar de acuerdo a la cara que más me gusta o que más me conviene, sino a números concretos. Es importante que los argentinos acordemos sobre determinadas cuestiones".

   En medio de una semana marcada por la incertidumbre económica, la titular del Senado remarcó: "¿Qué es una corrida bancaria? Es cuando apuestan a que devalúes o si no te ponen la brecha ¿Qué es la brecha? Eso con lo que los atormentan todos los días en la televisión. A cuánto está el dólar blue, a cuánto está el contado con liqui, a cuánto está el dólar MEP. Cuando no pueden obligarte a devaluar te provocan la brecha".

   "Si no los dejas sacar los dólares que quieren del país se comportan como adictos, 'de cualquier manera te los voy a sacar, si no es por las buenas será por las malas'. Y cuando dicen 'por las malas' estallan la economía del país, esto ha sido así históricamente", manifestó.

   Al respecto, la vicepresidenta advirtió: "Sobre esto, argentinos, es que digo que hay que ponerse de acuerdo, porque así el año que viene gane Mandrake el mago y su amiga Lorna no va a haber solución para este problema estructural de la economía argentina, que lo constituye la economía bimonetaria".

   "No es únicamente aquella restricción externa que es lo que necesita la industria para producir y que, entonces, lo produce el campo y se produce la tensión. A esa restricción externa, que es cierta, sobre la necesidad de dólares que demanda nuestra industria, se le sumó la economía bimonetaria", explicó.

   Además, sumó otro elemento a la crisis cambiaria: "Son los argentinos decidiendo que quieren tener dólares para ahorrar o que necesitan dólares para comprar un inmueble porque no lo consiguen en pesos sino en dólares. Si no abordamos esto, no hay solución".

   "Yo quiero ayudar, pero ayudar no es callarse la boca y esconder la mugre abajo de la alfombra. Se ayuda diciendo la verdad y si estoy equivocada que me convenzan. Con argumentos y razones me llevan a cualquier lado, a las trompadas y cachetadas, a ninguno, que lo sepan todos y todas", sentenció. (La Nueva., NA y TN)